Ferrer cree que el régimen lo quiere matar, como lo hizo con Payá y Pollán

En una entrevista con 'Diario Las Américas', el activista sostiene que está dispuesto a asumir el "riesgo permanente" de la cárcel

Ferrer lleva en prisión más de cuatro meses por supuestamente atacar a otro hombre. (EFE)
José Daniel Ferrer, líder de la Unpacu, en una imagen de archivo. (EFE)

El opositor José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) asegura, en una entrevista con Diario Las Américas, que la "verdadera intención" del régimen es asesinarlo.

"Sin ánimo de exagerar, en casos como el mío, el de Berta Soler (Damas de Blanco) y el de otros líderes de la oposición, más que el riesgo de volver a prisión, existe el de perder la vida al estilo de Oswaldo Payá o Laura Pollán, para poner fin a nuestro humilde, pero decidido y constante activismo con fórmulas que puedan parecer más bien accidentes que acciones de sus cuerpos represivos", declara al periódico con sede en Miami.

Ferrer recuerda así los casos de dos de esos opositores, fallecidos en circunstancias no esclarecidas: Oswaldo Payá, fundador del Movimiento Cristiano Liberación, en un accidente de automóvil en 2012, y Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco, de un supuesto paro cardiorrespiratorio.

"Ante el desabastecimiento, las colas constantes y el creciente descontento, lo que hace el régimen es responder con más represión, y nuestros activistas, en medio de una situación tan difícil y compleja, lo que hacen es multiplicar sus energías"

La familia de Payá siempre ha sostenido que su muerte fue producto de un "asesinato premeditado", algo que respalda un informe de Human Rights Foundation. En cuanto a la de Pollán, su sucesora, Berta Soler, ha señalado que pudo ser por la inoculación de un virus letal.

Esos casos, así como las "extrañas" circunstancias que rodearon las muertes de opositores como Orlando Zapata Tamayo, Miguel Valdés Tamayo, Adrián Leiva y Wilfredo Soto, o la huida de la activista Xiomara Cruz Miranda luego de que, de acuerdo con su testimonio, le inyectaran "algo" para sacarla "de circulación", así como el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate en aguas internacionales en 1996 o el hundimiento del remolcador 13 de Marzo, hacen temer a Ferrer que, si cae en manos de los represores, cualquier cosa podría ocurrir con su vida.

Lo único cierto, afirma el opositor, "es que ningún riesgo preocupa o paraliza nuestro trabajo por esa Cuba libre, democrática, justa y próspera que todos deseamos y que tanto necesitamos".

Por ello, el líder de la Unpacu tiene la certeza de que "el riesgo de volver a prisión es permanente y siempre estamos dispuestos a asumirlo porque es parte del costo de la lucha por la libertad".

La sede de la Unpacu, en Santiago de Cuba, donde también reside Ferrer junto a su familia, se encuentra sitiada por agentes desde hace alrededor de 80 días, denuncia.

Ferrer sostiene que "ante el desabastecimiento, las colas constantes y el creciente descontento, lo que hace el régimen es responder con más represión, y nuestros activistas, en medio de una situación tan difícil y compleja para la nación, lo que hacen es multiplicar sus energías y desarrollar un mayor activismo a favor de nuestros proyectos sociales".

El líder de la Unpacu aprovecha también para cuestionar a "algunos influencers" en el exilio que hablan de la crisis y critican al régimen pero que "no se arriesgan a recibir golpes, ir a prisión o incluso ser objeto de torturas"

El opositor deplora que en medio de esa situación "lo único que se le ocurre al régimen es implementar más acciones como perseguir a los que ellos llaman coleros, acaparadores y revendedores, y eso no es sano, no resulta positivo; eso no da lugar a que salgamos de la crisis".

El líder de la Unpacu aprovecha también para cuestionar a "algunos influencers" en el exilio que hablan de la crisis y critican las prácticas del régimen pero que "no se arriesgan a recibir golpes, ir a prisión o incluso ser objeto de torturas".

A juicio de Ferrer, "este es un activismo negativo", y sentencia: "Hay personas que no sabemos de dónde salieron, ni cuál es su objetivo, que siempre los vemos criticando y atacando no solamente a los que luchamos dentro, en la vanguardia, en primera fila, sino también al grupo patriótico del exilio que mejor y mayor historial tiene en cuestiones de defensa de los derechos humanos".

José Daniel Ferrer cumplió ocho de los 25 años de su condena de cárcel, impuesta después de su detención en la Primavera Negra, en marzo del 2003. El año pasado volvió a prisión, donde estuvo seis meses por un supuesto delito de agresión que le valió una condena de cuatro años y medio de prisión domiciliaria.

"Me pueden condenar a 100 años de prisión, me pueden torturar, me pueden matar, incluso, pero rendirme les es imposible. Eso no está a su alcance así que lo siento, perdieron", declaró el activista a 14ymedio tras su liberación, el pasado abril.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0