Fin de cuarentena, con diplomas y el himno nacional

El solemne acto demoró una media hora y a cada uno de los voluntarios se les entregó un diploma

Desde los balcones y persianas muchos vecinos no quisieron perderse el momento exacto en que un oficial de la Policía cortaba la cinta amarilla. (14ymedio)
Desde los balcones y persianas muchos vecinos no quisieron perderse el momento exacto en que un oficial de la Policía cortaba la cinta amarilla. (14ymedio)

Todo el edificio estaba pendiente esta mañana de la cinta amarilla que nos rodea desde el pasado día 23. Anoche tocaron a la puerta de cada apartamento para anunciarnos que a las nueve de la mañana vendrían autoridades de salud del municipio a levantar el confinamiento impuesto por la aparición de un caso positivo de covid-19, el familiar de unos vecinos que ni siquiera vivía aquí.

Dieron las 9 y las 10 y nada, al filo de las 11 comenzaron a reunirse en el parque de los bajos empleados del policlínico 19 de Abril, autoridades del Ministerio de Salud Pública, la delegada del Poder Popular, oficiales de la Policía y vecinos que sirvieron de voluntarios durante el encierro. Conversaban animadamente hasta que de pronto tomaron distancia entre ellos, se pararon en firme y comenzó a sonar el himno nacional.

En posición marcial, los funcionarios encargados de realizar el acto de apertura leyeron palabras de agradecimiento a todos los que brindaron su ayuda para lograr el orden y la coordinación en las ventas que se realizaron, la vigilancia de la entrada del inmueble y la disciplina en todas su áreas, así como el mantenimiento de la limpieza durante los 14 días de cuarentena. 

En posición marcial, los funcionarios encargados de realizar el acto de apertura leyeron palabras de agradecimiento a todos los que brindaron su ayuda

El solemne acto demoró una media hora y a cada uno de los voluntarios se les entregó un diploma mientras recibían de los presentes un aplauso deportivo. Desde los balcones y persianas muchos vecinos no quisieron perderse el momento exacto en que un oficial de la Policía cortaba la cinta amarilla y la enrollaba en sus manos para quitarla.

Al cumplir dos semanas encerrados la ansiedad ya era mucha. Planes acumulados y decenas de oraciones en la mente que empiezan con las palabras "cuando salga de esta, voy a..."

“Somos libres”, le gritó una vecina a otra de balcón a balcón. A los pocos minutos un abuelo bajaba a su nieta para que diera vueltas con su bicicleta en el parque y una joven sacaba a pasear a su perro.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5