Funcionarios del Consejo de Iglesias de Cuba arremeten contra la ayuda humanitaria

Algunos pastores dudan de que el envío de "Solidaridad entre Hermanos" llegue a sus destinatarios

Joel Ortega Dopico, secretario ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba. (Captura)
Joel Ortega Dopico, secretario ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba. (Captura)

El reverendo Joel Ortega Dopico, secretario ejecutivo del oficialista Consejo de Iglesias de Cuba, calificó de "ofensiva" la "campaña" que coordina Rosa María Payá, en referencia a la ayuda humanitaria organizada a través de la iniciativa "Solidaridad entre Hermanos" y dirigida a unas 15.000 familias en Cuba para afrontar la crisis del covid-19.

"Es una ofensa al pueblo y a las Iglesias cubanas", afirma Ortega Dopico en un texto publicado en la página web del Consejo el pasado 12 de agosto.

El texto advierte que las Iglesias cubanas no se prestan "a la manipulación de falsos intereses" ni a "relacionarnos con personas y organizaciones manipuladoras y con intereses serviles a la actual Administración de Estados Unidos".

Este Consejo agrupa a 28 Iglesias de varias ramas del cristianismo en la Isla y ha recibido frecuentemente críticas por sus posicionamientos muy alineados con el Gobierno.

"Si realmente quieren ayudar al pueblo cubano, por qué estimulan el bloqueo y estimulan las políticas de sanciones promovidas desde la Casa Blanca y que increíblemente en este momento de situación humanitaria que vive la humanidad", agregó.

Para Ortega Dopico es "evidente y claro" que se trata de un interés "político y económico". que a su juicio "nada tiene que ver con la trayectoria de hermandad y solidaridad de las Iglesias cubanas y estadounidenses".

"Es una ayuda condicionada a marcados intereses que obviamente están bien lejos del amor, la paz y la confraternidad que como Iglesias predicamos"

"Es una ayuda condicionada a marcados intereses que obviamente están bien lejos del amor, la paz y la confraternidad que como Iglesias predicamos", afirmó. Para este funcionario, tanto Rosa María Payá como los recolectores de la ayuda en la Isla "son fracasados productos de la maquinaria anticubana, que busca cada día enriquecerse más y escalar en las esferas políticas de la extrema derecha estadounidense".

Para el reverendo, Cuba no necesita la ayuda de quienes "sirven a un Gobierno que por 60 años quiere crear situaciones humanitarias con fines políticos y financieros".

El pastor Antonio Santana Hernández, presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, también hizo públicas unas palabras en contra. Santana opinó que la acción de Payá y Cubadecide "no se corresponde con la respuesta que necesita nuestro país".

Bernardo de Quesada, de la Iglesia Fuego y Dinámica en Camagüey, uno de los encargados de coordinar el envío humanitario, tiene otra opinión. Según declaró a 14ymedio, ellos están en la mejor disposición de participar en la distribución de esta ayuda humanitaria a quien lo necesite. "No tengo interés en que lo que llegue a Camagüey sea para nuestra Iglesia, estamos en la disposición de distribuir esa ayuda entre cualquiera que esté necesitado".

En cuanto al acceso a lo que haya llegado al puerto de Mariel, el reverendo Quesada dijo desconocer cómo será el mecanismo. "A veces nos retienen un maletín en el aeropuerto, imagínese usted cómo será con esa ayuda tan voluminosa. Pero en la situación que está el país no es momento de rechazar esas cosas que no son armas ni explosivos sino bienes de primera necesidad".

"Yo que soy un hombre de fe, soy ateo frente a las obras buenas del Gobierno, y en mi pecaminosa manera humana de juzgar creo que ellos van a tratar de sabotear la repartición"

Alain Toledano Valiente, pastor evangélico de la Iglesia Emanuel, del Ministerio Sendas de Justicia en Santiago de Cuba, explicó a este diario que él tiene entendido que en la capital del país hay personas encargadas de distribuir la ayuda hacia las diferentes provincias, pero tampoco tiene la información de cómo será el procedimiento para extraer el material desde Mariel.

Toledano se mostró sumamente escéptico a que la ayuda llegue a sus destinatarios. "Quizás alguien que no haya sufrido los ataques del sistema, en su ingenuidad, puede tener confianza en el Gobierno", expresó. "Yo que soy un hombre de fe, soy ateo frente a las obras buenas del Gobierno, y en mi pecaminosa manera humana de juzgar creo que ellos van a tratar de sabotear la repartición de esta ayuda".

"Hay cerca de 15.000 familias que se inscribieron para pedir esta ayuda, pero habrá personas que son necesitadas y no están en esa lista. A ellos les prestaremos atención también. La ayuda no es exclusiva para los cristianos o los opositores; es para el pueblo".

En relación a la llamada declaración del Consejo de Iglesias Toledano advierte que no está firmada por su presidente ni es una declaración en regla de la institución, sino "palabras de Joel Ortega". Y anuncia: "Habrá una respuesta".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 98