El Gobierno cubano ya no se opone al apoyo de EE UU a "su" sector privado

Carlos Fernández de Cossío considera que, pese a algunas mejoras, la Administración de Biden es la que "con más agresividad y eficacia ha aplicado el bloqueo"

No hay duda de que el bloqueo es el factor definitorio en las relaciones

Fernández de Cossío ofreció este miércoles un discurso en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García. (Ccaptura)
Fernández de Cossío ofreció este miércoles un discurso en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García. (Ccaptura)

La necesidad del Gobierno cubano por una flexibilización del embargo es tal que el viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, insistió en que no se opondrá a ninguna medida que pueda favorecer a los negocios privados aunque tras él haya un deseo de Washington por "socavar la Revolución".

El funcionario ofreció este miércoles un discurso en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García en el que abordó Las Relaciones Estados Unidos-Cuba en un Nuevo Escenario Global, como tituló la conferencia. En ella, Fernández de Cossío insistió en que la idea de crear un sector privado es netamente cubana e impulsada por el régimen. No en vano muchos de los negocios que están empezando a prosperar son los mimados por el Estado, causa probable de que La Habana ya no vea con tan malos ojos el impulso de Washington.

"La promoción del sector privado o no estatal forma parte del desarrollo. Comenzó a concebirse hace 12 años. Demoramos en su diseño e implementación, pero es una promoción nuestra y, sin embargo, el Gobierno de EE UU se propone promover el sector privado no para ayudar al desarrollo ni mejorar el nivel de vida de la población, sino que lo identifica como un instrumento de subversión política", clamó el viceministro.

Fernández de Cossío afirmó que el deseo de la Casa Blanca es "erosionar el sector público", del que dependen la Educación, la Salud, el servicio eléctrico, el agua o la seguridad social

Fernández de Cossío afirmó que el deseo de la Casa Blanca es "erosionar el sector público", del que dependen la Educación, la Salud, el servicio eléctrico, el agua o la seguridad social, dijo, escogiendo convenientemente los sectores que citaba y omitiendo, del mismo modo, otros de sus mayores áreas de gasto, como el Ejército y la Policía o los negocios comandados por los militares.

"No se esconde para decir –prosiguió– que su ambición al impulsar este sector es un arma política. Si se introducen excepciones al bloqueo con el sueño de socavar la Revolución no nos vamos a oponer", repitió varias veces. "Si esto permite una mayor prosperidad de la economía cubana no le vamos a poner obstáculos. Si logra concebir excepciones al beneficiar a unos y castigar a otros tampoco vamos a tratar de impedirlo, pero comete un error mayúsculo en términos políticos al pretender impulsar al sector privado como un arma para socavar la sociedad cubana", concluyó.

El viceministro introdujo esa disertación en su conferencia como una de las inconsistencias que, según Fernández de Cossío, comete el actual Gobierno de EE UU, "el que con más agresividad y eficacia ha aplicado el bloqueo", acotó, puntualizando que eso incluye a todas las administraciones que ha habido en el país vecino desde que se aplica el embargo. "Algunos lo asumirán como un mérito histórico", ironizó, al tiempo que expuso que, al menos, la Administración de Trump fue honesta al proclamar sus intenciones.

Fernández de Cossío inició el discurso admitiendo que en el último año había habido mejoras en la relación bilateral con EE UU y ofreciendo su reconocimiento a esas medidas, entre ellas, la más importante, el cumplimiento de los acuerdos migratorios con la concesión de al menos 20.000 visas, muchas de ellas procesadas en Guyana pero ya la mayoría en La Habana. Además, en enero se espera, añadió, que la totalidad se gestione ya en la Isla.

"Existe un fenómeno migratorio irregular que afecta a ambos países y esto requiere comunicación, diálogo y cooperación", añadió.

"Existe un fenómeno migratorio irregular que afecta a ambos países y esto requiere comunicación, diálogo y cooperación", añadió

Otros intercambios mantenidos entre ambas administraciones celebrados por el funcionario fueron los operativos de las Tropas Guardafronteras y la Patrulla Fronteriza, los de documentación falsa, enfrentamiento del delito o la salud. Además, avanzó acuerdos relativos al medio ambiente.

Fernández de Cossío agradeció la asesoría técnica y la ayuda material de EE UU ante dos tragedias vividas este 2022 en Cuba, el incendio en agosto en la Base de Supertanqueros de Matanzas –que propició el envío de 100 trajes de bomberos a la Isla– y los dos millones de dólares para la reparación de techos y casas caídos tras el paso del huracán Ian este septiembre, que empezarán a llegar en enero, según sus cálculos. "En ambos casos [la ayuda fue] ofrecida sin condicionalidad política", quiso dejar claro.

Pero tras ese reconocimiento, el político indicó que había otros "hechos en la dirección contraria" que indican que el "bloqueo" sigue siendo "el factor definitorio en las relaciones bilaterales". Entre ellos citó la designación de Cuba como país patrocinador del terrorismo, una medida infundada a su juicio y que provoca multitud de daños económicos, entre los que señaló la ruptura de contratos de 45 bancos que trabajaban con la Isla hasta ese momento.

Otro fue la reciente inclusión en la lista de países que violan la libertad religiosa. "Está hecha sin fundamento real, con argumentos que son deshonestos y uno se pregunta a quién desean complacer. Ya no nos pueden decir que son presiones políticas en año electoral", consideró.

"En ambos casos [la ayuda fue] ofrecida sin condicionalidad política", quiso dejar claro

También citó Fernández de Cossío algunas supuestas medidas beneficiosas que ha tomado la Administración de Biden y que, a juicio de La Habana, no pasan de ser teóricas. "La primera, el compromiso de permitir nuevamente que haya remesas a Cuba. Eso fue en mayo y hoy no hay flujo de remesas", reprochó, agregando que si eso se produjera "se deberá más a acciones implementadas por Cuba", unas palabras que podrían aludir a la creación de estructuras financieras opacas, como Orbit, para eludir las sanciones.

El funcionario también lamentó que EE UU afirme que quiere ofrecer internet a los cubanos mientras les prohíbe acceder a más de 200 sitios web comerciales de su país, algunos de ellos vinculados a –volvió a seleccionar– la educación, la ciencia, la tecnología o la innovación. Omitió, claro, Fernández de Cossío el número de páginas que no pueden visitar libremente los ciudadanos por medidas tomadas por su Gobierno, entre ellas la de este diario.

Por último, también aludió a los vuelos, admitiendo que, aunque se han incrementado y se reactivaron los viajes en grupo, ir en solitario a Cuba sigue vedado a los estadounidenses.

"Si uno toma en cuenta la cantidad de funcionarios que se dedican al bloqueo, la cantidad de diplomáticos que en muchas partes del mundo se dedican a perseguir las transacciones de Cuba, de pronunciamientos ... No hay duda de que el bloqueo es el factor definitorio en las relaciones", insistió.

"Como si Cuba estuviera en deuda, cuando se sabe que no ha tomado ninguna medida contra EE UU

Ya hacia el final de su conferencia, el político acusó a Washington también de tratar de impedir las misiones médicas internacionales. Según su versión, han sido muchos los países que alegaron visitas de funcionarios de EE UU que les advertían de que podían incurrir en prácticas de esclavitud si contrataban a médicos cubanos. "Se sabe que Cuba recibe compensación financiera, algo totalmente legítimo, (...) el objetivo es desacreditar el servicio y privar a Cuba de recursos financieros, que son necesarios para el desarrollo de la economía", agregó.

Por último, expuso que Biden tampoco ha relajado las medidas contra las empresas de combustible, aseguradoras y navieras, que están dificultando y encareciendo el flujo de petróleo hacia el país. "Tenemos que pagar primas para compensar a la compañía que asume el riesgo", agregó.

Antes de finalizar, Fernández de Cossío se mostró muy molesto con quienes esperan que La Habana dé pasos para corresponder a Washington. "Como si Cuba estuviera en deuda, cuando se sabe que no ha tomado ninguna medida contra EE UU. El deplorable estado de las relaciones es responsabilidad de EE UU, Cuba no ha faltado a ninguno de los compromisos que hizo en 2015", repuso.

"Cuba es un Estado fuera del territorio de EE UU. No es una colonia, no es un adversario. Esta política no tiene explicación legal, moral, y política. Estamos convencidos de que sería bienvenido un cambio, pero requiere voluntad y valentía política. Esas condiciones parecen no existir hoy. La estrategia es asfixiar la economía y provocar malestar. EE UU fracasa en ese propósito y hace pagar un alto costo que se refleja en la vida de los cubanos y la migración", concluyó.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 50