EE UU plantea enmiendas sobre las libertades en Cuba al texto de la ONU contra el embargo

Bruno Rodríguez denunció ayer una maniobra de Washington para restar apoyo a la condena en Naciones Unidas

Rodríguez afirmó que los reiterados pronunciamientos del EE UU contra Cuba "no tienen otro objetivo que conducir a un clima de mayor tensión bilateral". (Minrex)
Rodríguez afirmó que los reiterados pronunciamientos de EE UU contra Cuba "no tienen otro objetivo que conducir a un clima de mayor tensión bilateral". (Minrex)

(EFE).- Estados Unidos está impulsando una serie de enmiendas críticas con la situación de las libertades y los derechos humanos en Cuba para que sean incluidas en la resolución contra el embargo sobre la Isla que votará la próxima semana la Asamblea General de la ONU.

Las ocho enmiendas, a las que ha tenido acceso Efe, expresan entre otras cosas preocupación por la falta de "libertad de expresión", la "ausencia de independencia judicial" o los "arrestos y detenciones arbitrarias".

Este miércoles, el Gobierno cubano denunció que Washington estaba usando una "maniobra diplomática" para tratar de restar apoyos a su resolución contra el embargo.

A propuesta de Cuba, la Asamblea General de la ONU lleva desde 1992 exigiendo cada año el fin de esa medida estadounidense, siempre con un respaldo abrumador de los Estados miembros. El año pasado, por ejemplo, todos los países apoyaron el documento, con las únicas excepciones de Estados Unidos e Israel.

La Asamblea General de la ONU lleva desde 1992 exigiendo cada año el fin de esa medida estadounidense, siempre con un respaldo abrumador de los Estados miembros

Entre las enmiendas planteadas por EE UU figura una que "llama a Cuba a otorgar plenamente a sus ciudadanos derechos y libertades civiles, políticos y económicos internacionalmente reconocidos, incluyendo la libertad de reunión, la libertad de expresión y el libre acceso a la información".

Otra "urge a Cuba a terminar con restricciones generalizadas y graves" en esos ámbitos y a acabar con "el acoso, la intimidación y la persecución de oponentes políticos, defensores de los derechos humanos, activistas de los derechos de las mujeres y las minorías, líderes sindicales, activistas de los derechos humanos, periodistas, blogueros, usuarios y administradores de redes sociales, trabajadores de medios, líderes religiosos y abogados".

EE UU también quiere que la Asamblea General pida a Cuba que "libere a personas detenidas arbitrariamente por el legítimo ejercicio de sus derechos humanos" y que considere revocar sentencias contra condenados por esos motivos.

Además, Washington defiende otra enmienda que llama a la Isla a poner en marcha un proceso para responder a "todos los casos de violaciones graves de los derechos humanos" y urge al Gobierno a "terminar con la impunidad ante esas violaciones".

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, afirmó ayer en una rueda de prensa en La Habana que desde el martes la representación de Estados Unidos en Naciones Unidas comenzó a hacer circular entre los Estados miembros el documento, cuya existencia se ha confirmado hoy. 

La propuesta de Washington, ironizó Rodríguez, contiene frases que parecen escritas "por alguien que ha perdido el juicio". El canciller se mostró convencido de que "lo más probable es que la Asamblea (de la ONU) rechace las enmiendas contundentemente".

En las enmiendas también se hace referencia, según el canciller, a restricciones de los derechos humanos que amenazan el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible recogidos en la Agenda 2030

La iniciativa del país vecino, sostuvo el jefe de la diplomacia cubana, tiene una "evidente intención de presionar a los países para que modifiquen su posición" sobre la resolución de condena al embargo, que tradicionalmente concita un apoyo mayoritario.

Rodríguez cuestionó si Washington encontrará gobiernos dispuestos a cambiar sus posiciones "largamente mantenidas" sobre unas sanciones que "dañan la soberanía de todos los países" y agregó que "nada" en la política estadounidense "justificaría que los países cambien su postura histórica" en la votación.

El canciller esgrimió que el texto estadounidense hace referencia a restricciones de los derechos humanos en Cuba que amenazan el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) recogidos en la Agenda 2030 de la ONU, algo que para el Gobierno de la Isla es una teoría "desvergonzada".

Más allá, el titular de Exteriores invitó al país vecino a debatir en la ONU u otros foros sobre la aplicación de los derechos humanos en relación con las metas de la Agenda 2030, a la vez que enumeró las carencias estadounidenses en ámbitos como la igualdad salarial, la no discriminación por razón de sexo o raza, el acceso a la sanidad o la ordenación de flujos migratorios.

En su opinión es el propio embargo lo que supone una "masiva, flagrante y sistemática violación de los derechos humanos del pueblo cubano"

Calificó de "totalmente inaceptable" que Estados Unidos argumente que las enmiendas al texto sobre el embargo busquen provocar cambios en la situación de los derechos humanos en Cuba, cuando en su opinión es el propio embargo lo que supone una "masiva, flagrante y sistemática violación de los derechos humanos del pueblo cubano".

La propuesta de Washington de modificar el texto y el contenido de las enmiendas esconden, insistió el canciller, una escalada en la retórica "cada vez más hostil" de EE UU contra el país e ilustran "un retroceso lamentable en la relación bilateral".

El próximo 31 de octubre, la Isla volverá a presentar en la ONU el texto con el que espera recibir el apoyo de la comunidad internacional contra la que considera una política "cruel", "genocida" y el principal obstáculo al desarrollo del país.

En el informe anual que Cuba elabora se valoraron en 933.678 millones de dólares los daños causados por el embargo desde 1960, con base a un cálculo basado en la depreciación actual del dólar frente al valor del oro.

Bajo la actual Administración, EE UU ya ha utilizado en otros casos la presentación de enmiendas a resoluciones de la Asamblea General a las que se opone con el fin de tratar de anotarse victorias diplomáticas.

La resolución recibe desde hace años el apoyo de todos los países del foro excepto EE UU e Israel, que solo se abstuvieron en 2016, en consonancia con la política de acercamiento de la administración Obama

El pasado junio, por ejemplo, lo intentó con un texto que censuraba la represión israelí de las protestas en Gaza.

Aunque entonces no reunió el apoyo de dos tercios necesario para incluir un mensaje condenando las acciones de Hamás, Washington sí obtuvo el apoyo de más de 60 países y logró que varias decenas se abstuvieran en el voto final.

En el caso de Cuba, también parece muy difícil que EE UU pueda sacar adelante sus enmiendas, pero sí podría de alguna forma debilitar el apoyo masivo que habitualmente recibe el texto contra el embargo.

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, ha pedido a Naciones Unidas que tome medidas contra los implicados y que fuerce a sus países a pagar supuestos desperfectos causados.


___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 60