El Gobierno debe normalizar las relaciones con los cubanos antes de hacerlo con EE UU

Cubanos de dentro y fuera de la Isla piden en una carta a Washington y La Habana que se cumplan unas condiciones para una eventual negociación

Los cubanos esperan que el deshielo traiga mejoras a todo el pueblo
Las demandas de los firmantes se dirigen a políticos de ambos países. (14ymedio)

Un grupo de ciudadanos cubanos residentes dentro y fuera de la Isla ha hecho pública una carta en la que piden al Gobierno de EE UU que no normalice sus relaciones con el de Cuba mientras este no lo haga con sus propios ciudadanos. El texto está dirigido también al Gobierno cubano y al Congreso de EE UU.

Los firmantes aseguran haber vivido con ilusión el deshielo iniciado durante el mandato de Barack Obama en 2014 con el expresidente Raúl Castro y sostienen que de la frustración de aquel momento extrajeron una serie de enseñanzas en las que hoy se fundamenta la petición.

"Durante la normalización no se experimentaron en la Isla avances en los derechos humanos. Organizaciones nacionales e internacionales documentaron entonces altos niveles de represión contra actores de la sociedad civil y la oposición. Muchos de los activistas, periodistas, emprendedores y artistas que acompañaron la normalización hoy se encuentran en el exilio", resaltan.

Además de aludir al carácter represivo de las autoridades cubanas, hacen referencia a los problemas relacionados con el sistema económico, que no quedaron resueltos en el anterior restablecimiento de relaciones

Los firmantes consideran que el totalitarismo es consustancial al régimen, y destacan que desde que Joe Biden fue elegido presidente de EE UU y, más aún, desde que asumió su cargo, las detenciones y el acoso contra distintas personas de la sociedad civil se han incrementado.

Además de aludir al carácter represivo de las autoridades cubanas, hacen referencia a los problemas relacionados con el sistema económico, que no quedaron resueltos en el anterior restablecimiento de relaciones y, más al contrario, ahondaron en las desigualdades. "Durante el deshielo anterior, es cierto que creció cierta clase media urbana que mantuvo una actitud de no confrontación o colaboración con el régimen, pero la mayoría empobrecida del país no se benefició".

En el texto, los firmantes se declaran comprometidos con el avance democrático del país y se consideran partidarios de una nueva negociación entre los gobiernos de La Habana y Washington siempre que se cumplan seis condiciones que son, a su juicio, "mínimas e indispensables".

En primer lugar, piden que la sociedad civil diversa participe activamente en el proceso de normalización. Además, consideran que la negociación debe ser transparente y lo que se aborde en los encuentros debe ser conocido por los ciudadanos de ambos países y difundido por la prensa, sin distinciones entre la oficial y la independiente en el caso cubano.

"El proceso deberá ser acompañado por mediadores de credibilidad y experiencia como el Vaticano, Noruega y el Parlamento Europeo e involucrar multilateralmente a gobiernos y sociedad civil de Europa y Latinoamérica", reclaman.

La tercera condición atañe al reconocimiento de los derechos "civiles, económicos y políticos" de los ciudadanos que reconocen los pactos internacionales que el Gobierno cubano no ha ratificado.

Los firmantes también demandan que haya unos acuerdos con metas concretas que puedan ser evaluadas y que haya Gobiernos que supervisen su cumplimiento, pudiendo romperse el proceso en caso de que no se respeten.

La liberación inmediata de los presos políticos y la legalización de las organizaciones de carácter civil y político debería ser, aseveran, la primera exigencia sin cuyo cumplimiento no se debería iniciar ningún proceso negociador.

En lo que atañe más concretamente al Gobierno estadounidense, el documento también pide que sean derogadas las restricciones de viajes y el envío de remesas "por vías civiles" así como los trámites consulares

En lo que atañe más concretamente al Gobierno estadounidense, el documento también pide que sean derogadas las restricciones de viajes y el envío de remesas "por vías civiles" así como los trámites consulares. Mientras, la parte cubana debe eliminar "las prohibiciones de salida y entrada del país a médicos, deportistas, profesionales, disidentes, activistas y todas las personas a las que injustamente se les priva de estos derechos".

"Que Cuba se inserte en el mundo como un país verdaderamente soberano, respetuoso de los derechos humanos y democrático, algo que hoy está lejos de ser una realidad. Toda negociación debe ir enfocada a este objetivo", concluye el texto, firmado por más de 300 cubanos de dentro y fuera de la Isla, entre los que se encuentran Luis Manuel Otero Alcántara, Anamely Ramos, Maykel Castillo Osorbo, Camila Lobón, Héctor Luis Valdés Cocho, Henry Constantín, Carlos A. Aguilera, Armando Chaguaceda, Orlando Luis Pazo Lazo, Rosa María Payá, Eliécer Ávila o Rafael Rojas.

La carta llega una semana después de que otra misiva dirigida también a Joe Biden pidiera al presidente de Estados Unidos que se recupere el diálogo y la normalización de las relaciones. En ese caso, los firmantes rondaron también los más de 300 científicos, intelectuales, artistas y emprendedores, que aseguraban que los cubanos esperan que el mandatario "dé el primer paso y levante las sanciones impuestas a Cuba de manera incondicional".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 26