Imponen la libreta en las tiendas 'liberadas' de Holguín y Sancti Spíritus

La decisión provoca malestar: muchas familias vienen de otras provincias y no tienen el documento

En Sancti Spíritus, a pesar de la desescalada de las medidas anti covid iniciada el 23 de septiembre, solo pueden comprar 300 familias cada día. (14ymedio)
En Sancti Spíritus, a pesar de la desescalada de las medidas anti covid iniciada el 23 de septiembre, solo pueden comprar 300 familias cada día. (14ymedio)

El fin del mercado normado parecía cercano hace un par de años, pero ahora, la libreta de racionamiento se apodera incluso de las tiendas liberadas. Sancti Spíritus y Holguín son dos de las ciudades cubanas en las que este documento es obligatorio para hacer compras.

En las tiendas de la ciudad de Sancti Spíritus, a pesar de la desescalada de las medidas anti covid iniciada el 23 de septiembre, solo pueden comprar cada día unos 300 núcleos familiares, previa presentación de su libreta. Es la única manera de hacerse con productos como pollo, aceite y útiles de aseo, pero el proceso no ha funcionado con la eficiencia prometida por las autoridades.

"Compramos en el punto de venta Friovent y el día que nos tocó estaban los núcleos familiares del 300 al 700. Después de una cola enorme solo quedaba pollo, bastante flaco, y se podía llevar uno por familia", comenta a 14ymedio Susana, una vecina de la barriada de Los Olivos 2. "Ahora no puedo volver a comprar hasta dentro de un mes", lamenta.

"Si necesitas champú, llegas a la tienda y ese día lo que hay es papel sanitario. Cuando te ilusionas con alcanzar jabón, lo único que sacas es picadillo de pavo"

A otras familias les han correspondido tiendas alejadas de sus casas. Los vecinos del Residencial San Luis se quejan de la distancia que los separa del comercio que les han asignado. "Nuestra bodega es La Camagüeyana, y allí ponen la información de qué día nos toca en la tienda de Chambelón, que queda bastante lejos", se queja Abel, un joven que se ocupa de conseguir los alimentos para su familia.

"Voy en bicicleta y el día que nos tocó no había nada", asegura a este diario. "Antes iba a otra tienda o a esa misma y debía hacer una cola gigantesca, pero era posible, en este momento solo puedo comprar pollo una vez al mes. Pero el día que me tocaba, no había".

En el Consejo Popular de Pedernales, en el municipio de Holguín, se desarrolla a partir de este martes, según advierte la prensa local, "una prueba piloto para la venta de productos de primera necesidad por núcleos familiares". Es decir, los clientes deben presentar su libreta de racionamiento para acceder a la red estatal de tiendas que hasta ayer eran liberadas.

En mitad de un creciente desabastecimiento, las autoridades pretenden regular la cantidad de mercancía que se comercializa para neutralizar las redes informales de compraventa. La decisión está provocando malestar en la población porque muchas familias vienen de otras provincias y no tienen libretas de racionamiento.

La nota oficial explica que los productos se obtendrán el día designado con la libreta y el carné de identidad del comprador. Todo se controlará mediante aplicación informática y una "anotación en registro que llevará el código de la libreta". Además, cataloga la medida de "amplia demanda popular".

En Sancti Spíritus, Abel ve el nuevo sistema como una lotería donde la suerte sonríe poco. "Si necesitas champú, llegas a la tienda y ese día lo que hay es papel sanitario. Cuando te ilusionas con alcanzar jabón, lo único que sacas es picadillo de pavo".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9