Muere el diseñador Raúl Castillo abandonado por las instituciones cubanas

El modisto tenía 64 años y se encontraba muy enfermo y en la miseria

El diseñador de moda Raúl Castillo. (Facebook/Luis Acosta)
El diseñador de moda Raúl Castillo. (Facebook/Luis Acosta)

El diseñador de moda Raúl Castillo Jiménez murió este lunes en La Habana a los 64 años. "Sufrió bastante, ahora debe descansar en paz", escribió en su perfil de Facebook el presentador Rolando Zaldívar, amigo del fallecido, aludiendo a la enfermedad, la miseria y el abandono gubernamental que padeció Castillo en sus últimos años de vida.

Fue el propio Zaldívar quien, el año pasado, convocó una campaña de solidaridad con el modista, que se hallaba en una precaria situación económica. "Este es un mensaje urgente para el Gobierno de Miguel Díaz-Canel", declaraba, "ayudemos con lo que se pueda". Incluía en la publicación una fotografía de Castillo, irreconocible y en silla de ruedas, al cual ya le habían amputado una pierna debido a su diabetes crónica.

Alarmada ante la divulgación mediática del estado en que se encontraba Castillo, la agencia oficialista Caricatos emitió un comunicado aduciendo que en Cuba los artistas estaban protegidos por "medidas de protección laboral y salarial" y que Castillo "no era la excepción". "Incluso", proseguía, "por sus condiciones de salud, actualmente se encuentra en proceso de trámites para su jubilación temprana".

Era habitual la presencia del modista en reconocidos espacios de la televisión cubana, donde presentaba sus diseños y ofrecía sus opiniones sobre estilo y vestuario

La agencia añadía que la enfermedad del diseñador se había convertido en argumento para la "manipulación" informativa, y que "su familia ha manifestado su total desacuerdo con las declaraciones hechas en estos medios", otra "farsa para desacreditar la función de las instituciones culturales cubanas".

Castillo había nacido en Marianao, en 1958, y desde muy joven comenzó a dibujar diseños de vestidos para sus primas, como juego. En 1981 empezó a trabajar en la Empresa de Confecciones Juveniles de La Habana y, a sus 24 años, fundó Avances, un grupo de modas cuyas colecciones presentó en hoteles e instalaciones de la Isla y en el extranjero, de manera particular en Francia.

Fue el vestuarista de los filmes Amor vertical (1997), de Arturo Sotto, y Las profecías de Amanda (1999), de Aarón y Pastor Vega. El cine, según Castillo, era una manera de garantizar "la permanencia en el pueblo" del artista.

Era habitual la presencia del modisto en reconocidos espacios de la televisión cubana, donde presentaba sus diseños y ofrecía sus opiniones sobre estilo y vestuario. También fue un asiduo colaborador de la Unión de Jóvenes Comunistas y de varias empresas estatales.

A pesar de su historial de apego al régimen, murió olvidado y lejos de los espacios oficiales. El Sistema Informativo cubano le dedicó, este lunes, una apresurada nota de condolencias por televisión.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8