Proponen confiar la gestión de las remesas hacia Cuba a una fiduciaria europea

El Partido Demócrata Cristiano de Cuba busca una alternativa para que las familias sigan recibiendo dinero desde EE UU

Las remesas desde EE UU alcanzaron en 2016 los 3.444 millones de dólares, un 2,7% más que en 2015. (EFE)
Las remesas desde EE UU alcanzaron en 2018 los 6.600 millones de dólares. (EFE)

En previsión de la entrada en vigor, el 27 de noviembre, de la orden de Washington de prohibir el envío de remesas a Cuba a través de compañías controladas por los militares, como Fincimex, el Partido Demócrata Cristiano de Cuba (PDC), en el exilio, propone una solución para minimizar el impacto sobre las familias de la Isla. La vía consiste en la creación de un fideicomiso gestionado por una entidad extranjera para administrar las participaciones del Estado cubano relacionadas con el envío de dinero.

La propuesta pide una designación de común acuerdo entre La Habana, la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE UU (Ofac) y un equipo de economistas cubanos independientes de un administrador, que puede ser una entidad bancaria o fiduciaria europea de reconocido prestigio y solvencia. Esta organización actuaría como intermediario y permitiría mantener los contratos con terceros, incluido Western Union, la principal compañía de envíos de remesas a Cuba.

El PDC sugiere que los ingresos netos del negocio de las remesas, los de Fincimex incluidos, sean destinados a un plan nacional para la mejora de infraestructuras sanitarias, compra de medicamentos y asistencia social

Además, el PDC sugiere que los ingresos netos del negocio de las remesas, los de Fincimex incluidos, sean destinados a un plan nacional para la mejora de infraestructuras sanitarias, compra de medicamentos y asistencia social. Estos montos pueden ser administrados por Iglesias y ONG solventes y supervisadas por economistas independientes y expertos en salud y bienestar social.

El partido considera que es necesario intervenir urgentemente y buscar soluciones y propuestas, en vez de confrontación y problemas, por lo que exhorta al Gobierno a transitar por esa senda, ya que no hay constancia de que se esté negociando una alternativa que proteja a tantas familias vulnerables y dependientes de las remesas.

"Los bajos ingresos de la mayoría, la significativa devaluación del peso cubano por la dolarización de la economía, con un impacto notable sobre trabajadores y jubilados, y el desabastecimiento de productos de primera necesidad, incluidos alimentos y medicinas, agobian a millones de ciudadanos en su cotidianidad", reza el comunicado del PDC.

Esta no es la primera vez que el partido, que se define como una "agrupación con sensibilidad política de inspiración humanista y cristiana", pone el foco en las remesas como fuente necesaria de ingresos para los ciudadanos de la Isla.

En diciembre del pasado año, cuando el influencer cubano con residencia en Miami Alexander Otaola propuso una campaña de suspensión del envío de dinero durante el mes de enero para golpear al Gobierno cubano, el Partido Demócrata Cristiano de Cuba se posicionó en contra argumentando que no estaba probado que estos movimientos causen "un daño al régimen que le impida realizar o le haga disminuir la represión".

Entonces, el partido consideraba que, en un panorama de empeoramiento de la represión y teniendo en cuenta que, a su juicio, las familias de la Isla son rehenes de La Habana, no era adecuado perjudicarlas con esa iniciativa.

"Una acción de este tipo puede hacer daño a los ciudadanos que gracias a la solidaridad de sus familiares en el exilio, mitigan las consecuencias de una situación cada vez más agobiante", dijeron en un comunicado en el que añadían su apuesta por modelos más propositivos. "Si en algún momento, de manera excepcional, tenemos que pedir un sacrificio material o moral tan importante" que sea porque existe "una alternativa real en la cual creer y no simplemente para demostrar fuerza ante nuestro adversario".

"Una acción de este tipo puede hacer daño a los ciudadanos que gracias a la solidaridad de sus familiares en el exilio, mitigan las consecuencias de una situación cada vez más agobiante"

Desde hace años, las remesas son la principal fuente de ingresos del Gobierno, unos 6.600 millones de dólares en 2018, tanto en efectivo como en mercancías, según los informes de The Havana Consulting Group, una cantidad que cuadriplica la inversión extranjera, apuesta fuerte del Gobierno.

El 90% de los envíos de dinero llegan desde Estados Unidos, por lo que la Administración de Donald Trump se ha centrado en cortar este flujo económico, primero limitando las cantidades a 1.000 dólares por trimestre y sólo a familiares.

Este septiembre, en un nuevo movimiento, el Departamento de Estado de EE UU agregó a su Lista Restringida de Cuba las tarjetas magnéticas AIS (American International Service), gestionadas por Fincimex, alegando que es una institución controlada por los militares. La entidad pertenece al Grupo de Administración Empresarial (Gaesa), controlado por el poderoso general de brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, exyerno de Raúl Castro, y también sancionado el 30 de septiembre pasado por la misma Ofac.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 37