"Este año los Reyes no pueden complacer las peticiones de los niños" en Cuba

Solo hay galletas dulces, chocolates y confituras algo variadas en tiendas en dólares

Ante el desabastecimiento en las tiendas muchos padres han optado este año por regalar confituras a su hijos. (14ymedio)
Ante el desabastecimiento en las tiendas muchos padres han optado este año por regalar confituras a su hijos. (14ymedio)

Después de una semana haciendo colas para el aceite, el pollo, el detergente y el champú, a Idania Herrera le quedan muy pocas ganas de hacer otra cola. Pero el día de Reyes está por encima de cualquier cansancio y los más pequeños esperan su regalo.

"Estoy atormentada, no encuentro nada para los niños", decía la joven madre a este diario cuando apenas quedaban horas para el 6 de enero.

La mujer explica que en los últimos años resolvía los regalos con una amiga que traía artículos desde Panamá, pero con la casi desaparición de las mulas debido a las restricciones del covid, no hay alternativa. "Ayer fui por varias tiendas de Centro Habana y no encontré nada, es una desgracia. El varón por suerte se salvó, porque un grupo de Telegram vendían unos discos de sus juegos favoritos para xBox a 250 pesos cada uno".

Aún le quedaba su hija. Para encontrarle regalo, primero hizo una búsqueda en sitios digitales de clasificados. Las redes informales de comercio, en principio, ofrecen opciones variadas, con precios que oscilan entre los 70 pesos por una falsificación de Barbie hasta unos patines a 5.000.

Sin embargo, Herrera dice que en Revolico "había algunas cositas" para niños pero que no le convencieron: "muñequitas feas" a 200 pesos o "peluches enormes" a precios exorbitantes. Su última esperanza estaba en las tiendas del municipio Playa y para allá fue desde final de la mañana de este martes a probar suerte. 

Otra madre que hizo ese mismo recorrido, sin embargo, recuerda que en el municipio Playa el panorama no era muy diferente que en Centro Habana. Asegura que llegó a la tienda de 3ª y 70 a las 10 de la mañana y cuando logró entrar eran las ocho de la noche y "a duras penas" porque querían cerrar más temprano con la justificación de que la conexión estaba muy lenta. 

"Cuando entré sólo quedaban rastrojos y se había acabado el queso, las manzanas, las galleticas", lamenta. "Qué triste, yo estuve ahí firme de pie hasta el final para comprarle algunas confituras a mi niño para regalárselas por los Reyes ya que no hay más nada y lo único que alcancé fue un paquete de caramelos surtidos en 4,95 dólares". 

"Este año si los Reyes no pasan antes por una tienda en divisas, vendrán con los camellos vacíos, porque donde único hay galleticas dulces, chocolates y confituras algo variadas es en MLC"

"Él es chiquito, pero espero que entienda que este año los Reyes no pueden complacer peticiones", continúa la mujer. "Me entristece pensar cuántos niños no tendrán esa esperada visita porque sencillamente sus mamis no pueden comprarles algo y sacar los mandados. Qué triste y decepcionada estoy de todo lo que estamos viviendo", se desahoga. 

En esa misma cuerda otra cubana sentencia: "Este año si los Reyes no pasan antes por una tienda en divisas, vendrán con los camellos vacíos, porque donde único hay galleticas dulces, chocolates y confituras algo variadas es en MLC".

"Llevo más de ocho años haciendo de mula y normalmente los meses de diciembre y enero son buenísimos para las ventas, pero este año ha sido esta justamente la peor temporada para vender. Apenas podemos viajar, poca gente puede venir, un desastre para el negocio", expresa un comerciante que se niega a dar su nombre. Él explica que tiene su red "con gente ya cuadrada" porque no quiere caer en desgracia. "Yo me cuido mucho, he visto caer a los grandes por andar a lo loco y aquí lo último que te puede pasar es caer en un hospital o en la cárcel", asegura. 

En los años 70 y 80, el Gobierno vendía por estas fechas ofertas especiales de juguetes subsidiados a través del mercado racionado de productos industriales, una posibilidad que se fue a pique con la caída de la Unión Soviética. 

Limara Ramírez, que eligió cuando era pequeña entre un juguete "básico" y "no básico", hoy es madre de una niña de siete años: "Ahora todo es muy diferente que cuando mis padres me tuvieron a mí, todo está tan caro que el dinero se va en el diario y en poner un plato de comida en la mesa".

Un padre vencido ante la tradición y el desabastecimiento confiesa: "Este año le tuve que contar que los Reyes éramos mamá y papá. Al principio no nos creyó, en plan y cómo consiguieron Nutella si aquí no hay, tuve que decirle que me costó un huevo y pecho apretado".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez colaborando económicamente con nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13