La Policía confisca móviles en Santiago de Cuba para identificar a los manifestantes en los videos

Continúan las detenciones, de las que el régimen sigue sin dar cifras oficiales

La Policía continúa con las detenciones, días después del comienzo de las protestas en más de 40 ciudades en toda la Isla. (EFE)
La Policía continúa con las detenciones, días después del comienzo de las protestas en más de 40 ciudades en toda la Isla. (EFE)

La Policía continúa con las detenciones, días después del comienzo de las protestas en más de 40 ciudades en toda la Isla. En Santiago de Cuba, este miércoles, un joven de 20 años fue apresado en la calle Corona, entre San Antonio y San Ricardo, cerca de donde comenzaron las manifestaciones el domingo, acusado de "estar filmando". La zona fue cercada y blindada militarmente.

En estos momentos, los agentes confiscan los teléfonos y revisan "intensamente" los videos que contengan para identificar a la gente y llevarla presa. "Lo menos que hacen es poner multas de 2.000 pesos solo por mirar", cuenta un testigo. "Si ven que alguien grita 'patria y vida', va preso".

"Santiago amanece nublado, pero no de nubes, sino de policías", ironiza Andrés, quien fue testigo desde su balcón. Las fuerzas del Ministerio del Interior hicieron una demostración de fuerza con una caravana formada por caballitos (policía motorizada), jeeps con Boinas Negras equipados con fusiles AKM y camiones repletos de guardias armados, sonando las sirenas.

"Ellos exhibieron a sus tropas especiales armadas hasta los dientes por toda la ciudad para intimidarnos, pero se les olvidó que nuestra consigna es no tenemos miedo"

"Ellos exhibieron a sus tropas especiales armadas hasta los dientes por toda la ciudad para intimidarnos, pero se les olvidó que nuestra consigna es no tenemos miedo", dice Andrés. La caravana pasó prácticamente por todo Santiago, atravesando las avenidas y calles principales con estrépito.

Aún no habían terminado las manifestaciones, el domingo, cuando comenzaron las detenciones en toda la ciudad, de las que hasta ahora no se tiene cifra precisa. "Se llevaron a mi hijo, ni siquiera tengo seguridad de adónde lo llevaron, me dicen que a lo mejor está en el centro de investigaciones de Versalles", cuenta Iliana, una madre preocupada por su hijo, de 21 años, detenido el lunes.

Ese mismo día también arrestaron a Antonio, tal como cuenta su novia, Migdalia: "No eran las 6 de la mañana cuando allanaron mi casa y se llevaron preso a mi novio, lo maltrataron como les dio la gana y lo sacaron casi en ropa interior, cargándolo entre cuatro policías, dos por los brazos y dos por los pies, fue duro ver eso".

A pesar de que las principales manifestaciones fueron el domingo, los días sucesivos fueron un hervidero en la ciudad. "A mí que ningún comunista me venga a hablar, hace tres días que no almuerzo y estoy puesto", dice con indignación Pipo, un joven participante en las protestas. "¡Abajo Díaz-Canel!".

Luego del llamado del gobernante Miguel Díaz-Canel a "defender la Revolución", se convocó en la ciudad a una marcha comunista que nunca se llegó a ejecutar. "A mí me dijeron en mi trabajo que íbamos a reunirnos a las 2 de la tarde el día 13 de julio para una marcha combatiente", explica Marta. "Doy gracias que al final no se ejecutó la convocatoria, porque yo no iba a ir a ningún lado. El primero que se opuso a que yo fuera fue mi marido y yo lo respaldé. No podemos seguir apoyando la mentira, nos cansamos".

Eso sí, los edificios gubernamentales y las tiendas de venta en divisas permanecen desde entonces fuertemente custodiados por un cuerpo de tropas especiales, con presencia siempre de al menos un oficial de alto rango.

"Estoy esperando que se vaya la electricidad para irme para la marcha de las cacerolas"

Según refieren algunos vecinos, se convocó a la gente a otra manifestación, con calderos y cucharones, en caso de que hubiera apagones, pero no ha habido cortes eléctricos y la concentración hasta ahora no se ha concretado.

"Estoy esperando que se vaya la electricidad para irme para la marcha de las cacerolas", asegura, decidida, María Victoria.

Como al resto del país, a los santiagueros les cortaron internet desde el mismo domingo 11 de julio, en plena manifestación. La suspensión fue no solo de los datos móviles sino también de Nauta Hogar e incluso de teléfonos públicos. Solo dejaron la conexión por wifi, pero bloquearon el acceso a las redes sociales, especialmente Facebook.

Juan relata su frustración al no poder comunicarse: "No se podía siquiera hacer llamadas locales desde teléfonos públicos, en los diferentes intentos que hice en varias cabinas siempre recibí el mismo mensaje de la operadora: usted no tiene acceso al servicio solicitado".

"Nos aislaron para que no se supiera lo que estaba pasando, pero yo usé una aplicación con un túnel encriptado y me conecté a Facebook", refiere Miguel, un entusiasta de la tecnología.

"Cuando quieren te cortan la internet, la electricidad, el agua, lo que ellos quieran y no hay donde quejarse"

El corte, sin embargo, no fue para todos: los extranjeros residentes tenían conexión normal en sus celulares. "¿Cómo que no tienen internet?", se sorprendía Marcus, un estudiante extranjero residente en Cuba mientras mostraba su teléfono móvil con línea de Etecsa y conexión 4G en el mismo instante en que este diario no podía acceder al servicio. "Yo sí tengo, mira", decía mientras mostraba emocionado las imágenes de La Habana en las que manifestantes volcaron una patrulla policial.

"Esa es una de las razones por las que nos manifestamos, para que se acabe el monopolio en las comunicaciones", alega Mireya. "Cuando quieren te cortan la internet, la electricidad, el agua, lo que ellos quieran y no hay donde quejarse". Desde el domingo no pudo siquiera hablar con su hija "que está afuera, preocupada por saber cómo estoy".

Mientras tanto, y sin que haya proporcionado un número exacto de heridos y detenidos, Díaz-Canel aseguró este miércoles en una emisión especial del programa Mesa Redonda que los arrestados tendrán "garantías procesales" y "recibirán la aplicación de las leyes en su justa medida, sin abusos".

Para el mandatario, en las manifestaciones se cometieron "hechos que atentan contra la Constitución" y justificó la acción policial, aunque admitió que "igual hay que pedir disculpas a quien en medio de la confusión fue maltratado injustamente".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 63