Sube a 26 los diplomáticos de EE UU afectados por los presuntos ataques en Cuba

El Gobierno cubano rechaza el término "ataques" por los incidentes de salud sufridos por los funcionarios

Los principales servicios consulares de la Embajada de Estados Unidos en La Habana permanecen paralizados. (Twitter)
Los principales servicios consulares de la Embajada de Estados Unidos en La Habana permanecen paralizados. (Twitter)

(EFE).- El Gobierno estadounidense informó este jueves de que ya ascienden a 26 los diplomáticos afectados por un misterioso ataque sufrido en La Habana, después de que se haya confirmado un nuevo caso sufrido por uno de los miembros de la delegación estadounidense en Cuba.

"Después de someterse a una profunda evaluación médica, se ha confirmado que un diplomático que trabajaba en la embajada de Estados Unidos en Cuba muestra síntomas similares a aquellos denunciados por otros miembros", informó la portavoz de Departamento de Estado, Heather Nauert, a través de un comunicado.

El anuncio se produce después de que la semana pasada las autoridades estadounidenses informaran de otro caso similar, que se sumaba a las dos docenas de casos idénticos que han afectado a empleados de su delegación en la capital cubana entre 2016 y 1017.

"Estos dos casos son los primeros ocurridos en La Habana confirmados médicamente desde agosto de 2017. Ambos casos son el resultado de un único episodio que tuvo lugar a finales de mayo"

"Estos dos casos son los primeros ocurridos en La Habana confirmados médicamente desde agosto de 2017. Ambos casos son el resultado de un único episodio que tuvo lugar a finales de mayo (de ese año) en una residencia diplomática en la que estaban presentes los dos diplomáticos", explicó Nauert.

La nota agrega que "la salud y el bienestar" de todos los miembros que han mostrado síntomas similares, que en un principio se achacaron a un posible ataque sónico, continúa siendo "una prioridad" para el Gobierno de Estados Unidos.

Cuba tildóde "oportunismo" y "manipulación política" el uso del término "ataques" por parte del Gobierno de Estados Unidos para referirse a estos sucesos.

"Miente quien usa el término 'ataque' para referirse a los síntomas reportados por diplomáticos de EE.UU.. Lo hace conscientemente, con una agenda política bien definida y una carga de oportunismo", afirmó el director de EE UU de la Cancillería de la Isla, Carlos Fernández de Cossío, en su cuenta de Twitter.

El diplomático cubano consideró que el Departamento de Estado de EE UU "no puede ocultar la manipulación política de dolencias reportadas por sus funcionarios" y sostiene que la supuesta preocupación por la salud y seguridad de sus diplomáticos se usa con "oportunismo político".

Fernández de Cossio manifestó que EE UU tiene un largo historial de acudir a la "manipulación política y la agresión por vías abiertas y encubiertas" para lograr sus propósitos políticos y económicos

Fernández de Cossio manifestó que EE UU tiene un largo historial de acudir a la "manipulación política y la agresión por vías abiertas y encubiertas" para lograr sus propósitos políticos y económicos.

Asimismo denunció que Cuba es un país "persistentemente agredido" por EE UU, que tiene "toda razón" para rechazar imputaciones falsas y acusaciones difamatorias del Departamento de Estado.

El Gobierno cubano ha reiterado que no existen indicios que prueben los supuestos "incidentes de salud" sufridos por diplomáticos de Estados Unidos en Cuba y ha insistido en su "invariable compromiso" de cooperar con el país vecino para esclarecer lo ocurrido.

Los supuestos ataques contra los diplomáticos estadounidenses en Cuba tuvieron lugar entre noviembre de 2016 y agosto de 2017 y, por el momento, el Gobierno de Estados Unidos no ha podido determinar "quién o qué" dañó la salud de su personal, que llegó a sufrir conmociones cerebrales.

Para el Gobierno, esas medidas ocultan fines políticos, ya que el presidente de EE UU, Donald Trump, es contrario al proceso de deshielo impulsado por su antecesor

Este incidente deterioró las ya delicadas relaciones entre Estados Unidos y Cuba, puesto que Washington ha acusado a La Habana de saber quién perpetró los supuestos ataques a sus funcionarios y sus familiares, y de no haberles protegido adecuadamente, algo que niega el Ejecutivo cubano.

En septiembre del año pasado, Washington evacuó de La Habana a todo su personal, excepto el esencial; prohibió que casi todos los funcionarios estadounidenses viajen allí a menos que estén investigando los casos o realizando un trabajo indispensable en la embajada, y emitió una alerta de viaje para sus ciudadanos.

Para el Gobierno, esas medidas ocultan fines políticos, ya que el presidente de EE UU, Donald Trump, es contrario al proceso de deshielo impulsado por su antecesor, Barack Obama.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12