Tensión en el debate sobre el libro 'Cuban Privilege', pero la sangre no llegó al río

Gutiérrez-Boronat reprochó a Eckstein ignorar las ejecuciones, los presos políticos y los campos de concentración del régimen

Gutiérrez-Boronat señaló que venía a defender “la verdad de la lucha cubana” y celebró que la profesora estuviera dispuesta a dialogar sobre sus premisas y recibir críticas. (Collage)
Gutiérrez-Boronat señaló que venía a defender “la verdad de la lucha cubana” y celebró que la profesora estuviera dispuesta a dialogar sobre sus premisas y recibir críticas. (Collage)

El polémico libro Cuban Privilege (Cambridge University Press, 2022) –sobre las políticas migratorias de EE UU hacia Cuba– de la académica estadounidense Susan Eckstein, fue presentado este viernes en la Universidad Internacional de la Florida (FIU). El evento contó con la réplica del autor y periodista Orlando Gutiérrez-Boronat y la moderación de Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la FIU.

El evento, dijo Duany, "ha atraído un considerable interés por parte de la comunidad y los medios de comunicación". El profesor consideró necesario aclarar el papel de la FIU en la organización de eventos de este tipo, que consiste en "difusión de conocimiento sobre Cuba y su diáspora", además de crear un "espacio para la discusión abierta de ideas en un espacio seguro y respetuoso".

Como autora de un libro con temática cubana, la FIU consideró que Eckstein –a pesar de que sus criterios pudieran resultar "controversiales"– era capaz de motivar un debate sobre un aspecto polémico de la realidad cubana.

Señaló también que, en el pasado, la FIU ha invitado a numerosos disidentes y organizaciones opositoras al Gobierno cubano. Sin embargo, aclaró, en ninguno de los casos, las opiniones de los conferencistas deben ser consideradas como puntos de vista oficiales de la institución o su claustro.

Añadió que la institución esperaba que la audiencia se comportara con "decoro" y garantizara una "discusión civilizada".

Una de las ideas más polémicas mencionadas por Eckstein fue la puesta en tela de juicio de la condición de "refugiados en EE UU" de los migrantes cubanos

La profesora Susan Eckstein contó con veinte minutos para la exposición de las principales ideas de su libro. Advirtió que "había estudiado el tema cubano desde hace bastante tiempo", así como los movimientos migratorios desde la Isla hacia EE UU. "Mi texto está enfocado completamente en las políticas estadounidenses", aseguró, aunque eso también implica explicar las causas y consecuencias de estas políticas y, desde luego, definir la influencia cubanoamericana en Miami.

Eckstein se concentró en aportar datos sobre las medidas implementadas por distintos presidentes de EE UU –aunque reguladas por el Congreso– a partir de 1959 y describir su efecto en la creciente inmigración cubana en su país.

Una de las ideas más polémicas mencionadas por Eckstein fue la puesta en tela de juicio de la condición de "refugiados en EE UU" de los migrantes cubanos. De acuerdo a la académica, el Gobierno estadounidense dudó, al menos desde 1980 –con la Administración del presidente Jimmy Carter–, de que los cubanos pudieran encajar en una situación legal de asilados políticos.

Esto conduce, sugiere Eckstein, a una revisión sistemática de las políticas migratorias y los beneficios recibidos por los cubanos, de los cuales, como afirma su libro, no han disfrutado otros migrantes. Esos beneficios fueron "un instrumento de la política exterior de EE UU durante la Guerra Fría", zanjó.

Al día de hoy, calculó Ecksein, "hay al menos diez cubanoamericanos en el Congreso", por lo cual la comunidad debería sentirse "orgullosa", dijo y recibió una ovación del público.

“Mi texto está enfocado completamente en las políticas estadounidenses”, aseguró, aunque eso también implica explicar las causas y consecuencias de estas políticas. (FlU)
“Mi texto está enfocado completamente en las políticas estadounidenses”, aseguró, aunque eso también implica explicar las causas y consecuencias de estas políticas. (FlU)

Sin embargo, lamentó, mientras que los cubanos pueden pedir asilo rápidamente, otros migrantes latinoamericanos no pueden alegar esta razón para residir permanentemente en EE UU. Por razones de tiempo, la académica no pudo finalizar su argumentación.

El escritor y periodista Orlando Gutiérrez-Boronat, a cargo del contrapunto académico con Eckstein, señaló que venía a defender "la verdad de la lucha cubana". Celebró que la profesora estuviera dispuesta a dialogar sobre sus premisas y recibir críticas, y anunció que comentaría lo que, en su opinión, es el postulado esencial del libro: "los cubanos han sido considerados como refugiados a pesar de que lo que está en riesgo no es su vida, sino su estilo de vida".

Gutiérrez-Boronat aseguró que el libro fue escrito desde un "prejuicio ideológico" de la autora. Este prejuicio arriesga la credibilidad de los argumentos de Eckstein, opinó.

El cubano enumeró las concepciones erróneas sobre las que Eckstein basa sus argumentos, como, por ejemplo, la idea de que el régimen cubano se asienta sobre "valores altruistas" o que no se trata de un Gobierno totalitario. Señaló las omisiones, en el texto, a las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (Umap), la vigilancia de la Seguridad del Estado, las torturas y fusilamientos, y muchos otros ejemplos de represión.

"No son 'momentos bajos' de la revolución, como afirma la profesora, sino que estuvieron ahí desde el principio", señala Gutiérrez-Boronat. Para finalizar, criticó la acusación sobre tráfico de drogas atribuida por Eckstein a la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y la calificó como "grave".

"Seguimos soñando con una Cuba libre", afirmó Gutiérrez-Boronat, a lo cual la audiencia reaccionó con un gran aplauso

"Seguimos soñando con una Cuba libre", afirmó Gutiérrez-Boronat, a lo cual la audiencia reaccionó con un gran aplauso. Al final de las intervenciones, el profesor Duany anunció que era el momento del público para exponer sus preguntas.

El presidente de la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, Rafael Montalvo, felicitó a la comunidad cubana asistente a la presentación por respetar la naturaleza del debate. "Así se hace", afirmó, mientras se escuchaban consignas de "¡Abajo el comunismo!", "¡Patria y Vida!" y "¡Cuba libre!", que se repitieron con mayor énfasis al final del evento.

La periodista Ninoska Pérez acusó a Eckstein, durante su intervención, de "estar distraída defendiendo al régimen comunista de Cuba". "Para usted, Raúl Castro, Che Guevara y Fidel Castro siguen siendo héroes, y eso es insultante", aseguró.

Eckstein se defendió de algunos de los comentarios del público y afirmó que habían resultado "ofensivos y sin relación con el tema". "Se supone que esto es una presentación de un libro", lamentó. "También yo soy hija de refugiados", señaló la profesora, " entiendo el dolor por el que han pasado".

Algunos asistentes felicitaron a Eckstein y a Gutiérrez-Boronat por celebrar el evento a pesar de las numerosas críticas y presiones de varios activistas en Miami. El conversatorio, que iba a realizarse en la librería Books & Books, en Coral Gables, debió trasladarse a las instalaciones de la FIU. En ese mismo momento, en las inmediaciones de la universidad, un grupo de cubanoamericanos llevó a cabo una protesta –convocada desde hace semanas– contra la presentación de Cuban Privilege.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15