Los cubanos homenajean a la Caridad del Cobre desde sus casas y bajo vigilancia

La jornada dedicada a la Patrona de la Isla ha estado marcada por varios arrestos y un amplio operativo policial

Un grupo de personas rindiendo culto a la Patrona de Cuba en la Iglesia Nuestra Señora de la Caridad en La Habana. (14ymedio)
Un grupo de personas rindiendo culto a la Patrona de Cuba en la Iglesia Nuestra Señora de la Caridad en La Habana. (14ymedio)

Como cada 8 de septiembre, las calles de Cuba se visten con el amarillo de telas y girasoles para celebrar a la Virgen de la Caridad del Cobre. Este año, sin embargo, a la Patrona de la Isla no la acompaña su pueblo. Esgrimiendo la pandemia de covid-19, que no da tregua en el país, y a pesar de que no tienen reparos de ver las aglomeraciones en las colas ni de convocar otras manifestaciones "revolucionarias", las autoridades decidieron restringir las procesiones a pie.

El Arzobispado de Santiago de Cuba organizó recorridos de la Virgen por varios barrios de la ciudad, en un vehículo, desde el pasado 6 de septiembre y culminan este miércoles entre las 4 y 6 de la tarde.

"Para que todos sintamos la cercanía y protección de la Madre del Hijo de Dios". Así anunció la Iglesia católica que la imagen de la Virgen de la Caridad, que se venera en el templo de Santo Tomás Apóstol, recorrería los barrios santiagueros sin la tradicional procesión de feligreses.

En la mañana de este miércoles también se realizó la Eucaristía de la Fiesta de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en la Basílica Santuario Nacional del Cobre, que fue transmitida por las redes sociales del Arzobispado de Santiago de Cuba.

"Son casi todos jóvenes, vestidos de civil, y están parados en las esquinas. Se les nota por encima de la ropa que son segurosos"

"La Virgen María de la Caridad del Cobre ocupa un lugar muy especial en el corazón del pueblo cubano, por eso hoy podemos decir que es la fiesta de la Madre; pero también es la fiesta de los cubanos, sus hijos", dijo en una alocución Juan Elizalde, párroco de Santa Teresita del Niño Jesús en la ciudad.

"Queridos todos, quitemos definitivamente de nuestra vida, todo lo que es consecuencia del egoísmo, del odio, del orgullo, de la falta de amor y solidaridad; para que brote en nosotros, como río crecido el Amor, la alegría y la paz. ¡Estoy seguro que ese es el deseo de nuestra Madre y el camino de encuentro con Dios!", sentenció el párroco.

La Virgen no pudo estar acompañada de sus creyentes, pero sí de la Seguridad del Estado. En La Habana, el templo dedicado a Cachita, la Iglesia Nuestra Señora de la Caridad, amaneció este miércoles vigilado por decenas de agentes.

"Son casi todos jóvenes, vestidos de civil, y están parados en las esquinas. Se les nota por encima de la ropa que son segurosos", cuenta Carmen, una residente de La Habana Vieja que fue hasta la iglesia a llevarle flores a Cachita.

Cerca del templo había, como es costumbre, personas vendiendo flores. "La gente se está quejando porque los ramos más pequeños valen 300 pesos y traen unos cinco girasoles, tres grandes y dos pequeños", lamenta Carmen. "En algunos casos están convoyados con otras florecitas". Los ramos con piezas más grandes y de más variedad cuestan 500 pesos, detalla esta habanera.

A diferencia de Santiago de Cuba, en la capital decidieron no sacar a la Virgen. "Se está permitiendo que la gente pase a la iglesia y la vea poco a poco, de diez en diez", cuenta Ramón, otro feligrés residente en Centro Habana. "Lamentablemente, no dejan ni poner las flores que uno le compra afuera y justifican que es por el covid. Cuando uno intenta hacerlo, te dicen que no, que te debes llevar las flores para tu casa".

La Seguridad del Estado ha tratado de evitar con sus operativos alrededor de los templos que la jornada se convierta en otro día de reclamos de amnistía

En el exilio, los cubanos de Florida también veneran a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. En la ermita ubicada en Miami se realizará este miércoles una misa como colofón de un amplio programa de celebración donde además festejan el arribo hace seis décadas de su imagen. Este templo es la primera parada obligada para los balseros cubanos que logran llegar a Estados Unidos, para agradecer a la Patrona el haber logrado su hazaña con vida.

También en esta fecha, algunos rinden culto a Oshún, la deidad que la religión afrocubana sincretiza con la Virgen católica.

Durante muchos años, debido al ateísmo marxista-leninista impuesto por el régimen cubano, se prohibieron procesiones como las que en la actualidad están permitidas para celebrar a la Virgen de la Caridad del Cobre.

Fue una conquista largamente reclamada por las autoridades católicas y la feligresía que la Virgen saliera de los templos, recorriera las calles de Cuba y la gente pudiera acompañarla. El cambio se produjo en la década de 1990, sobre todo después de que en 1991 se determinó que los religiosos podían formar parte del Partido Comunista.

La primera vez que la imagen principal de la Virgen salió de su santuario fue en diciembre de 1936, cuando se celebró el Congreso Nacional Eucarístico, donde, además de coronarse, se reafirmó como la Santa Patrona de los cubanos.

En 1998, fecha en que el papa Juan Pablo II la coronó personalmente, su imagen original también se vio fuera del Santuario del Cobre. A los pocos años, entre 2011 y 2012, realizó un recorrido por todo el país, en celebración de los 400 años de su "aparición".

Tradicionalmente, a la Patrona de Cuba se han encomendado los familiares de los presos y en especial de aquellos que han sufrido prisión política. En su Santuario del Cobre alternan las ofrendas de los guerrilleros de la Sierra Maestra y sus familiares con los pedidos que a partir de 2003 hicieron las Damas de Blanco tras la represión de la Primavera Negra.

Este septiembre, la celebración llega con nuevos presos políticos encarcelados durante la jornada de protestas populares del 11 de julio pasado. La Seguridad del Estado ha tratado de evitar con sus operativos alrededor de los templos que la jornada se convierta en otro día de reclamos de amnistía para los arrestados.

El opositor Guillermo Fariñas, Premio Sájarov del Parlamento Europeo, fue detenido este miércoles en su casa, en la ciudad de Santa Clara, sin mediar ninguna causa, según declaró a la agencia Efe su madre, Alicia Hernández. Este 8 de septiembre fue arrestada también la activista María Elena Mir, según confirmó en sus redes Manuel Cuesta Morúa, y el reportero independiente Héctor Valdés Cocho.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18