Yunior García pide que "cese el linchamiento" contra los opositores en Cuba

El dramaturgo denuncia el corte de internet y la campaña de difamación orquestada desde el Gobierno

García, uno de los promotores del 15N, recordó que su "generación creció escuchando la frase: 'por tu bien, habla bajito'". (14ymedio)
García, uno de los promotores del 15N, recordó que su "generación creció escuchando la frase: 'por tu bien, habla bajito'". (14ymedio)

El oficialismo sigue con su campaña de difamación en contra de Yunior García Aguilera y del 15N, que inicialmente había sido convocada para el 20 de noviembre y que se decidió adelantar luego de que el Gobierno anunciara el Día Nacional de la Defensa para esa fecha.

"La bajeza es tal que nos han cortado los servicios de internet para que ni siquiera podamos defendernos desde nuestras redes", señaló el dramaturgo y miembro de Archipiélago. Aunque advierte que "el ingenio cubano también sabe cómo burlar estos bloqueos internos".

El activista dejó en claro un post de su perfil de Facebook: "Si hubiese justicia y tuviéramos 15 minutos en televisión nacional, toda la mentira que el poder ha fabricado, se derrumbaría al instante".

También pidió "con respeto que cese el linchamiento contra cualquier cubano que defienda honestamente sus principios, sea del color político que sea. Cuando decimos 'con todos y para el bien de todos', hablamos en serio".

"El pensamiento único, la censura y la persecución política han sido el pan de cada día para cualquier cubano que no se someta al control de los mayorales"

García, uno de los promotores del 15N, recordó que su "generación creció escuchando la frase: 'por tu bien, habla bajito'" y que algunos de sus amigos han salido de la Isla o sueñan con hacerlo pronto".

Explica que no quiere que le recarguen el teléfono ni que le envíen un par de zapatos, quiere que "Cuba sea la nación a la que todos puedan regresar cuando quieran, piensen como piensen, y de la que nadie más quiera marcharse".

Lamentó que en 2022 Cuba "cumpla 70 años sin democracia" y que las promesas revolucionarias sobre "derechos, justicia, libertad y elecciones libres" se convirtieran en un apéndice soviético. Y lo que "prometió ser verde como las palmas" se "envolvió en un manto rojo con una hoz y un martillo custodiando la estrella solitaria".

El dramaturgo también hizo referencia a que "el pensamiento único, la censura y la persecución política han sido el pan de cada día para cualquier cubano que no se someta al control de los mayorales. Y el fin de la Guerra Fría solo aumentó nuestra miseria. Somos sobrevivientes de una guerra inconclusa, en la que no fuimos ni vencedores ni vencidos, solo rehenes de un dogma obsoleto, de un clan de funcionarios aferrado al poder y a sus privilegios, de un capricho apuntalado con fusiles de fabricación rusa".

El 15 de noviembre, precisó García, "marcharemos sin odio" por "un derecho que jamás se nos ha respetado en 62 años de dictadura, pero vamos a conquistarlo con civismo. Todo el mundo estará mirando hacia Cuba ese día".

Esperando que ya no pasen más generaciones sin poder "elegir de forma libre su ideología, su partido o su presidente", como sucedió con sus padres, que han tenido que "resignarse a la decisión de otros" y ratificarlas "para evitar buscarse problemas".

"El 15 de noviembre puede y debe ser un día hermoso. Donde quiera que viva un cubano, sabemos que su corazón va a estar en Cuba"

Para el miembro de Archipiélago "es tiempo ya de decir lo que pensamos en voz alta". Aunque sabe que "el poder juega sucio, que da órdenes de combate contra su propio pueblo, que nos miente en la cara, que sería incluso capaz de infiltrar a sus paramilitares en la marcha para generar violencia y echarnos la culpa. Cada ciudadano deberá ser responsable de su conducta y defender la actitud pacífica y firme que hemos convocado".

No hay duda para Yunior que "el 15 de noviembre puede y debe ser un día hermoso. Donde quiera que viva un cubano, sabemos que su corazón va a estar en Cuba". Y confía en que "los poderosos no insistan en comportarse de manera cobarde contra sus propios ciudadanos. No repitan el crimen del 11 de julio. Ojalá que oficiales y soldados comprendan que no hay honor alguno en obedecer órdenes inmorales".

A quienes siguen usando como "chantaje" su trabajo con instituciones culturales, Yunior García les recordó que "trabajar es un derecho, no un privilegio" y que ha "entregado tanto o más de lo que he recibido".

Agradeció a sus maestros por la educación que le brindaron, pero al Gobierno le hizo saber que ya pagó todos sus estudios. "Sépanlo. Fui a todas las escuelas al campo, corté caña, recolecté papas en Artemisa y café en Pinares de Mayarí. Cumplí dos años de servicio social cobrando un salario de 'espejitos'".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11