La empresa estatal cubana amenaza con despedir a los carboneros si persisten en su protesta

Sus esposas han denunciado ante la Fiscalía después de que ellos se echaran atrás por miedo a represalias

Además del paro anunciado, los trabajadores también planean denunciar a Jaime García Oquendo, director de la empresa. (Trabajadores)
Los carboneros han sido amenazados con perder su empleo si no vuelven al trabajo. (Trabajadores)

La disputa entre los trabajadores de la Empresa Integral Agropecuaria de Las Tunas con los directivos de la entidad ha escalado un paso más. Según Martí Noticias, los carboneros, en huelga por los bajos salarios percibidos este enero, han sido amenazados por sus jefes y la propia Seguridad del Estado.

"Les dijeron que si continuaban haciendo eso [huelga] serían vistos como 'contrarrevolucionarios"' no como trabajadores, y se podría aplicar una medida disciplinaria para que no trabajaran más, es decir, expulsarlos de la empresa", dijo al medio con sede en Miami el pastor apostólico Yoel Demetrio, presidente de la Iglesia Misionera de Cuba, que ha ejercido de portavoz de los carboneros, a los que está apoyando.

"Les dijeron que si continuaban haciendo eso [huelga] serían vistos como 'contrarrevolucionarios"' no como trabajadores, y se podría aplicar una medida disciplinaria para que no trabajaran más, es decir, expulsarlos de la empresa"

Los trabajadores tenían pensado denunciar a Jaime García Oquendo, director de la empresa, oficial del Ministerio de Interior y exjefe de prisiones en la provincia, y a Vladimir Rodríguez Acosta, representante de los trabajadores, por robo de salario y corrupción pero, al parecer, las amenazas de las autoridades los llevaron a retractarse de una responsabilidad que han asumido ahora sus esposas.

"Un abogado les preparó toda la documentación y ellos, con esas presiones y temores, no quisieron ir a la Fiscalía para hacer la denuncia; sin embargo, las mujeres decidieron acudir ellas a la justicia. Cuando llegaron, la fiscal no quiso recibirles el reclamo", afirma Demetrio.

Tras una enérgica protesta, la Fiscalía Provincial de Las Tunas aceptó la denuncia y les indicó que el plazo para una respuesta es de 60 días que contarán desde este miércoles, cuando se registró el documento.

Además, la fiscal les informó que debían dirigirse al Órgano de Justicia Laboral de la empresa, donde fueron recibidas por el jefe de comercialización, Nelson Batista Serrano, y el propio Oquendo.

Según contó el pastor a Radio Martí, ambos atacaron verbalmente a las mujeres por haber denunciado ante la prensa independiente, lo que automáticamente las convertía en contrarrevolucionarias. A continuación, les advirtieron de que este jueves sus esposos serían convocados en su centro laboral para señalarles que, en caso de persistir en hacer huelga, serían expulsados de sus puestos de trabajo.

Los carboneros iniciaron el paro tras haber cobrado este enero apenas 113 pesos, a los que habría que sumar el adelanto de 1.000 pesos recibidos en diciembre. La suma de ambas cantidades no alcanza la mitad del salario mínimo anunciado por el Gobierno para 2021, situado en 1.910 por 40 horas y 2.100 por 44.

Además, no recibieron el estipendio que habitualmente perciben por los beneficios de un sector considerado estratégico por el Gobierno, que desde 2005 a 2019 (último año del que hay datos consolidados) ha exportado más de 266.100 toneladas del producto e ingresado a las arcas del Estado unos cien millones de dólares, de los que casi siete correspondieron a 2019..

La empresa alega que la caída de las exportaciones no permite el abono por beneficios, pero los trabajadores consideran que les están robando un dinero que les pertenece

La empresa alega que la caída de las exportaciones no permite el abono por beneficios, pero los trabajadores consideran que les están robando un dinero que les pertenece.

Su protesta se ha sumado a la de los estibadores de Sancti Spíritus, que también se han declarado en huelga por el bajo importe que percibirán al situarse el pago por saco cargado en apenas 0,50 pesos.

Las protestas organizadas de trabajadores estatales han sido son muy inusuales en Cuba, donde los sindicatos son una ramificación más del Partido Comunista. En los últimos años, el aumento del trabajo privado ha dejado algunas protestas sonadas, como las provocadas por taxistas o cocheros a caballo por las condiciones laborales impuestas, pero la Tarea Ordenamiento, que ha aumentado los salarios pero también -y en algunos casos mucho- las tarifas está provocando que algunos sectores empiecen a levantar la voz usando un derecho, el de huelga, conquistado por los movimientos obreros y que, paradójicamente, el Gobierno niega.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 19