El dólar se cambia a más de 40 pesos cubanos en el mercado paralelo

El derrumbe del peso después de la entrada en vigor de la unificación monetaria el 1 de enero es imparable

El dólar ha circulado en la Isla incluso cuando su tenencia estaba fuertemente penalizada. (14ymedio)
El dólar ha circulado en la Isla incluso cuando su tenencia estaba fuertemente penalizada. (14ymedio)

"Cada vez que voy a trabajar me llevo unos 6.000 pesos y se los cambio a los turistas recién llegados. No los dejo ni llegar a la casa de cambio: se los compro a la tasa oficial de 24 pesos y luego los vendo a 40, 41 o 42, dependiendo de cómo esté en el mercado", se jacta un trabajador estatal del sector turismo en la capital. Linares (nombre ficticio) está en primera línea para aprovechar el imparable derrumbe del peso después de la entrada en vigor de la unificación monetaria el 1 de enero.

En las páginas de clasificados y grupos de mensajería instantánea, las ofertas de dólares oscilan entre 31 y 60 pesos. Para los clientes que quieren grandes cantidades de divisas en billetes de mayor denominación, la tasa de cambio de uno por 40 en promedio.

"Hay gente inflando, que si 55 o 50", cuenta una jubilada que no tiene la suerte , como Linares, de estar en contacto con turistas, "pero no, ya he comprado desde el día primero dos veces a 40 pesos y es ese el monto que más he visto".

"Vendo dólares al cambio de 45 pesos cubanos. El monto es 1.000, de preferencia todos", dice un anuncio

"Vendo dólares al cambio de 45 pesos cubanos. El monto es 1.000, de preferencia todos", dice un anuncio. Otro ofrece "dólares americanos, uno por 40 CUP". Puesto que los fulas no se pueden adquirir por la vía legal a la tasa oficial de 24 pesos por un dólar, la oferta en el mercado paralelo responde a una necesidad pero hay que pagar el precio.

Además, hay que asumir el riesgo. La ley castiga "con privación de libertad de dos a cinco años o multa de trescientas a mil cuotas o ambas al que haga operaciones de cambio en mercados negros de monedas nacionales o extranjeras o por canales distintos a los legalmente establecidos".

"No hay posibilidades hoy de comprar monedas libremente convertibles (MLC), porque no existe disponibilidad suficiente para vender esas monedas a la población, por lo que hoy no hay un libre acceso", justificó en diciembre pasado en el programa televisivo Mesa Redonda la ministra-presidenta del Banco Central de Cuba (BCC). Esta situación persiste en la primera semana de enero, según pudo comprobar 14ymedio en un recorrido por varios bancos de la capital.

El desabastecimiento crítico que viven los mercados de alimentos y otros productos de primera necesidad deja a muchos como única opción las tiendas en divisas que instauró el Gobierno para hacer compras con tarjeta. Obtener productos básicos como leche, queso o salsa de tomate pasa por conseguir los dólares y depositarlos en una cuenta bancaria nacional en MLC.

"Todo lo que se come en mi casa desde hace tres meses lo he conseguido gracias a las compras que hago online con mi tarjeta en dólares. No tengo familia afuera, así que me toca zapatear los dólares para tener crédito a la hora de comprar. Algunas veces he tenido que pagar a 42 cada dólar, pero nunca he dado más que eso. Lo normal que encuentro está entre 37 y 40, no hay otra manera, solo así no nos hemos muerto de hambre", cuenta vía Telegram un programador residente en La Habana.

El mercado inmobiliario también se ha sintonizado con los nuevos tiempos. "Casa colonial en La Habana Vieja con 348 metros cuadrados en el casco histórico de la ciudad por 169.000 USD", reza un anuncio en Revolico. Los propietarios quieren "el dinero depositado en tarjeta en el extranjero", según advirtieron a un cliente que llamó para interesarse.

"Pasar los precios solo a pesos es un peligro, porque hoy nos levantamos y tienen un valor y mañana otro. Y no me refiero a lo que diga el Banco, me refiero a lo que dice la calle"

Los principales restaurantes de La Habana llevan meses preparándose para la unificación monetaria y, junto al "no aceptamos CUC", cada vez más tienen lectores de tarjetas que aceptan las nacionales en divisas, además de las universales Visa, Mastercard y UnionPay, con excepción de las que están vinculadas a una cuenta en EE UU.

"Pasar los precios solo a pesos es un peligro, porque hoy nos levantamos y tienen un valor y mañana otro. Y no me refiero a lo que diga el Banco, me refiero a lo que dice la calle, que es donde yo compro la cebolla, la carne de puerco y lo que necesito para mi restaurante", cuenta el propietario de una paladar próxima a Cárdenas, en la provincia de Matanzas.

"Todos los clientes que nos puedan pagar en dólares son bienvenidos y les daremos facilidades, rebajas, combos y otras ofertas especiales. El que pague en pesos puede ser que un día venga y se encuentre un precio y al otro día se encuentre otro", lamenta. "Ellos pueden poner una tasa de cambio fija pero nosotros no, porque nos regimos por el mercado".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 44