La bolsa de cemento supera los mil pesos, en lugar del precio estatal de 165

En 2019 había seis fábricas cementeras a lo largo del territorio nacional, pero el sector lleva décadas a media máquina

El desabastecimiento de materiales ha golpeado duramente la construcción de viviendas, reconoció Betsy Díaz Velázquez, ministra de Comercio Interior. (14ymedio)
El desabastecimiento de materiales ha golpeado duramente la construcción de viviendas, reconoció Betsy Díaz Velázquez, ministra de Comercio Interior. (14ymedio)

El cemento y algunos otros materiales de construcción no variarán de precio en medio del alza de costos que ha traído la Tarea Ordenamiento, según se informó este viernes en la Mesa Redonda de la Televisión Cubana. Sin embargo, el producto sigue desaparecido de las tiendas estatales y solo se encuentra en el mercado negro, donde su valor va en aumento.

El desabastecimiento de materiales ha golpeado duramente la construcción de viviendas, reconoció Betsy Díaz Velázquez, ministra de Comercio Interior. Desde enero pasado y tras los ajustes económicos la venta de materiales ha tenido una contracción en las 343 tiendas estatales de este tipo que funcionan en el país. 

"Se han mantenido en oferta, en lo fundamental, productos con inventarios antes del 31 de diciembre", detalló la titular, que compareció junto a los ministros de Industrias y de la Construcción. Incluso, cuando algunos de estos materiales llegan a los llamados rastros, se reservan solo para los clientes subsidiados y los damnificados por huracanes, agregó.

En el caso del cemento, la bolsa de 42,5 kilogramos de Portland P-350 mantiene su precio de 165 pesos, pero la ministra no pudo precisar si el producto regresará a las tiendas estatales en moneda nacional de donde ha desaparecido hace más de un año. 

La única opción para conseguir el productos actualmente es el mercado informal, donde supera los 1.000 pesos la bolsa, o acudir a las tiendas en divisas donde cuesta 10 dólares y escasea. Díaz explicó que el plan de producción para este año es de 1,02 millones de toneladas, ligeramente superior a 2020, pero lejos de las 4,27 millones de toneladas que la Isla produjo en 1958.

"Este producto tiene un precio mayorista centralizado y mantiene el minorista vigente antes de la Tarea Ordenamiento", aclaró Díaz. Para no subir su precio en los rastros, el Estado adoptó la decisión de "financiar las pérdidas para no trasladar a la población la ineficiencia o la obsolescencia de las fábricas".

Las declaraciones de la ministra provocaron decenas de comentarios, la mayoría de ellos con quejas por la falta de suministro. "Si si si. Todo muy bonito. Pero dónde están esos materiales. Si todos los materiales están por la izquierda", lamentó un internauta en el sitio oficial Cubadebate que reprodujo las declaraciones de Díaz.

Las declaraciones de la ministra provocaron decenas de comentarios, la mayoría de ellos con quejas por la falta de suministro

"Tantos subsidios del presupuesto del Estado solo significa que la producción no va a ser ni remotamente parecida a la demanda de estos materiales. Solo se producirá lo planificado", lamentó otro lector que pronosticó que los sacos del producto nada más llegar a "los almacenes ya tendrán dueño y los revendedores cobrarán muchísimo por estos productos".

En 2019 había seis fábricas cementeras a lo largo del territorio nacional, pero el sector lleva décadas a media máquina, tras la caída del campo socialista y el fin de los subsidios soviéticos. 

El cemento se ha convertido en los últimos años en un escaso "oro gris" que buscan con ansiedad todos los que quieren reparar una cocina, modernizar un baño o retocar una fachada. Desde 2018, el producto apenas aparece en las tiendas en pesos y está racionado en los rastros estatales para los damnificados de desastres naturales.

Según el sitio de análisis estadístico Foresight Cuba, la Isla ocupa "el último lugar en cuanto al consumo de cemento por habitante en América Latina", excluyendo a Haití, país del que no se conocen datos. El consumo promedio de América Latina en 2017 fue de 278 kg por habitante, pero Cuba consume solo el 45% de ese promedio, según los datos de la Federación Interamericana del Cemento.

La escasez se agravó con el paso de un tornado por La Habana en enero de 2019. Con miles de casas afectadas, el Estado garantizó una bonificación del 50% en el costo de los materiales de construcción para las personas con viviendas dañadas por el desastre en los barrios de Luyanó, Regla, Guanabacoa y Santos Suárez. 

Con la unificación monetaria y la subida de muchos precios de productos y servicios desde el pasado 1 de enero, la situación ha empeorado. El cemento se ha convertido en un elemento para el creciente trueque en los sitios de clasificados donde se canjea por carne de cerdo, teléfonos móviles y hasta leche en polvo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13