Las cintas amarillas de cuarentena se multiplican en Luyanó

Se mantienen cerradas zonas enteras del barrio por la presencia de varios focos de covid

Una de las áreas de confinamiento incluye a la arteria principal del municipio, la Calzada de Luyanó, una ruta muy popular y, por la que circulan los taxis colectivos que conectan el centro de la ciudad con las barriadas del sur. (14ymedio)
Una de las áreas de confinamiento incluye a la arteria principal del municipio, la Calzada de Luyanó, una ruta muy popular, por la que circulan los taxis colectivos que conectan el centro de la ciudad con las barriadas del sur. (14ymedio)

La Habana es por estos días una ciudad que vive a dos tiempos. Por un lado, se restablece el transporte público y los taxis privados vuelven a recorrer las calles, pero por otro, las cintas amarillas que rodean las zonas en cuarentena se multiplican. Así, el barrio de Luyanó, que tiene parte de su territorio cerrado bajo confinamiento.

Ubicado en el municipio Diez de Octubre, uno de los más poblados de la capital cubana, Luyanó no ha podido sumarse a la vuelta a la normalidad. Portales, manzanas completas y numerosos edificios siguen bajo vigilancia por la presencia de focos de coronavirus. Este lunes, las autoridades sanitarias reportaron un caso positivo por covid-19 en la zona.

Una de las áreas de confinamiento incluye a la arteria principal del municipio, la Calzada de Luyanó, una ruta muy popular, por la que circulan los taxis colectivos que conectan el centro de la ciudad con las barriadas del sur, con una población mayoritariamente de bajos ingresos. Ahora, los vehículos que transitan por la zona tienen prohibido detenerse en largos tramos de la avenida.

El primer foco en Luyanó se detectó en la calle Reforma tras una fiesta que se realizó en el barrio, según comentan a '14ymedio' vecinos del lugar

El primer foco en Luyanó se detectó en la calle Reforma tras una fiesta que se realizó en el barrio, según comentan a 14ymedio vecinos del lugar. El virus se dispersó a lo largo de nueve manzanas y generó uno de los más grandes focos de transmisión local ocurridos hasta ahora en La Habana. A finales de septiembre, las autoridades decidieron cerrar el área donde se confirmaron 22 casos positivos, y hasta ahora la cuarentena se mantiene.

En la zona confinada se han instalado carpas para la venta de comida a los residentes que no pueden traspasar las cintas policiales. Pero la falta de variedad y calidad de los alimentos ha provocado numerosas quejas. "Esto no se puede comer", lamentaba este domingo un vecino que compró en uno de esos kioscos un arroz con embutido. "Está malo, pero no hay otra opción", reconoció.

Los negocios privados de la zona tampoco han podido reabrir sus servicios, como sí lo han hecho en otros municipios. "Si esto se sigue demorando no sé si vaya a poder abrir otra vez, porque cada día cerrado estoy perdiendo mucho dinero", advierte Luis Marco, un trabajador por cuenta propia que junto a su esposa gestionan una pequeña pizzería cercana a la Calzada.

En la zona confinada se han instalado carpas para la venta de comida a los residentes que no pueden traspasar las cintas policiales. (14ymedio)
En la zona confinada se han instalado carpas para la venta de comida a los residentes que no pueden traspasar las cintas policiales. (14ymedio)

"Llevamos meses cerrados y ya no me queda ni dinero para poder comprar los materiales que me hacen falta para la reapertura", explica el emprendedor. "En todo este tiempo, además, he tenido que seguir pagando la licencia y los impuestos porque tenía miedo que: si entregaba temporalmente el permiso de trabajo después recuperarlo iba a ser un dolor de cabeza".

La policía vigila especialmente que los negocios particulares no incumplan con el cierre decretado en el área, sobre todo después de que un foco en un solar cercano a la popular cafetería Los Primos obligó a poner en cuarentena todas las intersecciones de la Calzada de Luyanó, desde Nuestra Señora de Regla hasta Villanueva. Los amplios portales y las aceras a ambos lados de la vía siguen acordonados para evitar el paso de transeúntes y la salida de los vecinos.

La situación ha generado mucha incertidumbre en una barriada que en enero de 2019 sufrió el paso de un tornado que destruyó decenas de casas y afectó a centenares de viviendas. A los problemas de infraestructura que agravó el evento meteorológico ahora se suma la difícil situación que ha provocado una cuarentena demasiado larga.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0