Las 'cajitas' chinas para ver la televisión digital en Cuba: caras y escasas

Sin especificar en qué tipo de tiendas o en qué moneda se comercializarán, el Gobierno anunció que desde abril prevé vender miles de decodificadores

El desabastecimiento y los altos precios hacen muy difícil para muchos cubanos la compra de decodificadores para la televisión digital. (14ymedio)
El desabastecimiento y los altos precios hacen muy difícil para muchos cubanos la compra de decodificadores para la televisión digital. (14ymedio)

Sin especificar en qué tipo de tiendas o en qué moneda se comercializarán en Cuba, el Gobierno anunció que desde abril prevé vender miles de cajas decodificadoras de la señal digital de televisión, llamadas popularmente cajitas, procedentes de China.

"Como en otros contextos, el estándar chino de televisión digital ha demostrado una enorme adaptabilidad en Cuba", declaró a la agencia Xinhua Eduardo González, doctor por la Universidad de Zhejiang. "Estamos avanzando por el camino correcto al expandir la televisión digital en toda la Isla", expresó.

De la comercialización de estos aparatos, más de 320.000 en 2021, se encargará el Centro de Innovación y Desarrollo del Grupo de la Electrónica (Gelect), según informó la prensa oficial tras una visita reciente de Miguel Díaz-Canel a esa empresa.

Sin embargo, el desabastecimiento y los altos precios hacen muy difícil para muchos cubanos la compra de los decodificadores.

"Desde hace casi un año se rompió la cajita de mi televisor y hasta el sol de hoy no me he podido empatar con un aparato de esos"

"Desde hace casi un año se rompió la cajita de mi televisor y hasta el sol de hoy no me he podido empatar con un aparato de esos", cuenta una ama de casa residente en Santiago de Cuba.

"El otro día vi que vendían una cajita a 2.500 pesos en unos grupos de Telegram y Facebook. Aquí todo hay que buscarlo con los revendedores, en las tiendas no aparece nada", afirmó una vecina del reparto Rajayoga en la misma ciudad.

Actualmente, en la Isla se transmiten tanto señales de televisión analógicas como digitales, por lo que muchas familias siguen usando una antena convencional colocada en el exterior de sus casas para captar algunos canales, pero carecen de la cajita para disfrutar de otras emisiones. Además, según el propio Gobierno, la mayoría de los receptores en el país son equipos de televisión analógica.

Una madre habanera relata que con la suspensión de las actividades docentes en los centros educativos debido a la pandemia, las clases de sus hijos ahora son por el Canal Educativo, el primero en apagarse analógicamente, y tampoco cuenta con un decodificador. "Yo intenté comprar uno cuando comenzaron las teleclases porque sin eso solo agarro dos canales, Cubavisión y Tele Rebelde, pero nada, no hay en ninguna tienda". En el mercado negro de la capital los aparatos se venden hasta en 3.500 pesos.

En el centro comercial Carlos III, que tiene comercios en pesos y en divisas, "no venden ni cajitas ni televisores con el decodificador integrado", aseguró un vecino de Centro Habana

En el centro comercial Carlos III, que tiene comercios en pesos y en divisas, "no venden ni cajitas ni televisores con el decodificador integrado", aseguró un vecino de Centro Habana a este diario. En el mismo municipio, en la tienda Roseland, está en venta un televisor marca LG de 45 pulgadas a 785 dólares que tiene incorporado el sistema para captar la señal digital.

Jorge Luis Perdomo, ministro de Comunicaciones, afirmó que la digitalización de la señal televisiva es un "proceso necesario para ahorrar energía eléctrica y modernizar la tecnología obsoleta", y aseguró que por el momento se cubre el 76% del territorio nacional con la señal de televisión digital y un 45% con alta definición.

El boom de esta tecnología llegó al país en 2013, cuando 45.000 hogares de La Habana recibieron los equipos donados por el Gobierno chino como parte de una primera prueba de la digitalización de la televisión. En los años siguientes se vendieron en la red de tiendas cajas receptoras de los distribuidores chinos Konka y Soyea con precios que iban de 38 y 50 CUC.

La transformación tecnológica utiliza la norma china Transmisión Digital Terrestre Multimedia (DTMB, por su sigla en inglés), considerada como "la más beneficiosa para los objetivos y necesidades del país", explicaron directivos del Ministerio de Comunicaciones. El Gobierno cubano en 2013 hablaba de un "apagón tecnológico" que culminaría en 2021 con la instalación total de la televisión digital y que traería "mayor calidad en el servicio".

La norma china, publicó el diario oficial Granma, "permite que se desarrollen y fabriquen en Cuba televisores híbridos y cajas decodificadoras, lo que contribuye, a su vez, a la soberanía tecnológica y capacitación de nuestros especialistas".

Sin embargo, a finales de 2014 se registró el primer desabastecimiento de las cajas decodificadoras en el país. El Gobierno compró equipos para vender en los primeros meses de 2015 pero solo iban a cubrir "entre un 25 y un 30% de la de­manda", informó Cubadebate. En la propia publicación del medio oficial ya no se veía como meta el año 2021 para la digitalización total de la televisión. Un funcionario de la corporación estatal Cimex afirmó que podía alcanzar un periodo de diez años: "En Cuba hay 3.358.000 televisores aproxi­madamente, pretender cubrir una demanda de manera radical es imposible".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12