El efectivo no llega al mediodía en los cajeros automáticos de La Habana

La escasez de billetes pone en jaque cualquier operación cotidiana en la ciudad

"Hay que salir temprano para marcar en las colas de los cajeros y esperar a que cuando abran los bancos los abastezcan", cuenta un habanero de 62 años. (14ymedio)
"Hay que salir temprano para marcar en las colas de los cajeros y esperar a que cuando abran los bancos los abastezcan", cuenta un habanero de 62 años. (14ymedio)

"No vale la pena ir a los cajeros que están en bancos chiquitos, solo encuentras dinero en los más céntricos", observa Pedro Luis, un habanero de 62 años que este martes recorrió varios municipios de La Habana para tratar de extraer efectivo de su cuenta bancaria. "Al final solo resolví en la calle Obispo, y porque esos están en una zona muy turística".

La escasez de efectivo pone en jaque cualquier operación cotidiana en La Habana. Desde pagar en una cafetería hasta abonar el servicio en una peluquería pueden verse obstaculizados por la falta de dinero. "Hay que salir temprano para marcar en las colas de los cajeros y esperar a que cuando abran los bancos los abastezcan, pero ya al mediodía la mayoría está vacío".

En el banco de la calle Conill, muy próximo a la avenida Ayestarán, una empleada achaca el problema a que "los precios de todo han subido y ahora la gente necesita más billetes para pagar". En la pequeña sucursal, ubicada en una zona por donde "no pasa mucha gente", el efectivo apenas dura unas horas en la mañana. "Aquí llegan personas de Diez de Octubre, Rancho Boyeros y hasta de la Lisa a intentar usar los cajeros".

Pero este martes, la frustración se pintaba en el rostro de los que se acercaban a este banco porque "antes de las diez de la mañana ya se nos había agotado el efectivo en el cajero aunque en la caja todavía se podía extraer ciertas cantidades pequeñas", reconoce la trabajadora de la sucursal. "El problema es que para hacer esa operación el nombre de la tarjeta debe coincidir con el del carné de identidad y hay mucha gente que extrae desde los cajeros con la tarjeta de otra".

"Pronto vamos a tener que salir con una carretilla para llevar el dinero que se necesita en un solo día porque ya en las billeteras no caben tantos papeles"

"Los billetes que más rápido se agotan son los de 50 y 100 pesos, por eso a veces se pueden sacar de 500, pero el cajero rechaza la operación si incluye una fracción que lleve varias denominaciones", explica a este diario. "También los clientes ahora vienen buscando más efectivo de una sola vez para no tener que hacer varias veces a la semana la cola, eso ha disparado la demanda".

"Pronto vamos a tener que salir con una carretilla para llevar el dinero que se necesita en un solo día porque ya en las billeteras no caben tantos papeles", ironizaba la tarde de este martes una joven que hacía la cola para el cajero ubicado en los bajos del Ministerio de Transporte en el municipio Plaza de la Revolución. "El efectivo se me va como agua y ya los billetes de 10 y 20 son casi inútiles porque nada cuesta tan barato".

Para sortear las dificultades, algunos negocios privados ofrecen al cliente la posibilidad de pagar por Transfermovil, la aplicación que permite lo mismo abonar la factura de la electricidad que hacer transferencias a otro cliente. "Mucha gente prefiere hacerlo así porque se ahorra la cola en el cajero", detalla Rodniel, empleado en un restaurante de la calle San Lázaro. "Nuestra clientela es mayoritariamente joven y en esas edades está muy generalizado el uso de Transfermovil".

En algunos hoteles se ha extendido la norma de que solo se puede pagar con tarjetas magnéticas, que pueden ser en pesos cubanos, moneda libremente convertible o pertenecer a algún banco extranjero. "No trabajamos con efectivo", aclara un empleado de la cafetería del recién inaugurado hotel Grand Aston en el litoral habanero. Algunos clientes, al momento de cerrar la cuenta agregan una propina en CUP para los camareros.

"Caminé por toda la calle Línea, desde el túnel cerca de Playa y no encontré un solo cajero con dinero. Al final terminé en el banco de 23 y J, que como es tan céntrico tenía efectivo pero, claro, la cola que hice fue de más de una hora", lamentaba la noche de este martes otro cliente que tuvo que demorar su cena en un restaurante porque "solo aceptan el pago en efectivo". Para cuando finalmente logró hacer la extracción, ya eran más de las diez, y el momento romántico con su novia había quedado deslucido.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5