Se enfrentan con la policía para que les permitan salir en balsa de Cuba

"Si no cabemos en este país, dejen que decidamos sobre nuestras vidas", pide uno de los pobladores de El Cepem, en Artemisa

Imágenes de las protestas de pobladores de un asentamiento en Playa Baracoa. (Collage)
Imágenes de las protestas de pobladores de un asentamiento en Playa Baracoa. (Collage)

A pesar de la represión en cada uno de los lugares donde se han producido manifestaciones en días atrás, decenas de cubanos protagonizaron este lunes una nueva protesta. En esta ocasión, fue en el poblado de El Cepem, del Consejo Popular Costa Norte, Caimito, en Artemisa, luego de que la policía intentara impedir la salida de varias balsas irregulares. El lugar, que ha tomado el nombre de las siglas de una unidad militar cercana, se ha convertido en un asentamiento ilegal con viviendas precarias y fuertemente amenazado por los castigos oficiales de desalojo.

"Si no nos quieren, porque somos una comunidad ilegal, si no cabemos en este país porque nuestro salario no nos alcanza para comprar en las tiendas en divisa, si no hay petróleo para que las termoeléctricas funcionen", permítanos decidir por nuestras vidas, intentaba razonar con los agentes uno de los vecinos del lugar, erigido en portavoz de los pobladores agredidos.

En un video difundido por el exiliado Albert Fonse, se observa el momento en que tropas especiales irrumpen violentamente en varios hogares, provocando la indignación de los pobladores. El altercado terminó en un enfrentamiento que dejó varias personas lesionadas y al menos seis detenidos, según denunciaron los testigos de los hechos.

"Son como los padres que tienen cuidado al niño y no lo dejan aprender a ir a la calle, entonces cuando va a la calle el niño no sabe cómo manifestarse"

En las imágenes transmitidas se ve a un hombre que en representación de los pobladores plantó cara a los funcionarios, según quedó plasmado en otro video. "No nos cuiden de esa manera", dice el vecino a policías uniformados. "Son como los padres que tienen cuidado al niño y no lo dejan aprender a ir a la calle, entonces cuando va a la calle el niño no sabe cómo manifestarse". Y sentencia: "Permítanos la oportunidad de decidir por nuestras vidas".

El hombre, que se describe como padre de una niña de ocho meses, asegura que no andan robando nada a nadie, y que cuando encuentran "un artefacto de esos", refiriéndose a las embarcaciones caseras, suponen miles de pesos reunidos por cada familia para poderse ir. "No queremos hacerles la contra a ustedes, no queremos que vengan esas personas a agredirnos y nosotros tener que tener esta respuesta", reitera.

Este cubano insistió en su petición de que no nos agredan cuando están "haciendo una chalupa, que lo que deberían es ponernos una medalla... Lo que deberían hacer es un monumento a los balseros", dejando en claro que la salida de los cubanos representan remesas para la Isla.

El flujo de balseros responde al empeoramiento de la crisis humanitaria y económica que se vive en la Isla, con un recrudecimiento de la represión y el deterioro económico, que incluye un alza del costo de la vida, la devaluación del peso cubano y un aumento de la incertidumbre sobre el futuro. En los últimos diez meses, han entrado a territorio estadounidense por tierra casi 178.000 cubanos, con lo que se superan las cifras registradas en la crisis de los balseros del Mariel, en 1980, y la de 1994.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 14