3ª y 70, el fin de un reinado

El antes selecto mercado se asemeja cada vez más a una humilde bodega del mercado racionado

El mercado de las calles 3ra y 70 en el municipio Playa, La Habana, fue una vez un lugar con un amplio surtido de productos a donde acudían diplomáticos, cuentapropistas y nuevos ricos. (14ymedio)
El mercado de las calles 3ra y 70 en el municipio Playa, La Habana, fue una vez un lugar con un amplio surtido de productos a donde acudían diplomáticos, cuentapropistas y nuevos ricos. (14ymedio)

Era la tienda de los cuentapropistas, los diplomáticos y los nuevos ricos, pero el Mercado de 3ª y 70 perdió ese lugar tras meses tras contagiarse del desabastecimiento que afecta al resto de establecimientos. Ahora, a escasas semanas de que los cubanos reciban el nuevo año, pasear entre sus neveras destapa las nostalgia de cuando estaban llenas y de aquellos años en que pagar en sus cajas contadoras era un símbolo de estatus social.

Uno de los lugares emblemáticos de la dolarización de la Isla, iniciada a mediados de los años 90, no logra sortear los problemas de liquidez que vive el país. Las escenas de clientes lanzándose preocupados a las botellas de agua o a los pocos paquetes con rollos de papel sanitario que se han vendido en 3ª y 70 en las últimas semanas, hacen que el antes selecto mercado se asemeje más a una humilde bodega del mercado racionado.

El problema de los suministros, agravados por el paso del huracán Irma y los destrozos que dejó en la economía nacional, toca a todos los sectore

El problema de los suministros, agravados por el paso del huracán Irma y los destrozos que dejó en la economía nacional, toca a todos los sectores. Los angustiados consumidores han ampliado la lista de búsqueda de los productos deficitarios y llegan desde todos los municipios hasta la enorme tienda conocida como "70", por la calle en la que está ubicada en el municipio habanero de Playa.

Si alguna vez recorrieron sus pasillos extranjeros o cuentapropistas con una lista de mercancías para una cena especial, el almacén de una paladar o satisfacer a algún exigente comensal, ahora llegan obreros, gente de barrios pobres y trabajadores estatales de escasos recursos. Vienen pensando encontrar a la reina de las tiendas habaneras bien surtida, como una vez estuvo, pero se encuentran con sus estantes casi vacíos y la mirada perdida de sus empleados.

________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 26