Curarse en salud en tiempos de inflación galopante

Un vendedor privado de especias halla la fórmula para no oír las quejas de los clientes

Vendedor de especias en La Habana, este jueves. (14ymedio)
Vendedor de especias en La Habana, este jueves. (14ymedio)

Entre kioscos de venta gestionados por los militares, un vendedor privado de especias en el mercado del Ejército Juvenil del Trabajo de la calle Tulipán parece haber hallado la fórmula para evitar que su local se convierta en un parlamento de quejas a la Tarea Ordenamiento y el alza de los precios de los alimentos, que se ha disparado desde inicios de este año.

Para curarse en salud, el cuentapropista colgó un cartel que reza: "¡Atención! Los productos subieron a 10.00 (pesos), por favor evítese los comentarios malintencionados". No es excesivo su cartel.

El Gobierno también ha lanzado a las calles a incontables militantes del Partido Comunista y cederistas fieles para recabar información sobre "comerciantes inescrupulosos"

Junto a los inspectores que ponen multas a los vendedores que osen subir demasiado los precios, el Gobierno también ha lanzado a las calles a incontables militantes del Partido Comunista y cederistas fieles para recabar información sobre "comerciantes inescrupulosos", clientes indignados por el costo de la vida y todo aquel que haga de una cola una plaza pública de quejas contra la Plaza de la Revolución.

Son días de hablar en voz baja y de cuidarse del otro, y el vendedor de especias bien que lo sabe.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2