Un apagón frustra a decenas de clientes en una tienda en divisas de La Habana

"Con bastantes dólares extorsionan a la gente aquí, para que no tengan corriente", protestaba una mujer en voz alta

Supermercado de 3ra y 70, en Miramar, La Habana, en apagón. (14ymedio)
Supermercado de 3ra y 70, en Miramar, La Habana, en apagón. (14ymedio)

Los cortes de electricidad programados no perdonan ni a los comercios rentables. Este lunes, lo sufrió el Centro Comercial de 3ra y 70, en Miramar, La Habana, tres veces. Después de irse la luz por primera vez, pusieron a funcionar un grupo electrógeno, pero este se agotó con rapidez. La segunda vez, encendieron una segunda planta, que también dejó de funcionar enseguida. La tercera vez que llegó el apagón, ya no hubo equipo auxiliar que poner, y el comercio se quedó completamente a oscuras.

Las explicaciones de los empleados no paliaban el disgusto de los clientes. "Con bastantes dólares extorsionan a la gente aquí, para que no tengan corriente", protestaba una mujer en voz alta. Mientras, otras trabajadoras gritaban que se acercaran a las cajas más cercanas a las vitrinas, las que podían alcanzar luz natural.

"No puedes grabar aquí, por favor, perjudicas la imagen de la tienda", le dijo una cajera a un joven que sacó su celular para fotografiar los pasillos a oscuras. "Igual la imagen de la tienda no es que sea muy buena", le contestó el muchacho.

El supermercado de 3ra y 70 es uno de los más grandes de la ciudad que vende sus productos en divisas. También fue una de las primeras tiendas que se dolarizó cuando las flexibilizaciones económicas de los años 90, y a su alrededor abundan las embajadas, las casas de diplomáticos y las viviendas de familias más acomodadas, por lo que es considerado un comercio con un clientela un tanto exclusiva.

Pero ni siquiera esta ubicación y la particularidad de sus consumidores han salvado al local del desabastecimiento, las peleas en las colas y el deterioro de su instalación. Para evitar que se vean los estantes semi vacíos, la administración del Centro coloca un mismo producto repetidas veces, una práctica muy frecuente en las tiendas estatales cubanas. Este lunes, la secuencia de latas de una misma verdura o la hilera de pomos de mostaza intentaba esconder la realidad de que ni siquiera estos mercados tienen una gran variedad de mercancías.

La zona de la carnicería era la que mostraba la menor cantidad de opciones. De no ser por los productos de los negocios privados, las neveras del local hubieran estado prácticamente desiertas, carentes de lácteos, congelados o las anheladas cajas de cuartos de pollo y de pechugas, que tanta demanda tienen en un país donde nadie sabe cuándo volverá a toparse con ciertos alimentos.

Este lunes, en un momento dado y ante el disgusto de los compradores, los empleados los mandaron a salir. Justo cuando habían salido casi todos, regresó la corriente, y la gente viró en estampida. "¡Volvió la luz, volvió la luz!".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0