Los ganaderos cubanos prefieren pagar la multa que entregar la leche al Estado

En Ciego de Ávila solo ha podido contratarse el 33% de la leche para 2023 y "faltan todavía unos 8 millones de litros"

Los impagos del sector estatal contribuyen a desincentivar al productor. (14ymedio)
Los impagos del sector estatal contribuyen a desincentivar al productor. (14ymedio)

Los ganaderos de Ciego de Ávila se han plantado y prefieren pagar al Estado los 10 pesos de multa por litro de leche no entregado antes que vendérselo. Así lo confiesa Leonardo Pérez Rodríguez, subdelegado de Ganadería en la delegación provincial de la Agricultura, que reconoce graves problemas para contratar con los productores. A pocos días del comienzo de 2023, solo ha podido contratarse el 33% de la leche y "faltan todavía unos 8 millones de litros".

Este 2022 no ha acabado nada bien en la provincia, según las autoridades, que sitúan el déficit de leche en 3 millones. "Vamos a entregar más de un millón y medio respecto al 2021; sin embargo, no debemos cumplir lo pactado en 2022, que fue superior", asegura.

Osvaldo Morales Batista, director del Lácteo en Ciego de Ávila, explica que la zona del norte, desde donde habitualmente llegaba la mayor cantidad de leche, "los carros prácticamente vienen vacíos".

Osvaldo Morales Batista, director del Lácteo en Ciego de Ávila, explica que la zona del norte, desde donde habitualmente llegaba la mayor cantidad de leche, "los carros prácticamente vienen vacíos"

Según sus cálculos, los vehículos llegan con, aproximadamente, 18.000 litros –aunque en las últimas semanas han estado acarreando solo 11.000– que apenas alcanzan para cubrir las dietas médicas, que demandan 15.000. "¿Qué quedaría para la entrega a niños menores de siete años?", se pregunta retóricamente el texto de Invasor, que recoge la situación.

La nota recuerda que ya en mayo se veía venir la situación, cuando la directora comercial del Lácteo, Yulema Yero Pérez de Corcho, expuso que solo con los 34.000 litros diarios que obtenían no era posible cumplir todos los encargos. En aquel momento, Sancti Spíritus estaba enviando entre 10.000 y 20.000 litros por no poder procesar su leche a causa de "problemas en su industria". Desde entonces, la situación se ha agravado.

Morales Batista añade que a Ciego de Ávila está llegando leche desde otras partes del país, que no precisó, y que podría intentar cubrirse la demanda con leche en polvo importada, pero que la situación "no es sostenible". Entre 2015 y 2019 la Isla gastó más de 600 millones de dólares en leche en polvo, un producto que importa, principalmente, de Nueva Zelanda (la entera) y Bélgica (la desnatada).

Aunque las autoridades apuntan a la sequía como una de las causas por las que bajó la cantidad de leche entregada, ni siquiera ellas esconden que la raíz está en el malestar de los ganaderos con el Estado. Misleidy Abad Modey, primera secretaria del Partido en Majagua, pide "intercambios sinceros" después de que el Lácteo dejara acumulara tres meses de deudas con los ganaderos.

En la contratación, señalan, han visto cómo hay "ganaderos que se han levantado y se han ido, otros que no han asistido a la convocatoria en su base productiva, hasta quienes han planteado de antemano, con total naturalidad, pagarle a la industria los 10 pesos por cada litro no entregado para poder disponer de la producción".

El diario afirma que el director del Lácteo contaba "estupefacto" estos sucesos, aunque admite que es un gran estímulo poder vender cada litro por la izquierda a 100 pesos, obteniendo una ganancia diez veces superior.

Nexy Véliz Naranjo, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista, afirma que es obligatorio cumplir con el plan, ya que el Estado entregó la tierra a cambio de la producción

Lo peor, en todo caso, es el reconocimiento de que no existe una propuesta para mejorar la situación. Nexy Véliz Naranjo, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista, afirma que es obligatorio cumplir con el plan, ya que el Estado entregó la tierra a cambio de la producción, pero a la vez asume que, "incluso rescindiendo la tenencia de la tierra, tampoco se garantiza que, hacia donde vayan esas vacas, cada una aporte sus 2,5 litros de leche diarios".

El problema que hoy aborda Invasor se da a escala nacional, como constató 14ymedio en un reportaje publicado el pasado 11 de diciembre. En el texto, un productor de Camajuaní, Bruno, relataba que la mayoría de ganaderos que conoce entrega un 80% de la producción al plan y vender el resto en el mercado informal para obtener ganancias y pagar la multa. "Eso no falla", aseguraba, "pero habrá que ver cuánto dura".

En el texto, varios ganaderos de la zona comentaban los problemas que enfrentan para cumplir con unos contratos que exigen más de lo que se puede dar con los actuales recursos y el dinero que el Estado ofrece, sin contar con los impagos. Por este motivo, muchos están dejando el sector o invirtiendo lo que tienen en otros menos controlados, lo que disminuirá la oferta de leche. El pez que se muerde la cola.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5