"Me niego a hablar de ella en pasado", dice el hermano de la joven desaparecida en Ranchuelo

Yeniset Rojas Pérez, de 33 años, desapareció a plena luz del día el pasado 18 de marzo mientras regresaba de su trabajo

En el momento de su desaparición, Rojas trabajaba como administradora del preuniversitario de Ranchuelo. (Facebook)
En el momento de su desaparición, Rojas trabajaba como administradora del preuniversitario de Ranchuelo. (Facebook)

Hace 45 días que la risa de Yeniset Rojas Pérez no resuena entre las paredes de su casa de Ranchuelo en Villa Clara. La mujer de 33 años desapareció, a plena luz del día, el pasado 18 de marzo mientras regresaba de su trabajo y, desde entonces, la angustia se ha adueñado de sus familiares y amigos.

Yerandy Fleites, dramaturgo y hermano de Rojas, califica de "devastador" el impacto que la ausencia de la mujer ha tenido sobre sus seres queridos. "Es una persona de vida sencilla, divorciada, dedicada a la crianza de su niña de 10 años y al cuidado de nuestra madre que tiene grandes problemas de salud", detalla.

En el momento de su desaparición, Rojas trabajaba como administradora del preuniversitario de Ranchuelo. La última vez que la vieron fue aquel viernes sobre las 11 de la mañana cuando regresaba del centro docente hacia su vivienda, un trayecto que discurre por "una zona superpoblada, repleta de interacción, de tráfico".

Cuando las horas comenzaron a pasar y Rojas no llegó a su casa, la familia supo de inmediato que algo había sucedido. "La denuncia a la policía intentamos llevarla a cabo el mismo viernes 18 pero según los protocolos hay que esperar 24 horas, por lo que hubo que realizarla entonces el sábado 19".

"Me parece mentira que tengamos desaparecidos en Cuba y que ningún medio masivo de comunicación se haga eco de la noticia"

Fleites cataloga de bueno el trato que recibieron de la policía desde el principio de la investigación, pero critica a las autoridades que no los han apoyado en el duro trance que están viviendo. "No ha habido un tan cacareado 'trabajador social' que asista a esta familia, no ha existido nada de nada", apunta.

Rojas era el pilar fundamental de su hogar, "una verdadera guerrera de la vida", explica su hermano, quien asegura que la ausencia de la mujer es "una pesadilla que parece no tener fin". El dramaturgo critica la indiferencia oficial hacia el caso: "Esa apatía la sentimos, la hemos sentido, se siente".

"Me parece mentira que tengamos desaparecidos en Cuba y que ningún medio masivo de comunicación se haga eco de la noticia", escribió Fleites en su cuenta de Facebook cuando se cumplieron 19 días sin tener una fe de vida de su hermana. Desde entonces, mantiene en las redes sociales el reclamo para que la desaparición de Rojas se difunda en los medios nacionales.

"Temo que el silencio, este silencio de ahora mismo, este silencio que se acumula peligrosamente, se extienda sobre 'el caso' y se comience a olvidar", escribió entonces y ahora lo reitera: "nosotros estamos haciendo lo que han sido incapaces de hacer los medios y la prensa oficial".

En contraste, la solidaridad de los vecinos ha estado presente todo el tiempo. "El pueblo, el barrio, la familia, los amigos, formaron varias partidas y la buscamos durante varios días (a cualquier hora) por los alrededores del pueblo. El apoyo humano, ese apoyo ha sido fundamental y es la cosa que más fuerzas da en el mundo. Hemos tenido a disposición nuestra desde un carro, pasando por un machete, hasta la pastilla que hoy por hoy no existe ni en los centros espirituales".

El dramaturgo critica la indiferencia oficial hacia el caso: "Esa apatía la sentimos, la hemos sentido, se siente"

Aunque la investigación policial continúa, Fleites teme que se haya perdido mucho tiempo y que "desde el principio se pudo hacer más, mucho más, empezando por visibilizar el caso como una cuestión de Cuba no de Ranchuelo, y que eso permitiera tal vez poner en función de la investigación métodos, técnicas, recursos, inteligencias, etcétera".

La madre y el padre de Rojas reciben poca información sobre el curso de la investigación: "Apenas se les tiene en cuenta, pasa una semana y no va nadie" de la policía a actualizar a los familiares sobre el proceso. Sin datos nuevos, la angustia crece, pero Fleites se aferra a la esperanza.

"Me niego y me negaré a hablar de ella en pasado", puntualiza y en su muro de Facebook el dramaturgo ha publicado varias fotos de una niña de rostro pícaro abrazada a su hermano. En la más reciente, Yeniset Rojas Pérez, ya adulta, mira directamente a la cámara y sonríe. "Ella no está sola", se lee junto a la imagen.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5