Tres heridos en el colapso de un edificio en La Habana Vieja, cerca de Prado

Con la ayuda de perros, los bomberos buscaban otras posibles víctimas

Varios camiones de bomberos y un vehículo de las Tropas Especiales acudieron al lugar del siniestro, donde se aglomeró una gran cantidad de personas. (14ymedio)
Varios camiones de bomberos y un vehículo de las Tropas Especiales acudieron al lugar del siniestro, donde se aglomeró una gran cantidad de personas. (14ymedio)

Un edificio residencial de dos pisos, ubicado en la calle Refugio, entre Prado y Morro, colapsó al mediodía de este jueves en La Habana Vieja. Los vecinos del lugar notificaron a 14ymedio que al menos tres personas habían sido extraídas de los escombros y remitidas al hospital, pero aún no se conoce el número exacto de víctimas o si hubo algún fallecido.

Varios camiones de bomberos y un vehículo de las Tropas Especiales acudieron al lugar del siniestro, donde se aglomeró una gran cantidad de personas. "Una señora mayor fue la primera que sacaron. Después, a otro señor. Y por último se llevaron a una muchacha", expuso una vecina a este diario.

"Ahí queda gente", sospechó, señalando a los perros que ladraban y olfateaban los escombros. "Era un lugar muy concurrido por el que pasaba todo el mundo. La acera de la sombra". El barrio también era conocido porque allí se situaban unas oficinas del Ministerio de Educación y el bar Intermezzo, reconvertido en comedor social y finalmente clausurado.

Otro de los habitantes del barrio señaló que se trataba de "un edificio muy habitado", en el que había niños. "Ahí se sienta todo el mundo a hacer la cola de la bodega. Incluso yo parqueo mi motor en esa zona, para que no coja sol", dijo.

Los vecinos especulan que el derrumbe se produjo por el grave deterioro de las columnas y la estructura. "La columna central estaba cediendo desde hace días", indicaron, "si pasaban la mano salía polvillo: eso es humedad". Al quebrarse las columnas cayó todo el armazón.

Al terminar la revisión manual, los bomberos comenzaron a remover los escombros con una retroexcavadora, lo cual hizo suponer a los vecinos que no quedaba nadie más bajo las ruinas. "Lo más alarmante", afirmaron, "es que el edificio no se veía en tan mal estado. Hace unos días notaron los pilares resquebrajándose y luego todo se desplomó. Todavía se ven las butacas, las camas, todo lo de las casas..."

Los transeúntes se muestran cautelosos a la hora de tomar fotos y videos del evento, pues sospechan que el vehículo con Tropas Especiales –y varias patrullas de la Policía que arribaron más tarde– están allí para neutralizar cualquier protesta derivada del siniestro y para detener a quienes pretendan utilizar las imágenes del accidente como denuncia.

El pasado agosto, el techo de un edificio en la calle Habana, entre Aguiar y Muralla, en la zona más antigua de la capital, también se desplomó. Sin saber qué hacer, los vecinos recogieron sus pertenencias y salieron a la calle en señal de protesta. Varios días después, al no obtener respuesta de las autoridades para su reubicación, salieron nuevamente a manifestarse y cerraron la calle.

Los transeúntes se muestran cautelosos a la hora de tomar fotos y videos del siniestro, por la presencia de patrullas y vehículos militares. (14ymedio)
Los transeúntes se muestran cautelosos a la hora de tomar fotos y videos del siniestro, por la presencia de patrullas y vehículos militares. (14ymedio)

Eventos como este se han hecho cada vez más frecuentes en la capital, mientras los habaneros observan cómo el Gobierno construye hoteles de lujo a gran velocidad.

En la zona donde ocurre la mayoría de los accidentes, muy próxima al litoral, se han erigido en los últimos años varios alojamientos cinco estrellas como el Iberostar Grand Packard y el hotel Paseo del Prado. En el área también abundan las cuarterías y las viviendas de más de un siglo que apenas han recibido mantenimiento en las últimas seis décadas.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 23