Los impagos ponen contra las cuerdas a la empresa eléctrica estatal

La entidad ha recaudado un 52%, lo que "incide en su estado financiero, del cual depende la continuidad de sus operaciones y el pago a los trabajadores"

El Gobierno cubano ha negado quee los apagones sean por falta de combustible. (Heriberto Machado Galiana/El Toque)
La escasez de combustible ha provocado que la empresa eléctrica vuelva a pedir a los usuarios que ahorren al máximo para evitar cortes. (Heriberto Machado Galiana/El Toque)

Se acabó el período de gracia. Con la entrada de La Habana en fase III de la etapa post covid, los clientes de la empresa estatal eléctrica vuelven a tener que pagar sus facturas y las autoridades aprietan, porque la situación es delicada.

Leisy Hernández González, directora comercial de la entidad, señaló que los aplazamientos realizados durante este periodo han dejado las cuentas de la empresa muy dañadas. Hasta la fecha, dijo la funcionaria, la eléctrica solo presenta un 52% de recaudación, lo que "incide en su estado financiero, del cual depende la continuidad de sus operaciones y el pago a los trabajadores".

Además de esto, la empresa ha debido hacer frente a las deudas con el Banco Central de Cuba para mantener el suministro de quienes no pagaban, dijo el director de la entidad, Mario Castillo Salas.

Los funcionarios participaron en un encuentro de grupos oficialistas en el que hicieron hincapié, una vez más, en la importancia de ahorrar electricidad, algo que debería intensificarse a partir del mes de noviembre

Los funcionarios participaron en un encuentro de grupos oficialistas en el que hicieron hincapié, una vez más, en la importancia de ahorrar electricidad, algo que debería intensificarse a partir del mes de noviembre, justo cuando se produce el cambio de hora, a partir de este domingo a la 1 am.

Con el inicio de la epidemia de coronavirus, el Gobierno autorizó a retrasar los pagos del suministro eléctrico por el cierre de las oficinas, aunque recomendó hacerlo si era posible mediante otros tipos de pago no presencial. Con la reapertura de los locales, las deudas debieron satisfacerse, pero en La Habana el grave rebrote que forzó el cierre de la capital en septiembre, se había vuelto a la situación anterior. Ahora, la funcionaria ha recordado que los pagos deben hacerse conforme a las fechas establecidas.

En este sentido, quienes deben más de 60 días tienen que pagar en octubre las deudas desde agosto, en noviembre las de septiembre y octubre y en diciembre las de noviembre y el mes en curso. En cambio, quienes están al día en los pagos, disponen de 10 días para satisfacerlo desde el aviso de la compañía.

La empresa también ha recordado que los trabajadores por cuenta propia que han mantenido su actividad e ingresos durante la pandemia deben mantener al día sus cuentas con la empresa, al igual que quienes deben dinero por fraude o robo de energía.

Los funcionarios también explicaron que desde hace 15 días ha vuelto a aplicarse la Ley Eléctrica que permite suspender el servicio a quienes incumplen los términos del contrato. En este sentido, indicaron que se están realizando unos 3.200 cortes diarios e invitaron a la población a negociar la flexibilización de los pagos pero teniendo siempre presente que no se va a dejar de cobrar.

La pasada semana, Héctor Sánchez Caraballo, de la delegación de Santiago de Cuba de la empresa eléctrica, situó los impagos en 6,9 millones de pesos para el sector residencial y 0,5 millones en el estatal, por lo que se procedió a cortar la luz a 8.800 viviendas.

En Santiago de Cuba se situaron los impagos en 6,9 millones de pesos para el sector residencial y 0,5 millones en el estatal, por lo que se procedió a cortar la luz a 8.800 viviendas

La situación energética en Cuba es grave desde hace aproximadamente un año, cuando comenzó lo que en su momento Miguel Díaz-Canel llamó "situación coyuntural", una etapa que esperaban superar con los envíos de petróleo procedente de Irán y desviado desde Venezuela. Sin embargo, la escasez no ha logrado superarse en todo este tiempo y no hay mes en el que la prensa oficial haya dejado de pedir a los clientes que hagan el esfuerzo de consumir menos, porque se desbordaban las previsiones (y las provisiones).

En abril, el consumo energético aumentó de manera desorbitada debido al confinamiento y provocó una subida del gasto nacional de un 10%, a pesar del cierre de algunas empresas y grandes instalaciones hoteleras, que son los mayores consumidores. En aquella ocasión las autoridades responsabilizaron a los ciudadanos del elevado consumo y les pidieron contención.

Meses después, ya en agosto, el gasto volvió a desviarse de las previsiones, esta vez en apenas un 1,1%, pero fue suficiente para que las autoridades volvieran a apelar a la población a moderarse. Esa vez, el Gobierno fue más lejos aún y el propio viceprimer ministro Ramiro Valdés Menéndez llegó a pedir a los consejos energéticos municipales que identificaran a los altos consumidores en residencias y servicios estatales.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3