Si quieren turrón cubano, páguenlo en dólares o búsquenlo en Italia

El maní desaparece de los comercios de la Isla debido a los altos precios de la materia prima y a su exportación

A la legumbre los cubanos le deben mucho, especialmente durante los años duros de la crisis de los 90. (14ymedio)
A la legumbre los cubanos le deben mucho, especialmente durante los años duros de la crisis de los 90. (14ymedio)

Garapiñado con azúcar, en cucuruchos con sal, en turrón molido o en grano. La versatilidad del maní y su consumo en las calles de Cuba hacen que sea un alimento de venta común cerca de las paradas de ómnibus, las piqueras de taxis colectivos, los lugares recreativos y las playas.

Este producto consustancial al cubano, hasta en las canciones, está ahora en vía de desaparición en la Isla. Los clientes achacan la ausencia no solo a los altos precios de la materia prima sino también a la exportación del producto.

Un anciano jubilado residente en La Habana que vende cucuruchos de maní para mantenerse a él, a un hijo discapacitado y a su mujer asegura que lleva "casi un mes" sin poder comprar el producto para su negocio, que realiza de manera informal, sin licencia.

"Los campesinos no quieren sembrar maní porque con esto del ordenamiento les han puesto precios muy rígidos para vender y no les da negocio"

La razón, según dijo a 14ymedio, se debe a que "los campesinos no quieren sembrar maní porque con esto del ordenamiento les han puesto precios muy rígidos para vender y no les da negocio".

En un recorrido por varios puntos de venta de la capital, se pudo constatar que no hay rastro de esa semilla ni en los mercados privados ni en los estatales. El dueño de una panadería-dulcería privada en el municipio de Plaza de la Revolución, que comercializa varios derivados del maní, como turrones y garapiñados, explica que a sus proveedores "ya no les da negocio" llevarle la mercancía a un precio que le dé ganancia y tenga salida en el mercado porque ha subido mucho el costo del grano.

En la misma situación se encuentra Marcelino Castañeta Chambilla, quien es dueño de un taller productor de turrones de maní en Alamar. Castañeta comunicó este lunes a sus clientes por medio de las redes sociales que lleva más de tres meses esperando por el grano para proseguir con su producción privada, "pero lamentablemente por circunstancias ajenas a nuestra voluntad están desaparecidos, lo único que aparece ganando fuerza debido a la inflación, es el precio".

Castañeta hizo un balance de cuánto ha aumentado la libra de maní desde diciembre pasado hasta abril de este año: de 25 pesos a finales de 2020, subió el doble en febrero y este mes ya anda por 80. "Tenemos la esperanza de estar nuevamente en el mercado, ajustándonos a los nuevos tiempos", deseó.

Tras la Ofensiva Revolucionaria de 1968, en la que todos los pequeños negocios que quedaban en manos privadas fueron nacionalizados, pocos alimentos lograron mantenerse fuera del aparato estatal y el mercado racionado. El maní consiguió sobrevivir y seguir vendiéndose en el mercado negro en manos de comerciantes ambulantes hasta que en 2008, con las reformas raulistas del sector privado, buena parte de sus comerciantes y productores se legalizaron.

Tras la Ofensiva Revolucionaria de 1968, en la que todos los pequeños negocios que quedaban en manos privadas fueron nacionalizados, pocos alimentos lograron mantenerse fuera del aparato estatal y el mercado racionado. El maní consiguió sobrevivir y seguir vendiéndose en el mercado negro

A la legumbre los cubanos le deben mucho, especialmente durante los años duros de la crisis de los 90. Rebautizado como el "chicle cubano" por su popularidad, ha acompañado las largas esperas en las paradas de ómnibus, los días en movilizaciones agrícolas o las pobres raciones en las prisiones.

En febrero pasado la prensa oficial anunció a bombo y platillo que un emprendedor de Villa Clara había logrado colocar su producto en Italia. Como parte de una prueba de mercado, el cuentapropista Orelvys Bormey exportó 5.000 turrones de maní en formatos de 75 gramos, de ellos 2.000 molidos totalmente y 3.000 molidos pero también con algunos granos enteros.

La empresa distribuidora italiana que importó el producto fue Sano Giusto Solidale, que en su página web vende varios productos provenientes de la Isla cuyas ventas, asegura, ayudarán a financiar las investigaciones de los candidatos vacunales cubanos contra el covid-19.

"Desde que la gente se enteró que podría exportar maní y cobrar en moneda libremente convertible ha perdido el interés de seguir produciendo para el cliente cubano, pero hasta ahora parece que colocar los turrones en el extranjero solo ha podido hacerlo un productor de Villa Clara", explica a este diario Humberto Cañizares, un cultivador de maní con dos décadas de experiencia en la provincia de Mayabeque.

"Nosotros hemos empezado las averiguaciones a ver cómo podemos exportar nuestro producto pero todavía no queda claro cómo hacerlo, pero por el momento tenemos todo parado hasta saber", explica. "Ahora estamos con otros productos de ciclo corto para ver si podemos hacer una alianza con algún productor de turrones y trabajar juntos para el mercado internacional".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7