El Ministerio de Cultura cubano rompe el diálogo al rechazar las condiciones de los artistas

Sin negociar, dan marcha atrás a lo acordado acusando de nuevo a los activistas de estar al servicio de EE UU

Momento en el que salen del Ministerio de Cultura la treintena de artistas que estuvieron casi cinco horas reunidos con el viceministro Fernando Rojas. (14ymedio)
Momento en el que salen del Ministerio de Cultura la treintena de artistas que estuvieron casi cinco horas reunidos con el viceministro Fernando Rojas. (14ymedio)

El Ministerio de Cultura comunicó este viernes en una nota oficial que no se reunirá con los artistas a los que el viceministro Fernando Rojas les prometió abrir el diálogo el pasado 27 de noviembre, argumentando "que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de los Estados Unidos y sus funcionarios". Tampoco lo hará, dice, "con medios de prensa financiados por agencias federales estadounidenses".

El Gobierno rompe así de manera unilateral los acuerdos a los que había llegado con los artistas, que ahora se presentan con el nombre de 27N, tras una manifestación pacífica congregada frente a la institución que reclamaba ser atendida por el ministro y finalmente fue atendida por su segundo.

En su texto, el ministerio no reconoce las razones que llevaron al grupo a plantear las condiciones y apuntan que carece "de legitimidad y ética" para emplazar a las instituciones de la Cultura cubana.

Estas condiciones fueron redactadas y consensuadas luego de varios debates entre algunos de los 30 artistas e intelectuales que participaron en la reunión del 27N, a raíz, explicaron, del "acoso, hostigamiento y criminalización" dirigido desde el Gobierno hacia los participantes de aquel encuentro.

A través de ellas, el 27N pide "garantías de seguridad y protección" para los que van a asistir a la reunión y "para los que quieran estar afuera".

Los artistas destacaban que la lista de los representantes que se envió al Ministerio está compuesta por personas que fueron elegidas democráticamente por los manifestantes del 27N y que por tanto la presencia de ellos en la reunión "no puede ser negociable"

En su documento, enviado a Cultura por correo electrónico, según el comunicado oficial, los artistas destacaban que la lista de los representantes que se envió al Ministerio está compuesta por personas que fueron elegidas democráticamente por los manifestantes del 27N y que por tanto la presencia de ellos en la reunión "no puede ser negociable".

Otro de los pedidos que hacían es que los acompañara el jurista Julio A. Fernández Estrada como asesor legal en la reunión.

El grupo consideraba que, como los temas de la agenda "superan las facultades" del ministro de Cultura Alpidio Alonso Grau, pedían la presencia del presidente Miguel Díaz-Canel en la reunión, así como de un representante facultado del Ministerio del Interior y el Ministerio de Justicia.

Por otra parte, explicaban que dado que "se violaron acuerdos", y que en muchos de los medios oficiales sólo salió la versión de Rojas, "sin posibilidad de réplica en ese medio", requerían que en el encuentro con el ministro estuviera presente la prensa independiente para dar cobertura a la reunión.

Como última condición, el grupo solicitaba que al final de la reunión se hiciera una declaración pública en conjunto donde se expusieran todos los acuerdos a los cuales se hayan llegado entre ambas partes.

"No consideramos pertinente presentarnos a la reunión hasta que estas garantías hayan sido dadas públicamente", concluía el grupo sus condiciones.

En su nota de este viernes, Cultura argumenta que "los que instrumentaron esta maniobra" han roto la posibilidad de diálogo al "pretender incluir" en el grupo a personas "que se han autoexcluido" por "sus agresiones a los símbolos patrios, delitos comunes y ataques frontales a la dirección de la Revolución Cubana, bajo el disfraz del arte", sin detallar a quién o quiénes se refieren, pero en clara alusión a Luis Manuel Otero Alcántara.

En un texto publicado esta mañana el 27N se enuncia como un grupo de “artistas e intelectuales que apostamos por demandar nuestros derechos mediante vías cívicas y pacíficas” con la aspiración de “una sociedad inclusiva y democrática”.

“No aceptamos actos de violencia o vandalismo. No respondemos a intereses de gobiernos extranjeros. Trabajamos únicamente en función de reunir las demandas de muchos intelectuales, artistas y comunicadores cubanos para presentar ante el Mincult y las autoridades competentes”, declaran en respuesta a los medios oficiales que los acusaron de estar al servicio de EE UU y de promocionar la violencia con ataques a tiendas en MLC.

Igualmente instan a los medios nacionales de comunicación masiva “a no tergiversar el propósito de esta negociación, o dificultar el diálogo necesario con medias verdades y llamados a la discordia”.

Piden a la Policía Nacional Revolucionaria y al Departamento de Seguridad del Estado del Ministerio del Interior que se “atengan al cumplimiento de su función como garantes de la legalidad y que cesen el acoso y el hostigamiento a que estamos siendo sometidos”.

Por último hacen un llamado a todos los cubanos, así como los medios de prensa y las voces ciudadanas, para que los acompañen en este momento.

_______________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez colaborando económicamente con nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 47