Los obispos cubanos llaman a votar no en el referendo sobre el nuevo Código de las Familias

La población, como en 2019, se halla dividida sobre el contenido de la norma, pero también sobre si conviene ir a las urnas

El referendum se celebra el próximo 25 de septiembre. (Periódico 26)
El referendum se celebra el próximo 25 de septiembre. (Periódico 26)

A las autoridades cubanas les ha vuelto a estallar el problema que logró aplazar con la salida del artículo 68 de la Constitución de 2019 y que daba luz verde al matrimonio de dos personas con independencia de su sexo. A 12 días del referendo que validará o no el Código de las Familias, la sociedad vuelve a encontrarse dividida y la Iglesia católica ya se ha dirigido a sus feligreses para pedirles que rechacen el texto.

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) difundió este lunes su postura oficial, que no constituye ninguna sorpresa puesto que, como el mismo comunicado indica, ya la ha "manifestado en reiteradas ocasiones", como el pasado febrero. Los obispos señalan que el Código de las Familias contiene muchos aspectos positivos, entre ellos el rechazo a la violencia en el seno de la familia, los derechos de los abuelos, los niños y las personas vulnerables o la obligación de proveer alimentos y cuidados a los allegados.

Los obispos señalan que el Código de las Familias contiene muchos aspectos positivos, pero rechazan enérgicamente lo que denominan "ideología de género"

Sin embargo, los obispos rechazan enérgicamente lo que denominan "ideología de género" y que concretan en cuatro puntos fundamentales: el matrimonio y la adopción por parte de personas del mismo sexo, la gestación solidaria y la autodeterminación del género.

Los obispos no se oponen a un cambio en el Código de las Familias, pero consideran que este está equivocado en esos aspectos y piden que se rechace para que, posteriormente, se siga trabajando en uno nuevo que no incluya los derechos citados. "Eso no significaría la imposibilidad de seguir trabajando en un nuevo Código, que actualizara la legislación familiar e introdujera todos los aspectos positivos que contiene esta ley sometida a referendo, pero que a su vez, adecuara las instituciones polémicas al sentir mayoritario del pueblo y a los principios morales que nos han legado los padres fundadores de la patria y que nos sostienen como nación", alegan, citando a José Martí.

Los obispos alzan la voz por primera vez contra la falta de pluralidad de la prensa cubana, ya que consideran que el Estado tiene a su disposición "todos los medios de comunicación". "La información, al fluir en un solo sentido, sin otros contrapesos, opera como un factor condicionante, y el voto que de la misma se derive expresará, necesaria e inevitablemente, una voluntad condicionada", añade.

La nota finaliza apelando a la "conciencia" de los cubanos para que voten con responsabilidad y recuerda que este debate ya existió en 2019 cuando, "la mayoría de los cubanos quiso que se mantuviera la definición de matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, tal y como aparece en el actual Código de Familia de 1975".

La población cubana nunca pudo pronunciarse en ese sentido ni en el contrario, ya que la propuesta se eliminó parcialmente de la Constitución y se pospuso concretarla en la posterior redacción del Código que se someterá a refrendo el próximo domingo 25. La Carta Magna, cuyo retirado artículo 68 definía específicamente el matrimonio como "la unión voluntaria concertada entre dos personas con aptitud legal para ello", dejó abierta la cuestión al cambiar "cónyuges" por "hombre y mujer".

La propia oposición ha mantenido debates a la vista a través de redes sociales no solo por el contenido de la norma, sino por si resulta conveniente acudir a votar en una elección organizada por el régimen

Con ese cambio, la puerta quedaba abierta a la actualización del Código de las Familias y el Gobierno lograba un poco de oxígeno posponiendo la cuestión. Pero la población llega en la misma situación y las posturas están muy divididas. En el oficialismo, el sí a favor de la ley es prácticamente unánime, al menos en apariencia, ya que el cierre de filas es la norma en estos casos aunque, íntimamente, haya discrepancias.

En espacios plurales, sin embargo, la división es más patente. La propia oposición ha mantenido debates a la vista a través de redes sociales no solo por el contenido de la norma, sino por si resulta conveniente acudir a votar en una elección organizada por el régimen cubano o si, en última instancia, votar en contra para confrontar a las autoridades supone restar derechos a una parte de la población que sufrió en el pasado los ataques frontales del castrismo, con el internamiento en los campamentos de trabajo forzado de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (Umap).

La plataforma YoSíTeCreo Cuba está entre los colectivos independientes que se han manifestado abiertamente a favor del Código de las Familias, del que señalan como positivo que "cubre demandas y necesidades poblacionales mucho más amplias que su precedente", aunque lamenta que sea la única legislación sometida a referendo y que los derechos de las minorías puedan ser decididos por mayorías, además de mantenerse a la expectativa sobre cómo se cumple en caso de ser aprobado.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 64