El preso político Ernesto Borges logra su primer pase carcelario tras 22 años en prisión

El exoficial de inteligencia cubana no puede hacer declaraciones de contenido político

Ernesto Borgs Pérez tenía 32 años cuando entró en prisión y ha pasado 22 sin visitar su casa.
Ernesto Borges Pérez tenía 32 años cuando entró en prisión y ha pasado 22 sin visitar su casa.

El prisionero político Ernesto Borges Pérez obtuvo un permiso breve para visitar su casa después de pasar 22 años en prisión. El Gobierno autorizó con algunas restricciones el pase al exolficial de inteligencia cubana, condenado en 1998 a 30 años de cárcel por espionaje para Estados Unidos.

El permiso, concedido desde el pasado 26 al próximo día 30, tiene dos restricciones fundamentales, Borges no podrá hacer declaraciones ni política de manera pública y, además, debe evitar moverse para cumplir con las medidas sanitarias que rigen por la pandemia de covid-19 según explicó su padre, Raúl Borges, en declaraciones a Radio Martí.

"Es un momento muy feliz", dijo al canal, además de lamentar que su madre, fallecida el pasado febrero, no haya podido ver este momento. En ese mismo sentido se expresó el periodista independiente Boris González, que dio a conocer la noticia en sus redes sociales.

"Le dieron pase a Ernesto Borges, qué alegría para muchos. Su padre, Raúl Borges, que tanto ha luchado por la libertad de su hijo, tiene que estar muy feliz. Felicidades a ambos, y a su mamá, que murió hace poco, pero lo está viendo", dijo

Raúl Borges también se refirió a cómo vivieron en la familia la dura condena contra su hijo, que entró en prisión con 32 años y ahora tiene 54. "Ha sido un sufrimiento acumulado en estos años", subrayó, a pesar de lo cual, dijo, su hijo ha mostrado siempre fortaleza. "Él siempre ha tenido tiempo para todo el mundo, por eso es un líder".

Las autoridades han negado a Borges Pérez la posibilidad de acceder a la libertad condicional al cumplir un tercio de su condena, un derecho que puede solicitar como militar

Las autoridades han negado a Borges Pérez la posibilidad de acceder a la libertad condicional al cumplir un tercio de su condena, un derecho que puede solicitar como militar.

Hasta el momento, el único beneficio obtenido por Borges Pérez ha sido el traslado de una cárcel de máxima seguridad a una de mínima, lo que le abrió la vía a los pases familiares. Este hecho se produjo el pasado 11 de septiembre, cuando pasó al régimen de mínima severidad en el Combinado del Este, la prisión de La Habana en que se encuentra.

Ernesto Borges Pérez, para quien la Fiscalía llegó a pedir la pena de muerte, contó a Diario de Cuba que tiene problemas de visión por los años vividos en celdas oscuras y debería ser operado de cataratas, pero se niega a hacerlo mientras esté en prisión.

"Mi objetivo fundamental ahora es lograr mi libertad para poder recuperar mi visión en una operación quirúrgica fuera del país", dijo al diario, desde el que agradeció a quienes lo han apoyado. "Deseo agradecer a todas aquellas personas y medios que han batallado por mi libertad y porque pueda ver a mi padre antes de morir, pensé que eso no podría ser posible, espero obtener mi libertad total más temprano que tarde", dijo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16