Las mil y ninguna razones del Gobierno cubano para rechazar el mecanismo Covax

'Cubadebate', en un largo artículo ofrece una lluvia de datos pero ningún motivo por el cual sea mejor cero dosis que los cientos de miles que podría haber obtenido del mecanismo

Se puede seguir avanzando en investigación para tener producción nacional sin renunciar a proteger a la población, independientemente de la cantidad disponible. (14ymedio)
Se puede seguir avanzando en investigación para tener producción nacional sin renunciar a proteger a la población, independientemente de la cantidad disponible. (14ymedio)

El periodista oficial Randy Alonso firma este jueves un artículo en el medio que dirige, Cubadebate, para explicar a los cubanos que "sanamente" se cuestionan la estrategia de vacunación nacional los motivos por los que el Gobierno ha renunciado tanto a la compra a países aliados de sus sueros como a acogerse al mecanismo de cooperación internacional Covax.

El largo texto se acaba sin que se haya entendido nada y llega el mismo día en que se conoce que la Organización Mundial de la Salud ha reconocido el esfuerzo de Cuba en la fabricación de vacunas, pero insiste en que se debe "esperar los resultados de la fase 3 y la publicación de los datos en revistas científicas, así como las evaluaciones de las autoridades regulatorias del Estado donde se desarrolle el producto y de la Organización Mundial de la Salud", admite Prensa Latina.

Alonso, que tilda de "insanos y azuzadores" a los medios independientes que, como 14ymedio, han señalado que el país era el único que no había comenzado la vacunación en todo el continente, comienza vaticinando que sí será la primera nación del sur que consiga completar el proceso antes de finalizar el año.

El texto es certero en sus explicaciones, pero solo válido a posteriori y con lo que sabemos hoy, en mayo de 2021, ya que sigue sin entenderse por qué hace más de medio año que se optó exclusivamente por la vacuna de factura nacional

El texto es certero en sus explicaciones, pero solo válido a posteriori y con lo que sabemos hoy, en mayo de 2021, ya que sigue sin entenderse por qué hace más de medio año que se optó exclusivamente por la vacuna de factura nacional. Solo un Gobierno con amplias dotes adivinatorias podría trazar la estrategia actual antes de que se produjeran los factores citados por Alonso.

La base fundamental del artículo son los problemas derivados de la polémica vacuna de Oxford-AstraZeneca, actualmente denominada Vaxcevria, que han retrasado la inmunización a nivel global. La británica era una de las más prometedoras desde el inicio por su bajo costo y fácil conservación, pero la situación se torció por dos factores fundamentalmente.

En el aspecto clínico, el suero empezó a vincularse a raros pero posibles efectos secundarios graves, lo que provocó diversas paralizaciones para seguir probando y evaluando la vacuna. Esto se unió al plano político, tras las denuncias de la UE por incumplimientos de contrato. Ambas razones unidas han creado una crisis reputacional a AstraZeneca, principal suministradora también al mecanismo Covax. También la vacuna de Janssen ha tenido que ser reevaluada, aunque el impacto sobre la inmunización global ha sido menor.

A este marco se acoge Randy Alonso para justificar que Cuba haya optado por tener su propia vacuna. El periodista ofrece datos ciertos sobre la falta de progresos internacionales en el proceso de vacunación. Actualmente, solo el 10% de la población mundial ha sido inoculada con diferencias que van del 45% de Reino Unido y EE UU (los que primero comenzaron) al exiguo 3% de América Latina. Además, más del 75% de vacunas se ha administrado en apenas 10 países, lo que revela una "desigualdad escandalosa", como ha denunciado la Organización Mundial de la Salud, que insiste en que el mundo es global y la pandemia no parará hasta que la inmunización se generalice.

Aunque sí podía preverse que los países ricos dispondrían de más dosis y en menor tiempo, lo que no podía saberse es que el mecanismo Covax iba a verse ralentizado a partir de los problemas de su principal contribuyente

Aunque sí podía preverse que los países ricos dispondrían de más dosis y en menor tiempo, lo que no podía saberse es que el mecanismo Covax iba a verse ralentizado a partir de los problemas de su principal contribuyente. Cuba ya había descartado participar en él a principios de este año.

"El loable mecanismo Covax, creado para apoyar fundamentalmente a las naciones con ingresos bajos y medios, sólo puede cubrir el 20% de las necesidades de las naciones", escribe Alonso, que lamenta que ese límite empeore por lo ocurrido con AstraZeneca. En efecto, y como destaca, la OPS ha entregado hasta ahora poco más de 12 millones de dosis de vacunas en la región, lo que cubre una población de 6 millones de los más de 629 latinoamericanos. Se estima, repasa, que Covax a lo sumo proporcionará este año entre 650 y 950 millones de dosis para 145 países. Un ritmo que llevaría a finalizar en 2024.

Pese a la lluvia de datos, Alonso no da ningún motivo por el cual sea mejor cero dosis que los cientos de miles que podría haber obtenido de Covax. Un país de población similar a la cubana, como es Honduras, se ha hecho con casi 600.000 vacunas mediante este fondo solidario. Una cantidad muy pequeña, sin duda, pero con la que se ha podido proteger ya la vida de sanitarios o ancianos, muy expuestos a una enfermedad muy contagiosa que puede dejar graves secuelas o la muerte.

Varios de los motivos restantes que ofrece el oficialismo, a través de la pluma del periodista, están vinculados al poderío económico. Los precios de Pfizer o Moderna rondan los 20 dólares, mientras Janssen está en torno a los 10. En efecto, Cuba no puede competir en un mercado muy agresivo que, si ya es problemático para países como Argentina, Brasil o Uruguay, se revela imposible para una Isla en bancarrota.

En el mismo sentido, el texto habla del acaparamiento de las potencias (se estima que EE UU tiene un excedente de 300 millones, aunque se ha comprometido a donar 80. También España ha asegurado 7,5 millones de vacunas para los países latinoamericanos cuando su población alcance el 50% de inmunización, y la UE en su conjunto enviará 100 millones a Covax) o el control de EE UU sobre los muchos materiales que se precisan para fabricar y los daños que el embargo causan a la economía cubana.

Ninguna explicación, sin embargo, sobre por qué no han acordado ni un lote simbólico con sus aliados, Rusia y China, que proveen a buena parte del mundo de sus sueros.

Ninguna explicación, sin embargo, sobre por qué no han acordado ni un lote simbólico con sus aliados, Rusia y China, que proveen a buena parte del mundo de sus sueros

Alonso defiende que poseer varios candidatos vacunales confiando en el sistema nacional es garantía para afrontar el proceso de inmunización sin condicionamientos. Y no le falta razón. Por ese mismo motivo el Centro Superior de Investigaciones Científicas de España (Csic) continúa desarrollando tres candidatas vacunales, una de las cuales empezará previsiblemente los ensayos después del verano, sin haber renunciado a inmunizar a su población. El 18% de los españoles ya ha recibido las dos dosis, lo que ha supuesto un impacto brutal en los datos: los contagios y las muertes en residencias de mayores cayeron un 90%.

Aunque podría alegarse que España está en otra posición económica y es uno de los países (por su pertenencia a la UE, que ha comprado las vacunas como bloque) con más posibilidades de acceder al mercado, otros países, como México o Argentina, también desarrollan sus propios candidatos sin dejar de inocular el suero recibido a través de Covax, además de los que ha logrado comprar por su cuenta o ha recibido como donación.

En resumen, se puede seguir avanzando en investigación para tener producción nacional sin renunciar a proteger a la población, independientemente de la cantidad disponible.

Alonso remata su texto diciendo que la Isla logrará "soberanamente" su propósito de vacunar a todos los cubanos antes del final de este año y dice que "a los desesperados (genuinos o inducidos), a los venenosos y a los desconfiados les viene bien aquello de 'No por mucho madrugar se amanece más temprano'". Desafortunada frase la del articulista, teniendo en cuenta que cada persona a salvo y cuanto antes no es solo una vida más, sino un vector de contagio menos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 81