Con un siglo de retraso sobre México, los cubanos podrán separar sus bienes al casarse

El nuevo Código de las Familias prevé la firma de un "pacto" con el que la pareja podrá definir el régimen económico que asumirá una vez realizado el matrimonio

Fotografía del 11 de febrero de 2017, durante un matrimonio en la playa de Tarará, en La Habana. (EFE)
Fotografía del 11 de febrero de 2017, durante un matrimonio en la playa de Tarará, en La Habana. (EFE)

 Las leyes españolas prevén la separación de bienes en el matrimonio desde 1889; las mexicanas, desde 1927. Con un siglo de retraso, Cuba aspira a que el nuevo Código de las Familias, que se someterá a referendo popular el próximo 25 de septiembre, otorgue una "mayor libertad" al matrimonio para decidir qué sucederá con sus bienes, en caso de divorcio, separación o muerte de los cónyuges.

Con la firma de un "pacto", la pareja podrá definir el régimen económico que asumirá una vez reconocida legalmente la unión, además de fijar cuáles bienes son propios y cuáles comunes. "Esto ofrece seguridad legal, evita sorpresas futuras y facilita el doloroso trance de una separación o un divorcio", afirma un artículo publicado este miércoles en el diario oficialista Granma.

Las explicaciones sobre la separación de bienes forman parte de la campaña nacional que el Gobierno cubano está ejecutando para garantizar la aprobación del Código. Esta previsión, según explica el artículo, constituye un paso de evolución con respecto a la legislación vigente.

Hasta ahora, el artículo 29 del actual Código de la Familia obliga a considerar los recursos adquiridos por la pareja formal, exclusivamente, en calidad de "comunidad de bienes". Esto obliga a los cónyuges, en caso de separarse, a compartir equitativamente su patrimonio.

El nuevo Código de las Familias, asegura, tiene la intención de romper esa "atadura legal" y dejar resuelta cualquier posibilidad de disputa incluso antes de firmar el acta matrimonial

En 1975, cuando se aprobó este cuerpo legal, "la participación de la mujer en el trabajo remunerado era ínfima", justifica el artículo, por lo cual el Gobierno debía garantizar el "respaldo obligatorio de los miembros tras la separación".

Sin embargo, las dinámicas actuales de la vida en pareja convierten esta regla en anacrónica, por lo que el nuevo Código responde mejor a "la realidad de los litigantes", según la jueza guantanamera Yeniseis Palacio Durruthy, entrevistada por Granma.

Palacio Durruthy señala que, en muchos casos, la norma es aprovechada por uno de los cónyuges para evadir la responsabilidad sobre su familia o validar el malgasto del "patrimonio común". "Podía suceder que un colaborador internacional, casado y que cumplía misión, había dejado a su pareja al cuidado del hogar", pero a su regreso, la esposa había dilapidado sus bienes, obligándolo con su divorcio a entregarle incluso las ganancias de su "misión", alega la jueza.

Otro caso verificado, según Palacio Durruthy, es el los ciudadanos que llevan tiempo fuera de Cuba, "sin atender directamente a la familia ni al hogar", y a quienes la ley debe obligar a "compartir o compensar a su cónyuge por el tiempo que dedicó al cuidado de los bienes comunes".

El nuevo Código de las Familias, asegura, tiene la intención de romper esa "atadura legal" y dejar resuelta cualquier posibilidad de disputa incluso antes de firmar el acta matrimonial. En caso de aprobarse, la pareja podrá acudir a un notario y optar por un "régimen mixto" o uno de "separación de bienes".

De cualquier modo, esta no sería una obligación de los ciudadanos sino "un derecho que se ejerce o no, a voluntad", aclara Dairon Lorenzo Salazar Caramanzana, especialista en Derecho Penal de Bufetes Colectivos en Guantánamo.

Además de redefinir el régimen económico de la pareja, concluye Granma, el nuevo Código de las Familias ofrecerá posibilidades de mayor consenso de la pareja en cuanto al orden de los apellidos de los hijos, su afiliación religiosa y la convivencia familiar.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11