Habrá medidas para obligar a los sanitarios cubanos a asistir a su trabajo

Casi un tercio del personal de Salud en La Habana está con licencia en sus casas

Las víctimas están siendo atendidas en el hospital de Puerto Padre. (Tiempo 21)
Los médicos lamentan no estar convenientemente protegidos. (Tiempo 21)

Aunque los datos epidemiológicos comienzan a dar un respiro a las autoridades después de notificarse este domingo 618 casos de covid-19, la cifra más baja en tres semanas, La Habana sigue teniendo una incidencia acumulada que ronda los 290 casos por 100.000 habitantes, una cifra considerada de riesgo extremo según los estándares internacionales.

Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP), hizo balance este domingo de las preocupantes cifras y avanzó nuevas medidas para frenar la propagación, una de cuyas claves es el refuerzo de las plantillas sanitarias.

Más de un 30% de trabajadores se ha acogido a una licencia que los mantiene apartados de sus puestos, lo que supone un descenso preocupante del número de personal para atender el covid. La mayoría de los trabajadores de permiso son mujeres que solicitaron la baja para hacerse cargo de sus hijos, algo que el CDP considera que no debería ocurrir, ya que las escuelas y círculos infantiles para atender a los niños son personal imprescindible.

A partir de ahora, avanzó Torres, las licencias se concederán tras un minucioso análisis, ya que, destacó, el personal sanitario es fundamental en estos momentos y solo debe estar ausente si la necesidad está debidamente acreditada.

Las licencias se concederán tras un minucioso análisis, ya que, destacó, el personal sanitario es fundamental en estos momentos y solo debe estar ausente si la necesidad está debidamente acreditada

Yusimí, que prefiere cambiar su nombre para conversar con 14ymedio, es enfermera de un hospital en el municipio Diez de Octubre de la capital cubana. Hace más de dos meses que pidió "una licencia sin sueldo" para ausentarse de su trabajo, cuando los casos de covid-19 empezaron a crecer alarmantemente. Desde entonces se dedica a hacer colas para comprar productos y revenderlos.

"Tengo un hijo de 12 años y soy madre soltera. La última vez que fui a trabajar al hospital me dijeron que quizás iban a ser dos días continuos y después podía descansar en mi casa, pero era mentira", comenta a este diario. "Cuando pasaron las 48 horas avisaron que no había reemplazo suficiente y que teníamos que quedarnos, así que en total me pasé seis días sin salir".

"Mi madre tuvo que venir desde otro municipio, es una persona anciana y se jugó la vida para atender a mi hijo, que se quedó solo y casi sin comida en la casa. Ese día decidí que no iba a seguir trabajando porque tenía miedo de que cuando volviera a entrar al hospital me dejaran allá adentro sin poder salir más tiempo todavía", continúa.

La sanitaria pidió una licencia, argumentando que no tiene quien le cuide a su hijo y que está pasando "una crisis de ansiedad" que no le permite hacer su trabajo "de manera profesional y segura para los pacientes". Y agrega: "El mismo día que yo estaba tramitando la licencia había al menos tres enfermeras más, un técnico de laboratorio y dos doctoras haciendo lo mismo".

El presidente del CDP pidió liberar de la carga de trabajo burocrático al personal de la atención primaria porque está lastrando "el chequeo diario del estado de salud de los vecinos, la prevención de las enfermedades. Esa es su misión, la labor minuciosa, el seguimiento diario a sus pacientes, eso es vital para cortar la transmisión del virus y controlar la pandemia", añadió el funcionario, que sostiene que hay un un déficit de 19 médicos y 89 enfermeras en los consultorios.

Para paliar estas carencias, las autoridades también movilizarán a los estudiantes de Ciencias Médicas para que colaboren en las pesquisas de las comunidades donde residen. Los miembros de las organizaciones de masas y los trabajadores de sectores como el educativo, que ahora no trabajan, también deberán incorporarse para detectar los casos sospechosos.

Como ya se había adelantado, derivado de la alta presión que lleva semanas soportando el sistema de Salud de La Habana, los centros de aislamiento están desbordados y ya es imposible continuar recurriendo a esta vía. Por tanto, y debido a la necesidad de que el aislamiento sea domiciliario, "se intensificará el monitoreo del confinamiento en el hogar", explicó Torres.

El viernes, el CDP ya avanzó una serie de decisiones técnicas dirigidas a agilizar procesos de diagnóstico y gestionar con celeridad los traslados en casos potencialmente más peligrosos. Los contagios, aseguran las autoridades, se producen mayoritariamente por el incumplimiento de las normas sanitarias en el interior de los hogares.

Yadira Olivera Nodarse, directora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, confirmó que se han generado multitud de brotes en fábricas y otros centros de producción

Sin embargo, también hay otro foco detectado claramente por el Ministerio de Salud, los centros laborales, como confirman recientes focos encontrados en los centros comerciales de Cuatro Caminos y Carlos III, o el del ICRT, que no mencionó. Según la experiencia internacional, sería en estos entornos y en los de ocio donde, ante cifras descontroladas, se producirían los contagios, principalmente, y después se propagan en el hogar, donde la convivencia relaja las normas.

Yadira Olivera Nodarse, directora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, confirmó que se han generado multitud de brotes en fábricas y otros centros de producción, así como entidades que ofrecen servicios al público, como los bancos.

Pero también en centros donde debe haber especial cuidado, como los asistenciales. Olivera contó que hubo dos focos en hogares de ancianos y otro en el hospital Materno Infantil Ángel Arturo Aballí, además de 78 trabajadores de la Salud "confirmados esta semana con fuente de infección institucional".

Reinaldo García Zapata, vicepresidente del CDP, dijo que "hay que evitar a toda costa que se enfermen los profesionales en las instituciones hospitalarias", pero gran parte de la protección que necesitan está en las posibilidades de tener equipos de protección individual adecuados, desde trajes a mascarillas o gafas protectoras. Desde que hace casi un año el covid llegó a la Isla, numerosos sanitarios han lamentado la falta de material. Este problema de desabastecimiento fue muy frecuente en todo Occidente al inicio de la pandemia, pero pasados los primeros meses, el aprovisionamiento, salvo excepciones, se ha podido hacer sin mayor complejidad. En Cuba, donde las peores cifras de contagio se están produciendo desde noviembre, no se ha resuelto esta situación. Al contrario: al haber más enfermos empeora la escasez.

Un enfermero del hospital Hijas de Galicia, en el municipio de Diez de Octubre, que prefirió el anonimato por temor a represalias, lamenta la falta de protección: "A pesar de que los enfermeros somos los que más contacto tenemos con los pacientes infectados, a nosotros nos dan los equipos de peor calidad".

"Las mejores máscaras se las reparten los directivos, el personal administrativo y los doctores", indica. Además, lamenta "la mala calidad de la comida y las meriendas" que recibe el personal sanitario que pasa días "acuartelado" en el lugar.

"No quería irme, porque mi trabajo es mi vida, pero tuve que elegir", explica el sanitario, que hace unas semanas solicitó una licencia por enfermedad, tras sufrir una lesión articular mientras trabajaba. "Ya estoy recuperado y fue algo leve, cuando cargaba a un paciente para ponerlo en una camilla, pero voy a estirar el certificado médico y no voy a volver".

"El quinto piso del hospital tiene varios casos de doctores y enfermeros contagiados. Nadie lo dice, pero la mayoría se enfermó en el mismo Hijas de Galicia por carecer de los correctos medios de protección"

"El quinto piso del hospital tiene varios casos de doctores y enfermeros contagiados. Nadie lo dice, pero la mayoría se enfermó en el mismo Hijas de Galicia por carecer de los correctos medios de protección. Yo no quiero terminar en ese quinto piso", expresa. "Me han dicho que quizás nos apliquen medidas disciplinarias y me han mandado recados amenazándome con invalidar mi título de enfermería, pero no voy a volver".

Las autoridades también hicieron mención a la esperanza que supone Soberana 02, cuyos ensayos clínicos de fase 3 comienzan previsiblemente este lunes. El doctor Vicente Vélez Bencomo, director del Instituto Finlay, destacó el alto grado de seguridad y fiabilidad del producto.

Sin embargo, Cuba comenzará la inmunización más tarde que cualquier país del continente. Aunque posiblemente adquiera un buen ritmo una vez que empiece a vacunar, ya que solo depende de sí misma, la negativa a acogerse al mecanismo internacional Covax supone un retraso difícil de justificar, ya que los sanitarios o ancianos podrían estar siendo ya inoculados como en la mayoría de países de su entorno, incluida Venezuela.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11