Las tiendas en dólares sufren problemas de conexión con los bancos en Cuba

"Esto uno lo puede tolerar en un comercio en pesos cubanos, pero en divisas no lo entiendo"

En la fila esperando conexión en una tienda en MLC había personas mayores que, conocedoras de los problemas frecuentes de la tienda, habían traído hasta su propio banco para sentarse a esperar. (14ymedio)
En la fila esperando conexión en una tienda en MLC había personas mayores que, conocedoras de los problemas frecuentes de la tienda, habían traído hasta su propio banco para sentarse a esperar. (14ymedio)

La gran fila para entrar a la céntrica tienda La Época apenas se movía este sábado al mediodía en la calle San Nicolás y Concordia, en Centro Habana. Desde las nueve de la mañana, solo habían entrado 30 personas por culpa de la falta de conexión con los bancos para aprobar los pagos con tarjetas magnéticas en moneda libremente convertible (MLC).

Bien temprano, un empleado anunció a voz en cuello lo que todos temían: "El sistema está caído". Junto a los gritos de malestar, brotaron algunas risas por el doble sentido del mensaje. Después, pasaron las horas. Al llegar el mediodía, el malestar creció en la cola, en la que aguardaban mujeres embarazadas y personas mayores que, conocedoras de los problemas frecuentes de la tienda, habían traído hasta su propio banco para sentarse a esperar.

"No hay conexión", repetía a todo el que le preguntaba la organizadora de la cola, sosteniendo una gran cantidad de carnés de identidad en la mano. Su aclaración no evitaba que surgieran una y otra vez las protestas entre la multitud. "¿Otra vez?", dijo en voz alta un joven. "¿Cuántas veces se va a ir la conexión hoy?", cuestionaba ante el generalizado apoyo de la multitud.

"Si se paga en moneda extranjera debe ser mejor el servicio", decía una joven que había ido para comprar algunos kilogramos de pechuga de pollo con un dinero que le había enviado por transferencia bancaria su hermana

"Si se paga en moneda extranjera debe ser mejor el servicio", decía una joven que había ido para comprar algunos kilogramos de pechuga de pollo con un dinero que le había enviado por transferencia bancaria su hermana. "Esto uno lo puede tolerar en una tienda en pesos cubanos, pero en divisas no lo entiendo".

Las autoridades han repetido hasta el cansancio la necesidad que tiene la economía cubana de que entren divisas frescas al país. Con ese objetivo, a mediados del año pasado comenzaron la venta de alimentos y productos de aseo en MLC, que han generado un gran encono popular entre quienes no tienen acceso a las remesas ni los pagos en divisas.

Para evitar la circulación de dinero en efectivo, el Gobierno implementó la obligatoriedad de pagar en esos comercios con las tarjetas magnéticas emitidas por los bancos nacionales o las tarjetas Visa, Mastercard o UnionPay expedidas por instituciones extranjeras, con excepción de EE UU. Pero esta modalidad se topa a menudo con un obstáculo: las oscilaciones de conectividad entre los terminales para leer la tarjeta y el banco que debe autorizar la transacción.

A solo unas cuadras de La Época, en la tienda de Roseland, el problema se repetía también este sábado. La venta estaba detenida y la gente muy molesta afuera porque el sistema de comunicación con el banco está intermitente. "Hay conexión cinco minutos y luego se va media hora, estoy en la entrada desde temprano y son las dos de la tarde, como es posible que no tengan algo de calidad con la cantidad de dinero que hacen con estas tiendas", comentaba una mujer.

Como una copia al carbón, la escena era similar en las tiendas Capricho y La Filosofía. Ya en el departamento de electrodomésticos en la Plaza Carlos III, se observaban personas sentadas en el suelo y caras largas por todo el lugar. La cajera pasaba la tarjeta una y otra vez, hasta que salió una tira de papel que indicaba que la operación fracasó.

Una llamada a los números de atención del Banco Metropolitano que opera en la capital cubana ofrece pocos detalles sobre las razones técnicas para tantos vaivenes en la conexión

Una llamada a los números de atención del Banco Metropolitano que opera en la capital cubana ofrece pocos detalles sobre las razones técnicas para tantos vaivenes en la conexión. "Eso depende, pueden ser problemas de congestión en las líneas", explica una operadora ante la pregunta de 14ymedio. "Pero también puede ser que estemos haciendo algún mantenimiento, aunque en ese caso siempre se anuncia por anticipado".

Otro empleado, del Banco de Crédito y Comercio en La Habana, achaca el problema al monopolio estatal de telecomunicaciones. "La mayoría de las veces son problemas de conectividad derivados de fallos de Etecsa, pero claro, la gente señala al banco. Lo peor pasa con quienes tienen tarjetas extranjeras, porque no solo debe comunicarse la tienda con nuestra sucursal, sino que nosotros tenemos que comunicarnos con el banco fuera del país".

"Solo puedo pasarla tres veces seguidas, después tengo que probar con otra", explicaba la vendedora de la Plaza de Carlos III a los atribulados clientes. Todos aguardaban para comprar las ollas arroceras eléctricas que recién habían puesto a la venta después de varios días sin aparecer. Una joven se adelantó y le extendió su tarjeta: "Prueba con esta". Esta vez se tardó en salir el papel y la muchacha se animó: "Ahora si va a pasar, lo sé por experiencia, cuando se tarda en salir el papel es que funciona". La empleada la miraba y sonreía. "Eres ya una experta, tienes razón, ¡clasificaste!". La joven mira al techo con las manos extendidas mientras el comprobante sale del aparato, como quien acaba de ganar la lotería.

No tardó en formarse un alboroto en el lugar cuando se supo que en realidad no le tocaba comprar aún, pero la afortunada clienta ya se había alejado con su olla en las manos.

Afuera, se pasó la voz de que el sistema "ha vuelto a funcionar", pero unos minutos después una empleada asomaba la cabeza por la puerta y pedía comprensión porque se había perdido, por enésima vez, la conexión con el banco.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15