El iraní Jafar Panahi cierra la competición de Venecia con un gran alegato por la libertad

El cineasta, encarcelado en su país natal, presentó en la Mostra la película 'No Bears'

A Panahi se le prohibió realizar películas, escribir guiones, viajar al extranjero y dar entrevistas a medios de comunicación locales o extranjeros. (EFE)
A Panahi se le prohibió realizar películas, escribir guiones, viajar al extranjero y dar entrevistas a medios de comunicación locales o extranjeros. (EFE)

(EFE).- El iraní Jafar Panahi está en la cárcel y su silla permaneció vacía este viernes en la rueda de prensa de Venecia, donde su cine habló por él. Con No Bears, el realizador lanza un grito por la libertad, la física y la de expresión en una película que apunta a premio importante en la Mostra.

Una película dentro de la película, que mezcla ficción y realidad en un interesante juego de espejos en el que Panahi se mira, puesto que es uno de los personajes de la historia.

Panahi está en un pueblo iraní fronterizo con Turquía, donde se rueda su nueva película, que dirige a través de videollamadas, interrumpidas continuamente por problemas de conexión a internet.

La película que rueda cuenta la historia de una pareja iraní que quiere huir a Europa. Los actores que los interpretan también quieren salir de Turquía. Y Panahi se niega a cruzar ilegalmente la frontera para asistir al rodaje. Mientras, en el pueblo en el que vive, es visto como una amenaza.

"Echamos de menos a Panahi, su silla está vacía. Espero que sea liberado lo antes posible, es nuestro maestro"

Una compleja y a la vez sencilla estructura narrativa permite a Panahi contar varias historias a la vez y todas tienen que ver con las limitaciones con las que viven los iraníes en su país, las tradiciones que coartan sus decisiones, los miedos a ser delatados y los sueños imposibles de cumplir.

Condenado en 2010 a seis años de prisión por "reunión y colusión contra la seguridad nacional" y por "propaganda contra el sistema" de la República Islámica de Irán, Panahi salió entonces bajo fianza de 200.000 dólares sin cumplir la pena, por lo que fue arrestado el pasado julio.

Además de la condena a prisión, a Panahi se le prohibió realizar películas, escribir guiones, viajar al extranjero y dar entrevistas a medios de comunicación locales o extranjeros. Pese a ello, se las ha arreglado para hacer cuatro largometrajes de ficción, tres documentales y tres cortos.

De ellos, Taxi Teherán (2015) se llevó el Oso de Oro de Berlín; Pardé (2013), el Oso de Plata a mejor guion, y Tres caras, el premio a mejor guion en Cannes (2018), reconocimientos que se unieron al León de Oro de Venecia de 2010 por El círculo.

Reza Heydari, uno de los actores de No Bears quiso lanzar un mensaje de apoyo al realizador desde Venecia. "Echamos de menos a Panahi, su silla está vacía. Espero que sea liberado lo antes posible, es nuestro maestro", afirmó.

Para Heydari "es un pecado que un profesor tan cálido esté en la cárcel en lugar de estar fuera enseñando":

Mientras, Mina Kavani, actriz iraní que hace 12 años que vive en París, aseguró que trabajar en una película iraní y dirigida por Panahi era un sueño para ella.

"Nunca he regresado a Irán", dijo Kavani, que expresó su "máximo respeto" por las actrices y realizadoras que trabajan en su país y aseguró que su salida fue una decisión que para ella ha sido muy positiva. "Pero no puedo aconsejar si se debe o no salir de tu país para tener éxito".

Sobre el estado de Panahi, el actor señaló que los abogados están trabajando para tratar de sacarle de la cárcel

Lo que sí reconoció es que es "frustrante" que tras 12 años en Francia y tras haber asistido a la Escuela de Teatro y a la de Cine, "parece que siempre me tienen que etiquetar". "Yo quiero ser una actriz, entrar en cualquier papel, no ser catalogada como una iraní o una afgana", agregó.

Sobre Panahi, destacó "su pasión y amor" por el cine, en un momento en el que Irán atraviesa un periodo "muy, muy oscuro". "Eso es lo que me quedó en el corazón, su pasión y su amor por el cine".

Algo en lo que estuvo de acuerdo Heydari, que recordó que el realizador trabajaba más que cualquier miembro del equipo. Se levantaba antes, se acostaba después "y durante cada jornada nos transmitía su amor por el cine y por este filme".

Sobre el estado de Panahi, el actor señaló que los abogados están trabajando para tratar de sacarle de la cárcel y agregó que él intentó en varias ocasiones ir a verle, pero sólo pueden visitarle los familiares de primer grado.

Una película que dejó huella en la Mostra, todo lo contrario a los otros dos filmes de la competición que también se presentaron este viernes.

Por un lado, la francesa Les miens, del actor y director Roschdy Zem, una historia que partió de una anécdota familiar del cineasta y que es "una alegoría de las relaciones familiares de hoy en día".

Y Chiara, de Susanna Nicchiarelli, una película perfectamente olvidable sobre la vida de Santa Clara y su relación con San Francisco de Asís.

Con la proyección de estos tres filmes se cerró la competición de esta 79 edición de Venecia, formada por 23 títulos y cuyo palmarés dará a conocer mañana un jurado presidido por Julianne Moore.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0