Presentan en la Feria del Libro de Miami los 'Silencios y escándalos de la masonería cubana'

El texto, de Camila Acosta, relata la historia de la orden en la Isla y sus vicisitudes después de 1959

El reloj sobre la entrada dejó de marcar las horas hace mucho, algo que pocos han notado. (14ymedio)
Acosta define la etapa posterior a 1959 como la "decadencia de la masonería cubana". De una de las naciones con mayor influencia de la orden a nivel mundial pasó a ser una de las más débiles. (14ymedio)

El libro Del templo al temple. Silencios y escándalos de la masonería cubana (Editorial Primigenios, 2022), de la periodista Camila Acosta, será presentado del 18 al 20 de noviembre en la Feria del Libro de Miami. Se trata de una historia de la orden masónica en la Isla, que detalla de modo particular sus vicisitudes después de 1959.

La investigación de Acosta, que tuvo como antecedente un documental que grabó para su tesis de graduación en la Universidad de La Habana, se presenta como el reverso del relato que el régimen –en la figura de historiadores como Eduardo Torres Cuevas– ha atribuido a la masonería cubana.

En la nota de contracubierta, el escritor y masón Ángel Santiesteban Prats señala que el libro permite acceder a una historia que "llevaba seis décadas apagada porque así lo había decidido Fidel Castro"

En la nota de contracubierta, el escritor y masón Ángel Santiesteban Prats señala que el libro permite acceder a una historia que "llevaba seis décadas apagada porque así lo había decidido Fidel Castro" y afirma que Acosta ha proporcionado una "respuesta a la censura del régimen totalitario" sobre las circunstancias en que la orden se ha visto forzada a operar después del triunfo revolucionario.

"Camila Acosta se adentró en un mundo prohibido para los ajenos a la fraternidad masónica", prosigue Santiesteban, quien también lamenta que la "mayoría de los propios masones apenas conocían sobre su propia historia".

En un volumen de 422 páginas que ya está a la venta en Amazon, Acosta revisa la tradición historiográfica que la precede y aporta detalles sobre la rama femenina de la orden, las Hijas de la Acacia, y sobre los masones que, a su vez, han participado en movimientos opositores al Gobierno.

Crítica con la materia que aborda, Acosta define la etapa posterior a 1959 como la "decadencia de la masonería cubana". De una de las naciones con mayor presencia e influencia de la orden a nivel mundial –con más de 34.000 miembros– pasó a ser una de las más débiles de su contexto. Confiscaciones de bienes, infiltraciones y propaganda agresiva contra sus postulados formaron parte de la estrategia de Castro para desarticular la masonería cubana.

Obsesionada con la posibilidad de que instituciones como las fraternidades, órdenes secretas e iglesias formaran un frente opositor, la Revolución lanzó ataques sistemáticos a la infraestructura masónica y amenazó a los jóvenes para que no se integraran a sus filas.

El exilio de muchos cubanos –entre ellos numerosos masones– entre 1959 y 1970 es otra de las causas de la decadencia de la orden, señala Acosta. Los que quedaron en el país fueron obligados a reportar al Gobierno quién asistía a las reuniones, qué asuntos se trataban y quién los exponía, así como "entregar copias de las actas" y "pagar fuertes multas por no hacerlo o tardarse", afirma.

"El hecho mismo de pertenecer a la masonería o a alguna institución fraternal o religiosa era interpretado por las autoridades como síntoma de falta de devoción revolucionaria", explica Acosta en el noveno capítulo de su libro, que detalla el cisma que vivió la orden cuando se pretendió trasladar a Florida la sede de la Gran Logia de Cuba.

A partir de la persecución más o menos intensa de esos años, la masonería cubana organizó distintas iniciativas como el Movimiento Masónico Clandestino, con directrices expresamente anticomunistas.

Después de varias décadas de tensión, con la llegada del Período Especial y el retorno de los cubanos a la religión y otras prácticas afines, la masonería experimentó un auge en su membresía

Después de varias décadas de tensión, con la llegada del Período Especial y el retorno de los cubanos a la religión y otras prácticas afines, la masonería experimentó un auge en su membresía. Sin embargo, en 2011, el programa Razones de Cuba reveló la complicidad del ex gran maestro masónico José Manuel Collera Vento con la Seguridad del Estado, lo cual aumentó la decepción con la orden y la suspicacia entre sus miembros.

Este episodio desencadenó numerosas dificultades y tensiones entre el Gobierno y la orden, y expuso las "manipulaciones" constantes –en opinión de Acosta– que la masonería sufrió a manos de la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista.

La etapa más reciente de la historia de la orden, incluyendo el encarcelamiento de varios masones durante la llamada Primavera Negra de 2003 o la carta firmada por el Gran Comendador masónico a Miguel Díaz-Canel contra la represión policial del 11J, también son abordados por la periodista en su investigación.

Acosta, nacida en Isla de la Juventud en 1993, es corresponsal del diario español ABC en La Habana y escribe para varios medios independientes. Del templo al temple fue publicado por Primigenios, una casa editorial cubana radicada en Miami con un catálogo de casi 500 títulos, dirigida por el escritor Eduardo Casanova Ealo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15