Las luces de la reconciliación

La obra de Rafael Villares, 'Reconciliación'. (14ymedio)
La obra de Rafael Villares, 'Reconciliación'. (14ymedio)

En la céntrica esquina de Línea y Paseo, entre la parada del ómnibus y el Teatro Trianón, hay una instalación artística que pocos perciben como tal. Se trata de un poste metálico que culmina en dos luminarias entrelazadas. En medio del ajetreo para entrar a la sala cultural o tomar el ómnibus en la parada cercana, la obra se integra sin causar grandes sorpresas ni ganarse demasiadas miradas.

Como ocurre con muchas obras de las artes plásticas contemporáneas, la gracia está en el título que aparece en una placa de mármol a los pies de la lámpara: Reconciliación. Esta palabra hasta el 17 de diciembre pasado siempre tenía las connotaciones de una derrota en el discurso oficial.

La pieza fue colocada allí durante la XI Bienal de La Habana, en 2012. Su autor, Rafael Villares, ha explicado a los medios que se trata de dos fuentes de luz, una procedente de una ciudad norteamericana enlazada a otra habanera. Vista desde abajo, da la impresión de que forman un resorte, pero, en realidad, simbolizan un abrazo.

Tres años después, la sugerente provocación ilumina un nuevo escenario, pero los transeúntes, inmersos en los apremios de la cotidianidad, apenas la ven.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0