Alfredo Despaigne practica un deporte de alto riesgo: rebelarse contra las autoridades

El pelotero se ha negado a jugar este año en Cuba y la prensa oficial ha reaccionado con rechazo

En 2014, Despaigne firmó con su equipo japonés un contrato de 16 millones de dólares, luego renovado, y de ese dinero el organismo deportivo y el Estado obtienen una parte significativa. (icrt.cu)
En 2014, Despaigne firmó con su equipo japonés un contrato de 16 millones de dólares, luego renovado, y de ese dinero la CNB y el Estado obtienen una parte significativa. (icrt.cu)

Parece que se soltó el Caballo Mayor. Alfredo Despaigne se ha expresado diáfanamente. No le gustó despertar y enterarse de que la Comisión Nacional de Béisbol (CNB) había decidido apretar más el yugo de los peloteros contratados en Japón. Pero él no jugará este año en Cuba "cueste lo que cueste y piensen lo que piensen". Más claridad, imposible.

El sitio oficial Cubadebate, en un artículo sobre esta revuelta individual, critica que a "alguien" se le hubiera ocurrido que los contratados en Japón eran elegibles. Incluso ve que "debe haber soberbia en ello". No le niega validez a los argumentos del jonronero y se traga el sapo de que aquel "es un béisbol súper más difícil y más excitante que el nuestro".

Nadie puede negar que Despaigne lleva tres años sin descanso y ocho meses alejado de su familia, por no hablar de las molestias y lesiones correspondientes. En la temporada pasada dio el resto por sus Alazanes, pero ya en la Serie del Caribe se le notó el cansancio y comenzó la temporada en Japón con el bate muerto.

Aynel Martínez, autor del artículo de Cubadebate sobre la protesta del slugger del Fukuoka SoftBank Hawks, afirma que su nombre "tolera demasiada autoridad en la cabeza de cada aficionado y de cada pelotero" y reconoce que "hay mesura en sus palabras. Cuando aparece lo severo, viene detrás un argumento atenuante, casi apacible".

Parece que le asombra que sea "un tipo respetuoso que tiene un compromiso espontáneo de hablar frente a todos". De cualquier modo, en un país donde opinar distinto que las autoridades es un deporte de alto riesgo, sorprende cuando a veces la prensa deportiva se pone al lado de los que atletas que discrepan.

El sitio oficial 'Cubadebate', en un artículo sobre esta revuelta individual, critica que a "alguien" se le hubiera ocurrido que los contratados en Japón eran elegibles

En Juventud Rebelde el artículo "Despaigne le da la vuelta a la sexta vuelta" comenta cómo los propios mentores supieron sobre esa "ronda japonesa" de refuerzos poco antes del momento de la selección y concluye que "si las autoridades de béisbol hubiesen dialogado con los fichados en Japón para conocer su opinión, hubieran evitado la actual situación de desconcierto que vive Eduardo Paret y que podrán experimentar otros directores".

Entre los aficionados, nadie duda de que la CNB "sigue dejando mucho que desear" y de que los demás "contratados en el exterior deben sentir lo mismo, aún cuando solo Despaigne haya mostrado su inconformidad". Como es usual y comprensible, abundan las críticas severas a esas autoridades que tanto dañan la pasión deportiva e incluso a los propios atletas.

"¿Qué les pasará a los magos de la CNB por este disparate? Pues nada", dice un comentario en Cubadebate. Otro pide la actuación del Consejo de Ministros. "Ya es hora de limpiar el béisbol de personas que viven del béisbol y no para el béisbol". Otro señala la poca seriedad de los contratos y la ausencia de cláusulas que obliguen al atleta a participar en la Serie Nacional.

Las pifias de los jefes del deporte cubano han sido numerosas en el último año, como la Serie Especial y los pronósticos "científicos" incumplidos en los Centroamericanos de Barranquilla o las ocurrencias absurdas con la Serie Nacional, como el cambio de orden de los equipos en la segunda fase.

Despaigne no es intocable. Su protesta no es bienvenida para las autoridades porque no es un buen precedente. De hecho, desde el punto de vista de ellas, es un pésimo ejemplo que no debe cundir

Pero no es normal que en Cuba cambie la dirigencia de una entidad gubernamental cuando no obtiene buenos resultados y comete errores evidentes. Así que ser optimista en cuanto a la CNB es bastante gratuito. Pero esto ha sido un disparate garrafal del poder seguido por una oposición activa y pública de un atleta que se convierte así en líder de opinión y de acción.

Cuanto menos, es una situación curiosa que no se sabe a dónde va y, por lo pronto, sería útil que los colegas de Alfredo Despaigne en Japón lo respalden. Aquí, varios peloteros, mánager y especialistas ya se han solidarizado con él. Pero está claro que cualquiera no tiene el poder real que tiene el Caballo Mayor para hacer lo que ha hecho.

En 2014, el granmense firmó con su equipo japonés un contrato de 16 millones de dólares, luego renovado, y de ese dinero el organismo deportivo y el Estado obtienen una parte significativa.

Entiéndase que eso no quiere decir, por supuesto, que Despaigne sea intocable. Su protesta no es bienvenida para las autoridades porque no es un buen precedente. De hecho, desde el punto de vista de ellas, es un pésimo ejemplo que no debe cundir.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5