Sueños de libertad y de patria y vida para Cuba encierran la carrera de Yordenis Ugás

Después de ganar al campeón mundial juvenil, en 2009, fue expulsado de la selección

Yordenis Ugás se ha adherido al lema Patria y Vida y exige libertad para los presos políticos. (Twitter)
Yordenis Ugás se ha adherido al lema Patria y Vida y exige libertad para los presos políticos. (Twitter)

Cada vez que puede Yordenis Ugás asesta un gancho seco al régimen cubano. Así lo muestra en sus redes sociales cuando lanza el grito: "patria y vida" y exige libertad para los presos políticos.

"Abajo la dictadura, abajo la tiranía", se le escucha decir en los videos de las manifestaciones en que ha participado en Las Vegas y en Washington en apoyo a las movilizaciones del 11 de julio.

Este santiaguero de 35 años sabe de golpes pero también del drama que pasan miles de balseros al salir de la Isla en busca de reconocimiento. En marzo de 2010 abandonó su país en una lancha, el objetivo fue EE UU con escala en Isla Mujeres, enfrente de Cancún, México.

Ugás deseaba tanto tener la oportunidad de lograr su sueño que para eso arriesgó su vida tras protagonizar hasta seis intentos de escapar de su país, lo que también le costó ir a la cárcel, destacó Efe previo a la pelea con Manny Pacquiao.

"Abajo la dictadura, abajo la tiranía", se le escucha decir a Yordenis Ugás en los videos de las manifestaciones en que ha participado en apoyo al 11J

A los 24 años dejó en Santiago de Cuba a su madre, Milagros; su padrastro y la familia. Su futuro estaba en el poder de sus puños, aunque con un año sin entrenar sabía que no sería sencillo.

Ugás no olvida algunos sinsabores en la Isla. Después de conseguir la medalla de bronce en los olímpicos de Pekín 2008, "empezaron a decir que yo había vendido la pelea y eso me disgustó mucho", relató en diciembre de 2020 durante un videoenlace desde Miami al periodista Andrés Alburquerque. Y decidió subir de peso en un acto de rebeldía; eso lo llevó a enfrentar y derrotar al entonces campeón mundial juvenil, Roniel Iglesias, en la final del Torneo Playa Girón en Guantánamo, un año después.

En reconocimiento, fue ubicado en el grupo B de la Finca –escuela cubana de boxeo– para después informarle de que había sido expulsado de la selección, por lo que tomó sus cosas y retornó a su casa.

Las lágrimas de su madre y el pesar de su padrastro lo hicieron regresar a La Habana para hablar con el militar José Ramón Fernández, mejor conocido como el Gallego Fernández, quien le hizo saber que "no tenía nada" contra él y podía entrenar.

"Era el mejor peleador de Cuba en ese momento, había ganado 12 campeonatos, cinco nacionales para la región –señaló a Alburquerque–. Empecé a entrenar en la Finca, pero como iba un día, faltaba cuatro y nadie me decía nada, hasta que convencí a mi madre para darme de baja".

A Ugás le cancelaron el estipendio, la remuneración para deportistas cubanos. "Yo ganaba 150 dólares y me los quitaron. Eso me tenía con dolor; decía: ¿Cómo me van a quitar esto? ¿Cómo que les doy nueve años a estos, soy un campeón (mundial amateur en Mianyang, en China, en 2005) y me van a quitar el estipendio?".

"Yo ganaba 150 dólares y me los quitaron. Eso me tenía con dolor; decía: ¿Cómo me van a quitar esto?"

Once años ya de aquel episodio. Hoy festeja haber mantenido el título de peso wélter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ante el filipino Manny Pacquiao.

Su carrera profesional ha estado plagada de altas y bajas después de iniciarla con una marca invicta de 11-0, pero Top Rank lo hizo tambalear en 2012 con su primera derrota profesional por decisión dividida.

Luego, Ugás se alejó del boxeo competitivo durante dos años, de 2014 a 2016, tras las derrotas consecutivas por decisiones que consideró injustas; lo que le costó entrar en una etapa de depresión que lo llevó a vivir en Nueva Jersey, comiendo sopa de 25 centavos de dólar.

La salvación llegó de la mano de su compatriota Aroldis Chapman, el cerrador estelar de béisbol, de los Yanquis de Nueva York, que ama el boxeo y patrocina informalmente a los luchadores desertores de su tierra común. Éste pelotero le pagó a Ugás su traslado a Las Vegas, donde reanudó su entrenamiento, y regresó al ring en agosto de 2016 con la primera de ocho victorias consecutivas.

Una derrota debatible por decisión dividida ante Shawn Porter en 2019 le impidió ganar el título de peso wélter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), pero mejoró sus acciones en el mundo del boxeo al incorporarse al Premier Boxing Champions. Su carrera es exitosa, pero no deja de desear que la situación en Cuba mejore para todos. Aunque se presenten golpes bajos, como el editorial de la revista Jit, que publica en Instituto de Deportes, Educación Física y Recreación. A la canción Patria y Vida, la considera "un tema musical devenido en himno de los enemigos". Y a Ugás le dice que el "sistema deportivo cubano le permitió pulirse desde la base hasta instalarse en la élite nacional".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6