La paradoja de la 58 Serie Nacional

Hay luces donde no se esperaba, se desmoronan ciertas expectativas, se elevan figuras repentinas y más de un grandote se derrumba por los suelos

Los Tigres de Ciego de Ávila se enfrentaron a los Cazadores de Artemisa y siguen en cabeza de la clasificación. (Facebook)
Los Tigres de Ciego de Ávila siguen en cabeza de la clasificación. (Facebook)

Cuando quedan solo dos subseries de su etapa clasificatoria, esta 58 Serie Nacional mantiene aún una paridad asombrosa y una de sus características más distintivas, la paradoja, pues encontramos luces donde no esperábamos, se desmoronan ciertas expectativas, se elevan figuras repentinas y más de un grandote se derrumba por los suelos.

La tabla de posiciones es puro vértigo. Da vueltas, rechina, se estremece, parece arder. Nadie cree en nadie. Los caídos se levantan y hieren a los avanzados. En plena era oscura del pitcheo cubano aparecen de pronto algunos partidos de magisterio en el montículo con firmas desconocidas.

La prensa habla de "un final electrizante", de que "arde la punta del campeonato cubano de béisbol", de una "pelota caliente en temporada que arde", y asegura que "se viene un final de leyenda para los últimos encuentros de la primera vuelta de la Serie Nacional". En verdad, no es para menos.

En plena era oscura del 'pitcheo' cubano aparecen de pronto algunos partidos de magisterio en el montículo con firmas desconocidas

Si algo parece indiscutible en este preciso momento es que los Tigres, hoy en punta y con demostrada estabilidad, ya tienen boleto garantizado a la siguiente fase en el cuarteto de élite. Los Cachorros, crecidos en fiereza, batiéndose entre felinos, pisan la cola de los avileños, empatados con los Leones en el segundo puesto.

Si resulta difícil entender cómo lo ha hecho Holguín, lo de Industriales tampoco parece sencillo. Con pobre pitcheo y pésima defensa, se amarran a su demoledora ofensiva. Pura bomba. Anglada dijo que no era mago, pero los azules están a punto del boleto directo, aunque luego no les valdrá jugar solo al batazo y la elección de refuerzos será mucho más que un análisis de números.

Pero lo de Mayabeque sí que suena a magia negra o a meteorología extrema. Sin grandes nombres, los Huracanes han funcionado tan bien como equipo que hoy están en el cuarteto de vanguardia tras una alucinante racha de triunfos. Entre sus secretos, un Pedro León líder jonronero, un abridor como Yadián Martínez, un cerrador de lujo como Alyanser Álvarez del Sol y una excelente defensa.

Tras esos cuatro va otro cuarteto que lucha sin tregua para clasificar. Villa Clara sigue sin asentar su ofensiva, pero su fuerte es el montículo. Eduardo Paret, que ni siquiera tuvo experiencia como director en categorías menores, está demostrando una admirable garra como conductor de una de las grandes escuadras de la pelota cubana.

Las Avispas de Santiago, por su parte, juegan fuerte para no quedar fuera, como les ha pasado desde la Serie 53 hasta ahora, y sus últimos partidos deben serles propicios. Las Tunas, con la plata de la temporada pasada y a pesar de algunos malos ratos, sabe que puede más y en eso se enfoca. Como los Cazadores de Artemisa, que además terminan jugando en casa.

El segundo segmento de la tabla de posiciones es menos agitado, pero allí también se pelea duro, pues los Gallos espirituanos, los Piratas de la Isla y los siempre peligrosos Vegueros de Pinar del Río, aun sin su capitán y bujía inspiradora Donal Duarte, tienen posibilidades todavía de quedar entre los ocho primeros. Los demás, no.

Más allá de las graves dificultades que amenazan de muerte el deporte nacional, es innegable que los peloteros lo dan todo, y ahí está precisamente una de las notas más llamativas de este béisbol paradójico: la motivación

Si bien nadie creía, al inicio de la temporada, que Holguín y Mayabeque se hallarían hoy entre los cuatro mejores, tampoco se podía pensar que Granma y Matanzas estarían como están, sin oportunidades ya. La ausencia de Carlos Martí y de Víctor Figueroa en la etapa preparatoria ha pesado mucho en el desempeño de Alazanes y Cocodrilos.

Tan apretada está la tabla a esta altura que, por lógica, los juegos pendientes pueden determinar el orden definitivo de los equipos. Para más combustible, ya se van incorporando los jugadores contratados en ligas extranjeras y, aunque para algunos conjuntos ya resulta tarde, para otros no.

Más allá de las graves dificultades que amenazan de muerte el deporte nacional, es innegable que los peloteros lo dan todo, y ahí está precisamente una de las notas más llamativas de este béisbol paradójico: la motivación. Veteranos y novatos están jugando con un nivel de entusiasmo que no se pronosticaba.

Acaso ese sea uno de los motivos a la hora de definir los nombres para el Juego de las Estrellas, cuya sede aún se desconoce aunque, aparentemente, los candidatos principales sean Ciego de Ávila, Holguín y Santiago de Cuba.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1

Últimas fotogalerías