Cientos de jóvenes cubanos se dedican al robo en las fincas de Ciego de Ávila

"Los plátanos están raquíticos y el robo de racimos empeora la cosa. Vienen los bandoleros en carretones y te comen a pedrada limpia", contó un campesino

Platanos en La Cuba, ubicada en Ciego de Ávila. (Invasor)
Platanos en La Cuba, ubicada en Ciego de Ávila. (Invasor)

A los múltiples obstáculos que complican el trabajo de los productores de plátano en Ciego de Ávila –deudas, burocracia, falta de insumos agrícolas y un pésimo sistema de distribución– se ha agregado otro más: el robo violento de racimos.

La cuenta no da ni siquiera con las ventas al sector turístico. Después de varios años de venta, los campesinos se percataron de que el propio Ministerio de Turismo los estafaba. No se atrevió a admitirlo Victor Limia, funcionario de la dirección provincial de Finanzas y Precios, al diario lnvasor.

"O hay costos que no se han contemplado y tienen que ajustar el precio de venta, o el Turismo impuso un precio de compra desconociendo el valor real de lo que sucede en el campo", se limitó a decir. "Tenemos que revisar las fichas", concedió.

Con 70 millones de pesos en pérdidas a finales de noviembre, el caso de la empresa agropecuaria avileña La Cuba –famosa por las "exuberantes producciones" de antaño, afirma el periódico del Partido Comunista en la provincia– es un ejemplo notable del desnivel entre inversión y ganancia.

El gasto adicional de La Cuba es de 20 millones de pesos por encima del plan anual. El dilema podría resolverse si los administradores prescinden de la compra de fertilizantes. Pero, sin ellos, la producción de la empresa sería mediocre, calcula Invasor. Es un círculo vicioso que afecta, en primer lugar, el bolsillo del productor, que debe olvidarse de los anticipos y hacer malabares para devolver a tiempo los créditos.

Los funcionarios locales, encabezados por Liván Izquierdo Alonso, primer secretario del Partido Comunista en Ciego de Ávila, visitaron la empresa y concluyeron lo obvio: los campesinos "están ganando muy poco".

Con el desabastecimiento y la crisis de alimentos, los delincuentes han redoblado sus intentos de robo y se han vuelto todavía más agresivos contra los campesinos

Izquierdo Alonso se paseó por los surcos y conversó con los productores. Ante las quejas de Armelio Díaz, un campesino de casi 60 años, el cuadro del Partido dijo: "Qué va, tienes que ganar más, porque es muy fuerte [manejar] una guataca desde el amanecer del día". Díaz le contestó que usualmente no podía desayunar, y que tenía que hacer el almuerzo en su casa "porque en la empresa no hay".

Pero aunque las condiciones de trabajo estuvieran dadas, el otro gran impedimento para una producción normal es el robo en los platanales y el bandolerismo, cada vez más violento. "Anoche casi me matan", dijo Jorge Virella, otro campesino. "Los plátanos están raquíticos y el robo de racimos empeora la cosa. Vienen los bandoleros en carretones y te comen a pedrada limpia".

Aunque los ladrones fueron capturados, hay cientos de jóvenes en el campo avileño dedicados al robo de las fincas. La situación se ha agravado desde hace exactamente un año. En 2021 se registraron 38 hechos delictivos en La Cuba, y los números, de acuerdo a su directiva de entonces, "no alcanzan a describir la magnitud del problema".

De esos casos, la Policía solo pudo resolver 20, que involucraban a ladrones de los tres municipios que circundan las tierras de La Cuba: Primero de Enero, Ciro Redondo y Baraguá. La mitad quedó sin esclarecer, a pesar de que los trabajadores de la empresa aportaron "listados de nombres de personas que no trabajan o han sido vistas cargadas de plátanos o con conductas predelictivas".

"Todos aquí saben quiénes son y ni carta de advertencia tienen", denuncian. Con el desabastecimiento y la crisis de alimentos, los delincuentes han redoblado sus intentos de robo y se han vuelto todavía más agresivos contra los campesinos. Desde entonces, afirma el periódico oficialista, han usado almacenes clandestinos para guardar los quintales de plátanos robados, que transportan en camiones particulares.

Los bandidos de los que se siguen quejando los productores de La Cuba "salen por las noches en ocho carretones y atacan en grupos tirando piedras, disparando flechas con pedazos de hierro... Ante esa banda organizada muchos, desprotegidos además, temen por su seguridad; sobre todo porque ya se contabilizan golpes, heridas", afirma Invasor.

A finales de 2021, el diario oficialista daba cuenta de una serie de medidas "enérgicas" tomadas por la fiscalía provincial para amedrentar a los ladrones. A unos pocos días de cerrar el año 2022, la situación permanece igual.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8