Cuba pagará con cobalto su deuda de 250 millones de dólares con la canadiense Sherritt

La empresa llega a un acuerdo que permite el reembolso total del importe en un plazo de cinco años

Las operaciones económicas de Sherritt se concentran en una empresa mixta en producción de níquel en la zona oriental de Moa. (Sherrit International)
Las operaciones económicas de Sherritt se concentran en una empresa mixta en producción de níquel en la zona oriental de Moa. (Sherrit International)

La histórica deuda de Cuba con la compañía canadiense Sherritt International se liquidará en especies, concretamente en cobalto, según trascendió la pasada semana en un medio especializado en minería. La entidad tiene una empresa mixta en Moa (Holguín) para la extracción de minerales, entre otros acuerdos energéticos.

El pacto, conocido como "canje de cobalto", permitirá recuperar en cinco años, que empiezan a contar el próximo 1 de enero, hasta 250 millones de dólares estadounidenses.

El sistema establece que la empresa mixta conjunta de Moa priorice el pago de dividendos en forma de cobalto terminado a sus socios y estos, a su vez, transfieren las ganancias a Sherritt en concepto de pago de deuda

"Hemos sido capaces de negociar acuerdos que establecen un calendario efectivo para el reembolso total de las deudas pendientes por parte de nuestros socios cubanos en un plazo de cinco años, y creemos que esto pone fin a la incertidumbre histórica del reembolso", dijo Leon Binedell, presidente de la compañía canadiense, que subió más de un 10% en la bolsa de Toronto el día que trascendió la noticia.

El sistema establece que la empresa mixta conjunta de Moa priorice el pago de dividendos en forma de cobalto terminado a sus socios y estos, a su vez, transfieren las ganancias a Sherritt en concepto de pago de deuda.

General Nickel Company (GNC), socio de Sherritt en Moa, asume con este acuerdo algunos pasivos que Unión Cubapetroleo (Cupet) y Energas adeudan. Además, GNC celebrará acuerdos de pago por un importe equivalente a los pasivos con los socios cubanos, incluyendo el de la venta de Energas que aún no se ha cobrado (unos 240 millones de dólares estadounidenses) y las cuentas comerciales no cobradas de Cupet (18,4 millones de dólares estadounidenses).

La empresa de Moa aspira a vender 2.082 toneladas de cobalto terminado al año, el 60% de la producción, a sus socios, con lo que Sherritt se hará con las 1.041 toneladas que corresponden a su participación del 50% en la compañía mixta, lo que permite liquidar la deuda siempre y cuando el cobalto no baje de los 57 millones de dólares.

Si el dividendo bajara, la parte canadiense se quedaría con cualquier distribución de efectivo de la empresa mixta para enviarlo a Sherritt. Del mismo modo, si la cantidad de cobalto bajara de las 1.041 toneladas, la diferencia debería compensarse el año siguiente, lo mismo que con los importes.

En cuanto al producto físico, el cobalto terminado, irá a parar a un almacén de Sherritt en Fort Saskatchewan (Alberta) para ser vendido en el mercado.

Este no es el único acuerdo alcanzado por la canadiense y Cuba, que han aprovechado para extender el acuerdo de pago con la parte cubana de Energas (otra empresa mixta del Estado con Sherritt, que produce gas natural) y financiar sus costos de operación y mantenimiento, además de otros pagos futuros que, prevén, se les adeuden.

Si el dividendo bajara, la parte canadiense se quedaría con cualquier distribución de efectivo de la empresa mixta para enviarlo a Sherritt

Sherritt recibe aproximadamente 4,2 millones de dólares anuales de un acuerdo por el que la empresa de Moa convierte las divisas a pesos cubanos a través de Energas para apoyar las actividades operativas locales de la primera en la Isla. Con ese dinero, entregado a la canadiense, se facilitan los pagos en moneda extranjera para las operaciones de Energas.

En 2008, Sherritt firmó un acuerdo de venta condicional con Energas para aumentar la capacidad de generación eléctrica en Cuba, mediante el que la empresa mixta debía devolver cantidades que se le adelantaron, pero el agravamiento de la crisis cubana a partir de finales de 2019 ha impedido satisfacer los pagos, un caso que se repite con Cupet.

El canje de cobalto es, a priori, la solución para que la Isla no tenga que entregar un dinero en efectivo del que en modo alguno dispone, aunque también mengua drásticamente la disponibilidad de una materia prima que era muy rentable para el Estado cubano.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9