Cuba busca inversores dispuestos a tomar riesgos

La burocracia, la falta de pago y la inseguridad jurídica siguen jugando en contra de la Isla a la hora de captar capital extranjero

Díaz-Canel inauguró este lunes la 36 edición de la Feria internacional de La Habana (Fihav). (EFE)
Díaz-Canel inauguró este lunes la 36 edición de la Feria Internacional de La Habana (Fihav). (EFE)

"Ahora es una inversión de mucho riesgo pero espero que en cinco años todo cambie para bien". Es la esperanza que expresa un empresario italiano que ha invertido en la Isla tropezando con las habituales dificultades de hacer negocios en Cuba.

"Desde que me acerqué por primera vez hasta que finalmente pude empezar a trabajar aquí, pasaron dos años y medio", lamenta el inversionista que ha optado por el sector de los productos de limpieza y cuidado corporal. "Esta no es una plaza para gente que viene tratando de hacer negocio rápido y hay que manejar muy bien el lenguaje oficial", precisa.

Con la 36 edición de la Feria Internacional de La Habana (Fihav), las autoridades quieren ofrecer la imagen de un país abierto al capital extranjero en medio de un panorama especialmente complicado para la economía cubana, que se enfrenta de nuevo al reto de atraer a un mayor número de empresarios foráneos a la Isla para solventar la crisis de liquidez.

Con la 36 edición de la Feria Internacional de La Habana, las autoridades quieren ofrecer la imagen de un país abierto al capital extranjero en medio de un panorama especialmente complicado para la economía cubana

Tras la aprobación de una ley de inversión extranjera en 2014, los empresarios han sido muy tímidos y, en lugar de los 2.000 millones de dólares anuales que el Gobierno esperaba, solo habían llegado 1.300 millones a finales de 2016.

En 2017 las autoridades anunciaron que habían logrado cerrar acuerdos por valor de 2.300 millones en inversión durante ese ejercicio de los que no se conocieron más detalles ni hasta la fecha han hecho nada para levantar la economía aquejada por los recortes en los envíos petroleros desde Venezuela y las abultadas deudas con numerosos acreedores.

La lentitud en la aprobación de las inversiones lastra la llegada de efectivo, a lo que se le suma una compleja burocracia en la que "hay muchos funcionarios de tercera o cuarta que no deciden nada pero hacen perder mucho tiempo", prosigue el italiano que prefirió guardar el anonimato.

El empresario asegura que, ahora mismo, la parte cubana le debe "cientos de miles de dólares" en pagos atrasados, pero que ha seguido importando mercancía a la Isla a la espera de poder recuperar su dinero y mantenerse en el país con la mirada puesta en el futuro.

En una entrevista con la prensa oficial, el Ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca Díaz, insistió en la protección de la soberanía en la política de inversiones. "Nosotros, sin embargo, no vamos a vender el país. Nosotros vamos a desarrollar este proceso de acuerdo con nuestras leyes, y con nuestras políticas", advirtió.

Malmierca llamó a no desesperarse ante los lentos resultados de la ZEDM y aclaró que "está concebida para un desarrollo de largo plazo" y es "un proyecto para 50 años de desarrollo"

Malmierca llamó a no desesperarse ante los lentos resultados de la ZEDM y aclaró que "está concebida para un desarrollo de largo plazo" y es "un proyecto para 50 años de desarrollo". Sus declaraciones han aumentado el escepticismo entre los cubanos, cansados de esperar porque la economía experimente un repunte.

La obra insignia del expresidente Raúl Castro, la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), tampoco ha brindado los frutos esperados. Hasta el momento el lugar cuenta con inversiones procedentes de 15 países y 37 proyectos de negocios aprobados, mucho menos de lo proyectado.

El aumento del desabastecimiento de alimentos, la subida de los precios de los productos agrícolas y las nuevas restricciones para el sector privado complican aún más el escenario interno de la Isla.

Expocuba, creada como vitrina en los años 80 durante la mayor aproximación a la Unión Soviética, acoge estos días a 2.500 empresarios de más de 60 países y también la presencia del mandatario Miguel Díaz-Canel, quien realizó el discurso inaugural y ha desarrollado una intensa agenda de encuentros con representantes de delegaciones, entre ellos el vicepresidente venezolano Tareck El Aissami, y Yuri Borísov, viceprimer ministro de la Federación Rusa.

España es el país más representado en Fihav con 112 empresas, 63 de ellas agrupadas en el pabellón oficial, 29 en el pabellón del País Vasco y una veintena distribuidas en el resto del perímetro expositivo. La presencia peninsular está acompañada por el recién nombrado embajador, Juan Fernández Trigo y se produce a pocos días de la llegada del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a la Isla.

El economista cubano Elías Amor, radicado en España, tienen una opinión muy crítica sobre la Fihav. "Si la economía cubana quiere exportar más, debe olvidarse de fiestas y ferias y dedicarse a aumentar la productividad", sentencia en su blog Cubaeconomía.

Elías Amor recomienda "producir mejor y saber vender lo que se produce, hay que cualificar a la población laboral, introducir tecnologías modernas y hacer las cosas bien y no más baratas"

Para el especialista, la Isla "necesita aumentar sus exportaciones de productos si quiere corregir el grave déficit en sus cuentas externas", pero desde 2011 la cifra de ventas al exterior "no ha hecho más que descender" en una caída nominal del 59%.

Amor recomienda que para elevar las exportaciones se debe "producir mejor y saber vender lo que se produce, hay que cualificar a la población laboral, introducir tecnologías modernas y hacer las cosas bien y no más baratas".

La mastodóntica empresa estatal socialista sigue dominando el paisaje económico de la Isla, donde también la existencia de una dualidad monetaria frena a muchos interesados en invertir. La falta de pago y la inseguridad jurídica son otros de los motivos que disuaden a muchos empresarios extranjeros de poner su dinero en el país.

Para el economista Omar Everleny Pérez, no basta con una legislación más flexible para favorecer la llegada de capital foráneo sino que se necesita "una nueva mentalidad en la orientación de los decisores económicos y de riesgos que se deben tomar necesariamente para que Cuba se incorpore a los circuitos internacionales de comercio e inversión".

Para Omar Everleny Pérez se necesita "una nueva mentalidad en la orientación de los decisores económicos y de riesgos que se deben tomar para que Cuba se incorpore a los circuitos internacionales de comercio e inversión"

Recientemente el Gobierno de La Habana realizó un pequeño pago de la tercera cuota de una deuda renegociada de 2.600 millones a 14 países. El monto inicial de 11.100 millones se reestructuró para ser pagado hasta 2033, de lo cual ya se han abonado 60 millones de dólares en 2017 y cerca de 70 en lo que va de 2018.

La Fihav se desarrolla también en medio de los debates en los barrios y centros laborales en los que se discute el proyecto de reforma constitucional. Uno de los puntos más cuestionados en el texto ha sido, justamente, el que no se incluya a los nacionales entre los empresarios que pueden invertir en la Isla.

Numerosas voces se han alzado a lo largo de la Isla para exigir que se reconozca el derecho a los cubanos residentes dentro y fuera del país a invertir en la industria, el turismo, los servicios y otros sectores claves.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 98