"Estremecer la empresa estatal", la nueva receta del Gobierno cubano contra las pérdidas

La cantidad de firmas ineficientes asciende a 457, el 27% de las analizadas, según los datos de enero

Gil situó en más de 500 las empresas estatales que han arrojado pérdidas. (Vanguardia)
Con los datos de enero, la cantidad de empresas ineficientes asciende a 457, el 27% de las analizadas. (Vanguardia)

Desde septiembre pasado, las autoridades cubanas han acuñado un nuevo sintagma destinado a definir 2022: el año del estremecimiento de la empresa socialista. El concepto describe, aparentemente, una serie de cambios que deben hacerse en el sistema empresarial cubano una vez que se haya detectado qué entidades son ineficientes de forma sostenida. Con los datos de enero, la cantidad asciende a 457, el 27% de las analizadas.

La cifra fue presentada este martes por el viceprimer ministro y titular de Economía, Alejandro Gil Fernández, que especificó que 446 de ellas son estatales, una proporción comprensible teniendo en cuenta su peso mayoritario, pero no por ello menos desalentadora para unas autoridades que siguen considerando que la empresa del Estado es el principal sujeto económico en Cuba.

Aunque el ministro intentó relativizar la gravedad del asunto, al comparar la cifra con las más de 500 empresas con pérdidas como promedio en 2021, tampoco se escondió: "Se bajó, pero 446 es una cifra astronómica, y solo en 16 se concentra el 50% del valor de las pérdidas", señaló.

"Se bajó, pero 446 es una cifra astronómica, y solo en 16 se concentra el 50% del valor de las pérdidas"

En el lado positivo, dos datos. El 72% de las empresas que enviaron datos obtuvo utilidades (1.232), y de ellas 1.178 son estatales. Además, las ventas superaron lo planificado, al haber generado ventas netas por valor de 75.000 millones de pesos, un 8% de lo previsto para el año y un 10% de "sobrecumplimiento".

Como ya había adelantado el ministro de Agricultura, Ydael Pérez Brito, el sector agrícola está entre los peor parados, aunque no es exclusivo. Gil Fernández reveló que el 93% de las empresas con pérdidas pertenecen a la agricultura, la industria azucarera, la industria alimentaria, la construcción, el transporte y las empresas de subordinación local.

El ministro también contó que 87 entidades del sistema empresarial estatal proyectaron pérdidas antes de impuestos para este año, por un valor total de 12.657 millones de pesos. Aunque el número es muy pequeño, Gil Fernández se curó en salud advirtiendo de que las previsiones se hicieron antes de tener en cuenta "los actuales incrementos de los precios".

El ministro advirtió de que planificar pérdidas es algo que no puede seguir haciéndose y que las empresas deben ser rentables, eficientes y obtener utilidades. "La irrentabilidad se contrapone a las medidas que se han ido adoptando para este sector para desatar las fuerzas productivas y avanzar en autonomía", dijo, en su jerga, Gil Fernández, lo que en resumen podría traducirse en que si las entidades prevén resultados que desluzcan las decisiones tomadas por el Gobierno, se abre la puerta a un cierre.

"La situación de las empresas con pérdidas tiene que cambiar, para bien", insistió. "Este tiene que ser un año de transformación de la empresa estatal, de avanzar hacia la eficiencia"

"La situación de las empresas con pérdidas tiene que cambiar, para bien", insistió. "Este tiene que ser un año de transformación de la empresa estatal, de avanzar hacia la eficiencia".

Gil Fernández ofreció estos datos en una reunión entre representantes del sistema empresarial y la alta dirección del país, incluidos Miguel Díaz-Canel, y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, entre una larga lista de dirigentes.

En el encuentro, el viceprimer ministro recordó que el análisis se está realizando en los últimos meses para tomar decisiones en medio de un complejo contexto económico al que la pandemia, primero, y la guerra en Ucrania, ahora, han venido a dar la puntilla.

Gil Fernández subrayó que trasladar los problemas de las empresas a las pérdidas solo repercutirá en un aumento de precios que agravaría la preocupante inflación (más del 70% sin tener en cuenta la depreciación de la moneda nacional en el mercado informal).

"Para que la empresa estatal socialista se estremezca y dé resultados favorables a la economía no puede esperarse a que sobren la divisa y el combustible. Ese no es el escenario que tenemos ni es la perspectiva. Para que haya ese escenario de más divisa y más combustible hay que mejorar la eficiencia desde hoy. Nadie puede sentarse a que el escenario cambie para poder trabajar con una mayor eficiencia", remató Gil Fernández.

Al terminar la clase de Economía para principiantes, salpicada de obviedades y propuestas voluntaristas, Díaz-Canel aportó su grano de arena al pedir que se estudie "en profundidad" la situación de las empresas estatales, para lo cual "es necesario que cada una se prepare y ponga lo mejor del talento que hay en ellas en función de avanzar". Todo un "estremecimiento".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5