Pequeños negocios cubanos intentan ocupar el espacio de Western Union

Colas e incertidumbre ante las oficinas de remesas por las restricciones anunciadas por EE UU

Cola este lunes ante una oficina de Western Union en La Habana. (14ymedio)
Cola este lunes ante una oficina de Western Union en La Habana. (14ymedio)

Las colas para ser atendidos en varias de las sucursales de Western Union en La Habana eran más largas de lo habitual este lunes, tres días después de que el Gobierno de EE UU anunciara que prohibirá el envío de remesas a Cuba a través de compañías controladas por militares. Las conversaciones entre los que esperaban se movían entre la incertidumbre, el optimismo y la resignación.

"Yo no creo que afecte, esto funciona desde el capitalismo y seguirá funcionando ahora", reflexiona un cubano de 78 años que espera pacientemente en una de esas colas. "Si la nueva medida afecta a los familiares que envían las remesas, ya encontrarán una manera de hacer llegar el dinero". Y cuenta: "Yo le tengo tremenda fe a esta empresa. Desde que mi hermano se fue en el 80 me manda dinero por aquí. Si esto deja de funcionar no sé cómo podría sobrevivir con los 400 pesos que gano por mi jubilación".

Los residentes de la Isla confían, en su mayor parte, en que los familiares que viven en EE UU sigan apoyando: "El cubano inventa cantidad y en Miami hay muchos. Ya hallarán la manera de seguir enviando las remesas. Lo que sí no creo es que la Western Union se arriesgue a inventar otro intermediario para que al final le pongan una sanción. Si tienen que parar, lo harán", afirma otro residente de la capital. "Tengo un amigo que no puede salir de casa porque es muy mayor y el hijo le manda el dinero por una empresa que se lo lleva a la puerta. Le sale 20 dólares más caro que por la Western Union, pero a él le sirve. Supongo que esa sea la vía que comenzarán a usar muchos".

Las nuevas restricciones han dado alas a las redes informales y las agencias privadas que entregan remesas en la Isla. Poco después del anuncio del pasado viernes, los clasificados para enviar dinero a Cuba por esos caminos se multiplicaban en los sitios de compraventa. "Por cada dólar pagado en Estados Unidos le entregamos 27 CUP a su familiar en la mano", aseguraba un comerciante que además ofrece a los remitentes la posibilidad de pagar "a través de Zelle, CashApp o PayPal".

"Dicen que ahora no van a dejar que las empresas militares se beneficien con el envío de dinero, pero el que en mi barrio lo hace de manera privada es hijo de militares. De una manera o de otra ellos van a beneficiarse siempre"

"Ahora que Western Union está en problemas, nosotros seguimos brindando un servicio "sencillo, confiable y rápido. Desde la comodidad y seguridad de su casa. Inmediatez en la entrega", rezaba otro clasificado que intentaba pescar en las aguas revueltas de las dudas que ha generado la nueva normativa estadounidense. "Nosotros seguimos y seguiremos", puntualiza la publicidad.

"En mi cuadra tengo uno de esos negociantes privados que entrega remesas en la mano", cuenta a 14ymedio una jubilada residente en La Coronela. "Dicen que ahora no van a dejar que las empresas militares se beneficien con el envío de dinero, pero el que en mi barrio lo hace de manera privada es hijo de militares. De una manera o de otra ellos van a beneficiarse siempre".

"A mí no me afecta; venga por un lado o por el otro mi hijo no va a dejar de mandarme dinero", explica Rosendo, un jubilado de 79 años que en la mañana de este lunes esperaba frente a un local de la Western Union en la Calzada del Cerro, en La Habana. "A mí lo que más me interesa es si me pudieran dar el dinero en dólares para comprar en las nuevas tiendas. Lo otro, si viene por la Western Union o me lo trae un privado a la casa, me da lo mismo".

"No me lo tiene que dar en efectivo, la Western Union debía pensar en habilitar tarjetas magnéticas y si el Gobierno cubano permite que con esas tarjetas pueda comprar en las tiendas en divisas el problema está resuelto. No me tienen que dar los dólares pero funciona como si los tuviera", opina Rosendo. "Es una cuestión de voluntad de ambas partes pero ya sabemos que aquí muchas veces sobra el interés y falta la voluntad".

Western Union ofrece en otros países una tarjeta prepagada Mastercard para el cobro de las remesas, pero por décadas en la Isla no han podido usarse esas tarjetas por restricciones vinculadas al embargo estadounidense. Solo en 2016, el banco Stonegate fue la primera institución financiera norteamericana en permitir su uso en el país, pero con el fin del deshielo diplomático la posibilidad quedó solo en titulares.

"Trump implementa las medidas para perjudicar al Gobierno, pero realmente afecta a las familias cubanas", se queja otro cubano, que lamenta que ya es la segunda vez que hace la cola para sacar su dinero. "Yo vine el sábado pero me tuve que ir porque la muchacha paró el servicio al mediodía. Ese dinero que me manda mi familia es verdad que al final va a parar a las arcas del Gobierno, pero eso a mí no me importa. A fin de cuentas, a mí me resuelve el problema. Es una bronca de Gobierno a Gobierno pero a quien más perjudica es a nosotros y no al régimen, que de alguna u otra forma buscará dinero por otro lado".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 33