Resucita la empresa privada en Cuba con la aprobación de 32 pymes

La mayoría de los negocios autorizados ya funcionaba por cuenta propia y 10 de ellas habían exportado previamente

AlaSoluciones, que desarrolla vehículos aéreos no tripulados, destinados a la industria y los servicios, es una de las empresas privadas aprobada por el Gobierno. (negolution)
AlaSoluciones, que desarrolla vehículos aéreos no tripulados, destinados a la industria y los servicios, es una de las empresas privadas aprobada por el Gobierno. (negolution)

Los datos sobre las primeras 35 empresas aprobadas por el Gobierno dentro de la nueva legislación sobre las mipymes indican que en su mayoría proceden de la reconversión de negocios por cuenta propia. Veinte de estos negocios ya estaban en funcionamiento, por tanto, el 57% del total, mientras que las 15 restantes son de nueva creación.

"La reforma está propiciando más la reconversión de lo que ya existe, que la aparición de estructura económica nueva, y eso no es bueno y debería ser objeto de la máxima atención. Lo que el sector empresarial necesita en Cuba es ensanchar su base. Por esta vía de reconversión de unas actividades en otras, no lo conseguirá", opina el economista Elías Amor en su primer análisis sobre la información ofrecida por Cubadebate.

Del total, formado por 32 privadas y tres estatales, 13 están dedicadas a la producción de alimentos, seis a la manufactura, tres al reciclaje y otras tres se desarrollan en el Parque Científico y Tecnológico de La Habana. Entre las que salen más de lo convencional se puede encontrar AlaSoluciones, que fabrica drones para la industria y los servicios; DforjaCreaciones, que elabora muebles de diseño; o la habanera Pyxel Solutions, dedicada al marketing, la comunicación y la animación 3D.

Del total, formado por 32 privadas y tres estatales, 13 están dedicadas a la producción de alimentos, seis a la manufactura, tres al reciclaje y otras tres se desarrollan en el Parque Científico y Tecnológico de La Habana

Otro de los datos que revela la noticia es que 10 de las empresas autorizadas han realizado operaciones de exportación, lo que, por un lado, supone que ya partían con cierta ventaja y eran conocidas por las autoridades. Sin embargo, también indica, como señala Elías Amor, el escaso desarrollo del comercio exterior en la economía nacional "y lo inútil que ha sido el tipo de cambio oficial de la Tarea Ordenamiento".

También hay cinco empresas que pertenecen a proyectos de desarrollo local, menos de los que probablemente pretendía el Gobierno, que ha desplegado una intensa campaña de promoción de este tipo de solución para explotar los recursos de proximidad.

Estas empresas, primeras privadas en Cuba en seis décadas, están presentes en 11 provincias de la Isla, aunque de manera muy desigual. 23 de ellas están en la capital, hay tres en Matanzas, otras dos en Santiago de Cuba y las restantes se reparten en Artemisa, Mayabeque, Cienfuegos, Villa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey y Las Tunas, con una empresa en cada una.

Con la entrada en vigor del Decreto-Ley 46, el Gobierno dio a conocer el lunes que la plataforma de actores económicos habilitada para tramitar la inscripción de micro, pequeñas y medianas empresas ( mipymes) había recibido 75 solicitudes

La norma, aprobada en agosto, establece que las mipymes pueden ser de propiedad estatal, privada o mixta, y que las pequeñas empresas pueden tener un máximo de diez integrantes; las medianas, 35, y las grandes, hasta 100 personas.

Las de propiedad privada pueden ser fundadas únicamente por residentes permanentes en la Isla, mientras que las estatales se podrán constituir por personas jurídicas aprobadas por el Ministerio de Economía y Planificación. En el caso de las mixtas, podrán estar creadas por cuentapropistas y entidades estatales de diferentes tipos de propiedad.

En un inicio, el Banco Central de Cuba estableció que el financiamiento a las mipymes solo podía ser en pesos cubanos. Pero este miércoles, la propia entidad informó que las empresas podrán acceder a créditos en moneda extranjera.

"Lo más importante de estas nuevas regulaciones es la posibilidad de tener personalidad jurídica, lo cual expande los recursos y mercados"

Camilo Condis, que ha tenido distintos negocios y ahora regenta una empresa de electricidad, cree que "lo más importante de estas nuevas regulaciones es la posibilidad de tener personalidad jurídica, lo cual expande los recursos y mercados". Ahora, opina Condis, "una empresa privada tendrá el mismo estatus ante la ley que una empresa estatal".

Sin embargo, la mayor traba está, a su juicio, en la obligación de usar empresas intermediarias estatales para poder importar y exportar, además de la prohibición de que una persona sea socia de más de una mipyme. Esto "reduce enormemente las posibilidades de inversión en el sector privado".

El economista Pedro Monreal señaló otro de los inconvenientes en sus redes sociales: "Hay indeterminación respecto a la posible asociación de pymes privadas y capital extranjero, y ofrece un tratamiento asimétrico a actores privados y estatales".

Además, la norma prohíbe inscribirse a empresas relacionadas con alguna de las 124 actividades económicas reservadas exclusivamente al Estado, como el ejercicio del periodismo, la medicina, la arquitectura, la cultura o las funerarias.

Yarbredy Vázquez López, economista e investigador del Centro de Desarrollo Local y Comunitario, lamenta que "ni las actividades para el trabajo por cuenta propia ni las mipymes están abiertas a lo que se llama actividades profesionistas". Además, llegan en mal momento.

"El contexto es malo, porque estamos en pandemia y una parte importante de los que podrían ser los abastecedores o inversionistas de ese sector privado potencial está en Estados Unidos y tenemos restricciones con el envío de mercancías", argumenta Vázquez López. "Creo que tardaron en sacar esta norma y eso le va a pasar factura al sector y a las expectativas que tienen".

"Es mucho más de lo que se tenía hasta ahora. Las normas, en general, son buenas, porque favorecen el emprendimiento", señala

Pese a todo, el experto es optimista. "Es mucho más de lo que se tenía hasta ahora. Las normas, en general, son buenas, porque favorecen el emprendimiento", señala.

Elías Amor, muy crítico con la norma, reprocha al Gobierno que escoja no solo a las empresas beneficiadas en primer lugar, que deben pertenecer a los sectores estratégicos, sino que mantenga cierta inseguridad jurídica al estar contemplada la expropiación en la Constitución.

"Aun cuando este modelo de empresa no sea el más adecuado para funcionar en una economía, su entrada en vigor supone un rechazo a las actuaciones emprendidas por el régimen comunista", señala el economista cubano radicado en España y abre una puerta a la esperanza: "Tras ese vacío histórico, solo suplido por maltrechas empresas estatales e ineficientes organismos del sector presupuestado que nada tienen que ver con el espíritu empresarial privado, el regreso de la empresa privada a la economía cubana, aunque sea con un corsé asfixiante de injerencia, limitaciones y arbitrariedades políticas, es una magnífica noticia para quienes creemos en estas entidades como agentes del cambio económico y social".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 38