Venezuela duplica sus exportaciones de petróleo, pero reduce sus entregas a Cuba

Vuelven a quedarse fuera de servicio varias termoeléctricas de la Isla por averías

El buque 'Alicia', uno de los tanqueros que llevan petróleo a Cuba desde Venezuela. (MarineTraffic.com/Brian Kushner)
El buque 'Alicia', uno de los tanqueros que llevan petróleo a Cuba desde Venezuela. (MarineTraffic.com/Brian Kushner)

Aunque logró duplicar sus exportaciones de petróleo en junio, a 487.000 barriles por día (bpd), Venezuela redujo sus entregas a Cuba a apenas 9.740 bpd, muy por debajo del promedio mensual de 2021 (21.000), de 2020 (44.000) y, sobre todo, de los años de bonanza cuando Hugo Chávez regalaba 100.000 bpd a La Habana.

TankerTrackers cita a la organización InterAmerican Trends, que señala que la Isla recibió, el mes pasado, apenas un 2% del total de las exportaciones de hidrocarburos realizadas por Caracas.

De acuerdo con estos datos, Cuba es el cuarto destino del petróleo venezolano, pero muy alejado de China, que absorbe el 80% del crudo. Los siguientes receptores fueron dos recién llegados al mercado de Caracas, España (13%) e Italia (5%). Ambos entran por un acuerdo con las empresas española Repsol e italiana Eni, autorizadas por EE UU a comprar crudo y gas para compensar la crisis por el embargo al crudo ruso.

Las cifras de exportaciones quedan aún muy lejos de la meta fijada por Nicolás Maduro, que aspiraba a vender unos 830.000 bpd en el mercado internacional y producir al menos 2 millones de bpd, pero mejora sustancialmente los ingresos por petróleo, que este mes fueron de 612 millones de dólares netos.

Además de todas las limitaciones de las termoeléctricas, la generación distribuida no tenía 1.040 megawatts por avería ni otros 384, por mantenimiento en este caso

La nota cita también a Irán como uno de los destinatarios del crudo venezolano, algo que es habitual dentro de sus acuerdos de trueque, aunque no se precisa en esta ocasión el porcentaje adquirido por Teherán.

La Isla no logra estabilizar su situación energética y no solo porque llega menos crudo venezolano, sino porque las centrales termoeléctricas alimentadas con petróleo nacional sufren una multitud de averías. "Desde el pasado viernes en la noche no se afecta el servicio eléctrico en el país por déficit en la capacidad de generación, pero la situación del Sistema Eléctrico Nacional continúa tensa, y la evidencia está en los bajos niveles de reserva que reporta diariamente la Unión Eléctrica (UNE)", indica una nota publicada este lunes en el diario oficial del Partido Comunista, Granma.

"Se encuentran fuera de servicio, por averías, las unidades 6, 7 y 8 de la central termoeléctrica (CTE) Máximo Gómez, de Mariel; la unidad de la Otto Parellada, de La Habana; así como la Unidad 4 de la CTE Diez de Octubre, en Nuevitas, Camagüey", sigue la actualización, una información que se contradice en buena parte con las palabras del director técnico de la UNE, que dijo a Canal Caribe que no había averías en las termoeléctricas en servicio.

"Tras concluir el policíaco de esta noche se ha producido un incremento brusco de la demanda, que coincide con el encendido de ventiladores y aires acondicionados. En varias provincias, usuarios de las redes sociales reportan apagones. El bloque 5 de Renté ya tiene la caldera encendida, está en proceso de arranque, y en las próximas horas sincroniza. Si usted tiene corriente, contribuya con un poquito de ahorro a que otros tengan", añadía el periodista oficial Lázaro Manuel Alonso.

Además, estaba previsto que la Unidad 5 de la central central Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, volviera al sistema durante el horario pico del domingo, pero la sincronización no se había realizado anoche. Otras dos unidades, una en la termoeléctrica Diez de Octubre y otra en la Lidio Ramón Pérez, de Holguín, estaban en mantenimiento y se prevé que vuelvan a la red esta semana.

Pero además de todas las limitaciones de las termoeléctricas, la generación distribuida no tenía 1.040 megawatts por avería ni otros 384, por mantenimiento en este caso.

El resultado es que, a pesar de la relativa tranquilidad que ofrecían los titulares –algunos ya hasta con sorna, como el de Invasor: Domingo sin apagones (previstos) –, los cuestionamientos en redes sociales eran multitudinarios y decenas de personas reportaban apagones y cortes prolongados de electricidad en medio del alto calor estival.

Los cuestionamientos en redes sociales eran multitudinarios y decenas de personas reportaban apagones y cortes prolongados de electricidad en medio del alto calor estival

De poco sirven los envíos de petróleo venezolanos y los donativos extranjeros. Este jueves se conocieron importantes envíos de dinero destinados a mejorar la generación de energía en la Isla. Prensa Latina informó de la firma de un acuerdo entre la UNE y varias empresas de Japón para reforzar la capacidad energética de Isla de la Juventud valorado en 17,5 millones de dólares.

La Habana podrá adquirir con este dinero sistemas de baterías de descarga rápida que funcionan como reguladoras de frecuencia en parques fotovoltaicos o eólicos, una tecnología que supuestamente potenciará el uso de energías renovables y limitará la emisión de gases contaminantes a la atmósfera. Las empresas firmantes del pacto son Energoimport, Nishizawa Limited y Toshiba Energy Systems & Solutions Corporation, donde se podrá adquirir la tecnología a través del sistema de asistencia financiera no reembolsable de la Agencia de Cooperación Internacional japonesa con el que también se han obtenido otros productos, desde jeringuillas y material médico hasta las famosas guaguas que tardaron mucho más de lo previsto en incorporarse a la flota de transporte habanera.

Además, la agencia rusa Sputnik cifró la pasada semana en 2.300 millones de dólares las cantidades entregadas por Moscú a La Habana desde 2006 a 2019 con el fin de financiar proyectos de energía, además de la industria metalúrgica y la del transporte, de ellos 1.360 estaban destinados a la construcción de una planta energética, aunque el costo de una obra de esta magnitud puede suponer hasta diez veces más, en función de su capacidad.

Hasta la fecha, Cuba se ha centrado en poner parches a un sistema energético que necesita inversiones mil millonarias para cambiar por completo. Jorge Piñón, director del Programa de Energía para Latinoamérica y el Caribe de la Universidad de Texas, afirmó a Martí Noticias esta semana que el Gobierno no puede seguir "con esta política de curitas, de tratar con las plantas generadoras termoeléctricas que alquilaron ahora de Turquía... Es decir, hace falta una recapitalización estructural".

El experto, que analiza las pequeñas inversiones que se han realizado con ayuda de Rusia y China especialmente, considera que la solución no está a la vista. "Yo veo en el horizonte el colapso total del sistema eléctrico cubano", afirma rotundo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9